Economía | Empresas

Repsol se adelanta al Gobierno y rebaja 10 céntimos el litro de gasolina a sus clientes

Una estación de servicio de la red de Repsol.

Una estación de servicio de la red de Repsol. europa press

Las compañías energéticas buscan reaccionar a la crisis energética y, de paso, ganar una buena cuota de clientes. Repsol ha dado un paso adelante y se ha adelantado a las rebajas fiscales del Gobierno que anunció Pedro Sánchez el pasado lunes para los carburantes y rebajará 10 céntimos de euros el litro de gasolina.

Para ello, según ha anunciado la compañía, las personas que quieran disfrutar de esta ventaja deberá descargarse su aplicación. La compañía multienergética ofrecerá este descuento en todos los combustibles hasta el 18 de abril, coincidiendo con el fin de Semana Santa, en sus más de 3.300 estaciones de servicio en España.

Repsol, además, anuncia otro descuento adicional de tres céntimos seis meses más si se descarga el usuario la aplicación Waylet, que se creó allá por 2017.

«Repsol busca aliviar el esfuerzo económico de sus clientes cuando repostan carburante en un entorno de subidas de precios provocado por el fuerte incremento de las cotizaciones internacionales de las materias primas», ha señalado la compañía en un comunicado.

Esta decisión, a su vez, ha desatado una guerra de precios dentro de las gasolineras por lo que todo hace indicar que su competencia no tarde mucho tiempo y mueva ficha en las próximas horas.

En las últimas semanas se ha podido ver cómo los paneles de las gasolineras de España se alcanzaban los dos euros por litro de gasolina 95, cifras jamás vistas.

Sánchez le da vueltas

Como se subrayaba anteriormente, Pedro Sánchez avanzó el pasado lunes que el Ejecutivo está trabajando en medidas fiscales para aliviar el precio de los carburantes, si bien no detalló de qué manera tocará los impuestos de la gasolina.

De momento, las opciones que hay sobre la mesa es la de rebajar el IVA del 21% al 10%, al igual que ha sucedido con el recibo eléctrico, o el de hacer lo mismo con el impuesto de hidrocarburos. De acometer el primero, el Gobierno deberá tener el plácet de Bruselas.

Cabe recordar que el cliente final tiene que pagar más de un 50% en concepto de impuestos. También influyen otros costes fijos como las reservas, el almacenamiento o la comercialización de la gasolina y de otros productos derivados del petróleo.

Te puede interesar

Comentar ()