Economía

BBVA advierte: la reforma de las pensiones "es una amenaza a la estabilidad presupuestaria"

Alerta de que en el futuro deberán tomarse decisiones que recaerán en los jóvenes, generación "con menos peso político"

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa. Isabel Infantes / Europa Press

El servicio de estudios macroeconómicos BBVA Research cree que la reforma de las pensiones del ministro José Luis Escrivá reduce la igualdad entre generaciones y que «es una amenaza a la estabilidad presupuestaria», es decir, que supone un riesgo para el equilibrio de las cuentas públicas. Un peligro sobre todo preocupante ahora que España debe pensar en reducir su déficit -la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos- porque pronto se lo volverá a exigir la Comisión Europea.

«Lo que se ha acordado es aumentar el déficit a futuro del sistema de pensiones, traspasarlo al Estado y reducir la equidad intergeneracional», ha señalado el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, en la presentación de su informe Situación España, en el que el banco ha revisado sus previsiones macroeconómicas. Doménech ha hecho referencia a la reforma del sistema de pensiones al entrar a valorar los riesgos a los que se enfrenta la economía del país.

Así, se ha referido a la reforma de las pensiones como «otro de los riesgos» que aparece «en un momento en el que ya tenemos que empezar a negociar el restablecimiento de las reglas fiscales en la eurozona». «Es algo que tendremos que ir controlado o estar atentos en próximos años porque desde luego es una amenaza a la estabilidad presupuestaria, a la sostenibilidad de nuestras cuentas públicas, si esa tendencia al alza no se ve compensada por otro tipo de medidas».

Como ejemplos de iniciativas que podrían reducir ese desajuste, ha señalado que podría hacerse a través del gasto público o a través de los ingresos públicos, para así conseguir «hacer frente a ese aumento del déficit del sistema de pensiones». Por ahora, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones estima que ese gasto se compensará con la recién aprobada subida de las cotizaciones, así como con los incentivos a demorar la jubilación y los desincentivos a adelantarla.

La preocupación de BBVA llega a raíz de que el Gobierno decidiese, el pasado verano, revalorizar las pensiones tomando como referencia la inflación, así como sustituir el factor de sostenibilidad de Mariano Rajoy por el mecanismo de equidad intergeneracional,  la nueva fórmula que deberá garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones en un momento en va a jubilarse la generación del baby boom, la más numerosa de la historia de España.

El aumento de las cotizaciones no es suficiente

El servicio de análisis también resalta que el aumento de las cotizaciones sociales que ha anunciado el Gobierno «no parece suficiente para compensar el incremento del gasto que se avecina» por la eliminación del factor de sostenibilidad. Ese método, ya derogado, recortaba las pensiones en base a la esperanza de vida, lo que provocó las quejas de los jubilados y también la promesa de Pedro Sánchez de que encontraría una nueva vía.

BBVA Research cree que el aumento de las cotizaciones sumará 0,2 puntos del PIB y que la eliminación del factor de sostenibilidad restará un punto entero de PIB. También resalta que el nuevo MEI «demora a 2033 la introducción de ajustes adicionales, dejando de lado el impacto que pueda tener el incremento en la esperanza de vida».

El informe asimismo advierte de que en el futuro habrá que tomar decisiones que probablemente recaerán en los jóvenes. Ya otras instituciones se han manifestado en este sentido, como el FMI y el Banco de España, que han cuestionado la reforma de las pensiones y exigido «medidas adicionales».

«Los cambios incrementan el riesgo de un aumento en la brecha entre generaciones. Primero, porque la utilización de impuestos sobre el empleo para financiar pensiones actuales reducirá la cantidad de trabajo demandada. Y segundo, porque hace más probable que en el futuro tengan que tomarse decisiones abruptas, cuyo peso muy probablemente recaiga en las generaciones más jóvenes, con menos peso político», recoge el informe.

Rebajar el déficit para contentar a Bruselas

Cuando el responsable de BBVA Research advierte de que España está aumentando su déficit «en un momento en el que ya tenemos que empezar a negociar el restablecimiento de las reglas fiscales en la eurozona» hace referencia a que, en este momento, la normativa fiscal en la Unión Europea está suspendida por la pandemia del coronavirus.

Bruselas suspendió los objetivos de déficit y de deuda durante 2020 para permitir a los estados gastar más para impulsar a sus economías a recuperarse de la pandemia la situación de extraordinaria necesidad que suponía la pandemia del covid. Normalmente, los países comunitarios tienen un límite del 3% al déficit y del 60% a la deuda pública, y, a partir de ahí, Europa exige ajustes.

Por ahora Bruselas ha decidido seguir aplicando la cláusula de escape general en 2021 y 2022, pero no está claro si seguirá siendo así en 2023. Según BBVA Research, el déficit público se situará en 2021 en el 6,8% del PIB; en 2022, en el 4,8%, y en 2023 podría llegar al 3% del PIB.

Te puede interesar

Comentar ()