Economía | Empresas

Hidalgo tensa la negociación con Iberia a pocos días del límite para el acuerdo

El patriarca de los Hidalgo y dueño de Globalia defiende que la aerolínea "no se va a repartir" y dice que ya ingresa más de lo que gasta

Un avión de Air Europa remolcado por la pista en la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Un avión de Air Europa remolcado por la pista en la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas. EP

La compra de Air Europa por parte de Iberia entra en una semana crítica, ante el límite temporal que acordaron ambas aerolíneas para encontrar una nueva fórmula de integración de sus negocios, después de que el acuerdo inicial logrado en 2019 quedase en papel mojado tras dos años de pandemia.

Pero en plenas negociaciones y a una semana de la fecha límite para el acuerdo, Juan José Hidalgo ha realizado unas declaraciones en las que defiende que la compañía puede funcionar por sí misma hasta devolver el dinero que debe.

En concreto, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) le entregó un préstamo de 475 millones de euros en noviembre de 2020 e Iberia le abonó otros 75 millones en concepto de compensación por haber declinado el primer pacto de adquisición (1.000 millones que después se dejaron en 500). Además, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha avalado créditos por otros 140 millones de euros.

«Lo único que vale es lo que diga Juan José Hidalgo, no lo que digan los que están troceando mi empresa», asevera en declaraciones a El Confidencial el dueño del grupo Globalia. Y, por otro lado, avisa en conversación con OkDiario de que «Iberia no sueñe con quedarse Air Europa por un euro».

El Gobierno no está dispuesto a dejar caer a la aerolínea, que ha registrado un ritmo de recuperación de pasajeros y operaciones inferior al de sus rivales y tiene una deuda superior a los 800 millones. La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, aseguró a la agencia Bloomberg que el Gobierno analizaba diversas fórmulas para entrar en el capital de la compañía, hasta un 40%.

Con esta fórmula, la matriz de Iberia (IAG) compartiría la propiedad de Air Europa con el Estado y la familia Hidalgo, aunque no está claro con qué porcentajes. Sin embargo, el patriarca asegura no estar negociando «nada con Iberia» y dice tener «suficiente caja para hacer frente a sus compromisos hasta 2026», cuando vence el préstamo público.

Fuentes próximas a la operación aseguran que se trata de una forma habitual de marcar territorio por parte de Hidalgo, pero que las conversaciones y las negociaciones entre las compañías y el Estado siguen su curso. Por su parte, tanto desde Air Europa como desde Iberia declinan hacer declaraciones al respecto.

La operación ha estado marcada durante sus dos años de andadura por múltiples escollos. Entre otros, los reparos de Bruselas sobre los efectos que podría tener en determinadas rutas la adquisición. Los problemas de competencia apreciados por la Comisión Europea fueron uno de los factores que propiciaron el descalabro del acuerdo.

Por su parte, el presidente de Iberia, Javier Sánchez Prieto, apremiaba hace unos días a que la operación se cierre con éxito. De ello depende, señalaba, que el hub de Barajas (Madrid) pueda situarse a la altura de otros competidores europeos como París, Frankfurt o Ámsterdam, y que se pueda potenciar la conectividad con Asia.

«Un total de 2.400 millones de personas van a pasar a integrar la clase media en Asia en los próximos años, y España solo dedica el 5% de los asientos a esa región, en comparación el 25% de otros hubs europeos», destacó.

Te puede interesar

Comentar ()