Economía

La CEOE rechaza la subida del salario mínimo a 1.000 euros

Yolanda Díaz propuso ayer aumentar los sueldos más bajos en 35 euros mensuales, hasta los 1.000 euros, y dio 48 horas a los empresarios para definir su posición

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. EP

El comité ejecutivo de la principal organización de empresarios de España, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ha rechazado de forma unánime la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) que le propuso ayer la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, según ha anunciado este martes.

"La propuesta del Gobierno es inasumible para sectores especialmente vulnerables como el agrícola y aquellos intensivos en mano de obra (limpieza, hostelería, etc.), que llevan años soportando sobrecostes de todo tipo", han explicado desde la organización en un comunicado.

"Una nueva subida del SMI contribuirá a aumentar los costes laborales y la presión sobre los márgenes de las empresas lo que, unido a otros riesgos como el encarecimiento de las materias primas o los cuellos de botella en las cadenas globales de suministro, pueden llevar a un menor dinamismo económico en el futuro y a una menor creación de empleo", han argumentado.

En la primera reunión que se celebró en el Ministerio de Trabajo para tratar el tema, Díaz personalmente propuso aumentar el salario mínimo en 35 euros al mes, hasta alcanzar los 1.000 euros mensuales en 14 pagas. El incremento entraría en vigor ahora, pero con efectos desde enero. Actualmente, el salario mínimo en España, recoge la ley, es de 965 euros mensuales en 14 pagas, después de que el Gobierno lo subiera ya en septiembre (en 15 euros).

Así, la CEOE considera el que incremento planteado supondría "un riesgo serio para el empleo y para los trabajos no cualificados". Por tanto, no firmarán dicho aumento con el Gobierno, aunque este podrá llevar a cabo la subida igualmente, como ya sucedió en septiembre, solo con el apoyo de UGT y CCOO.

En concreto, la patronal asegura que la subida propuesta por el Gobierno no tiene "conexión con la productividad" y la "recuperación" económica del país. La economía española aún no ha recuperado los niveles prepandemia. Sin embargo, la CEOE sí se muestra partidaria de trabajar en un nuevo acuerdo de negociación colectiva (AENC) que permita subir los salarios según la realidad de cada sector y territorio.

Acuerdo para la reforma laboral, pero no para el SMI

El rechazo de los empresarios a esta iniciativa del Gobierno rompe con la tónica de acuerdo que ambas partes venían manteniendo. La CEOE dio su visto bueno a la reforma laboral de Yolanda Díaz que finalmente se ha aprobado, pese a que al principio la tildó de marxista y a que parecía que un pacto sería imposible. Asimismo, la organización pactó con el Ejecutivo la reforma de las pensiones, que se firmó en julio y que las ligó al índice de precios al consumo (IPC), entre otros.

No obstante, los empresarios ya se negaron a la subida del SMI de septiembre, de 15 euros mensuales, argumentando precisamente que las empresas se encontraban aún en una situación delicada.

Este mismo martes, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, también vicepresidente de la CEOE, ya manifestó que la subida del SMI planteada causará «un daño terrible» a su colectivo, puesto que, argumentó, los autónomos y pymes no se han recuperado aún de la pandemia y además tienen que afrontar el alza del precio de la luz.

Ya se manifestó en ese sentido, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, la semana pasada, cuando defendió que muchas empresas continúan ahogadas por la crisis del coronavirus, sobre todo «las más pequeñitas» y que llevan «dos años muy complicados». Desde la organización de empresarios explicarán en breve en un comunicado sus razones para haber rechazado la propuesta de subida del SMI.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar