Economía

El Gobierno podrá aprobar las nuevas cuotas de autónomos sin el aval de las asociaciones

El Ejecutivo tiene potestad legal para sacar adelante en solitario su nuevo sistema de tarifas | Hoy por hoy, la asociación ATA cree que la idea es "una ruina para los autónomos", pero UPTA y Uatae se muestran favorables

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece tras la reunión del Consejo de Ministros en Moncloa. Europa Press

El Gobierno quiere implantar un nuevo sistema de cotización para los autónomos, de manera que a partir de 2023 la tarifa que paguen mensualmente esté ligada a sus ingresos reales. Si hoy día todos deben abonar 249 euros al mes independientemente de lo que ganen -salvo si están en sus 12 primeros meses, cuando pagan 60 euros-, con el nuevo método se establecerían diferentes cuotas según los beneficios que registren.

Pero si las asociaciones que representan a este colectivo, o parte de ellas, no se ponen de acuerdo con el Ejecutivo en los detalles del nuevo sistema, este podrá aprobarlo sin su visto bueno. Aunque no es su intención -«nuestra voluntad es acordarlo con todas las partes», recalcan desde el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social-, el Gobierno tiene potestad legal para implementar una nueva fórmula unilateralmente si no consigue llegar a un punto en común con los negociadores.

Estas últimas semanas, en las que el Gobierno ha reanudado las reuniones con las tres asociaciones de autónomos para definir el nuevo marco legal, se han evidenciado las discrepancias entre unas y otras. Mientras que la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) -que forma parte de la patronal CEOE- considera la propuesta de Escrivá un sistema «absolutamente injusto y pernicioso», la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) -ligada a UGT- y la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) -ligada a CCOO- sí lo ven con buenos ojos.

Implantar un nuevo sistema de cotización para los autónomos es una de las promesas que España ha hecho a la Comisión Europea y a cambio recibirá fondos Next Generation, los que buscan impulsar el crecimiento económico del continente tras la crisis provocada por la pandemia. Sin embargo, Bruselas no exige aprobar las nuevas tarifas con el sí de las asociaciones o agentes sociales, como tampoco lo imponía para la reforma laboral o la de pensiones.

El nuevo sistema de cotización por ingresos reales, que afectará a los 3,3 millones de autónomos españoles, entrará en vigor en 2023 pero tiene que aprobarse antes del 30 de junio de este año, ya que así se ha prometido a Bruselas. En líneas generales, ya el Gobierno ya lo acordó y firmó con el sí de los sindicatos y de los empresarios el pasado julio, pero ahora deben decidir la letra pequeña.

Dos asociaciones son favorables a la idea del Gobierno, pero una no

La diferencia de criterios entre unas asociaciones de autónomos y otras está marcando el debate público sobre el nuevo sistema durante las últimas semanas. Sobre todo, las protestas de ATA, que considera el pago de cuotas en función de los ingresos un «hachazo» que puede «incrementar la economía sumergida».

La asociación que dirige Lorenzo Amor (ATA) asegura que el Gobierno no debería subir las cotizaciones, que es injusto y desequilibrado, y que tiene afán recaudatorio. También calcula que para la mitad de los autónomos una subida de las cotizaciones de un 20% en 2023, mientras que para la otra mitad solo baja un 5%.

El Gobierno asegura que no sabe de dónde salen estos datos y defiende que dos de cada tres autónomos cotizarán igual o menos que ahora. A la vez afirma que los jóvenes se verán especialmente beneficiados, porque el 80% de los menores de 25 años pasaría a cotizar igual o menos, mientras que lo haría el 70% de los que tienen entre 25 y 30 años.

Ahora mismo, la propuesta sobre la mesa es establecer 13 tramos con diferentes cuotas según los ingresos de estos trabajadores. Los que ganan 600 euros al mes o menos pagarían 184 euros al mes y los que ganan 4.050 euros o más pagarían 1.267 euros mensuales, frente a la única tarifa actual, de 249 euros. Además, el Gobierno ha propuesto un plazo de nueve años de adaptación progresiva al sistema.

Desde UPTA y Uatae defienden que los autónomos que ganan grandes cantidades (por ejemplo, más de 30.000 euros netos) experimenten subidas en sus tarifas. En una entrevista, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, ha criticado el sistema actual calificándolo de obsoleto y podrido. «Para que esto cambie, los autónomos con mejores resultados económicos tienen que pagar más», ha asegurado.

«¿En qué cabeza cabe que haya personas con rentas de trabajo de 30.000 euros que estén cotizando 70 euros y que el resto se lo esté subvencionando la Seguridad Social? Es una auténtica majadería, una desvergüenza», ha declarado a El Economista.

En la misma línea se ha manifestado la presidenta de Uatae, María José Landaburu, remarcando también de que bajen las tarifas para quienes menos ganan. «Quienes menos tienen tienen que pagar menos. Llevamos décadas sobrecotizando para que otros pocos puedan pagar menos que lo que deberían», ha afirmado en un vídeo subido a su cuenta de Twitter, exigiendo que quienes ganen menos de 1.500 euros paguen «mucho menos» de lo que están pagando ahora.

Las asociaciones de autónomos se están reuniendo con representantes del Ministerio de Seguridad Social cada lunes para negociar el nuevo sistema. Esta semana, el Gobierno va a comenzar a elaborar un texto legal sobre el que trabajar en próximos encuentros, y mientras, las asociaciones van a enviar propuestas concretas sobre las que debatir en la próxima reunión, según confirman desde el departamento de Escrivá.

Te puede interesar

Comentar ()