Economía

El coste en salarios en 2021 para las empresas españolas fue el más alto en dos décadas

El coste salarial por trabajador y mes ha subido hasta los 2.165 euros, cifra no vista desde que se tienen registros, según datos del INE

Un comercial de una inmobiliaria muestra a un cliente un chalet en Navacerrada, Comunidad de Madrid.

Un comercial de una inmobiliaria muestra a un cliente un chalet en Navacerrada, Comunidad de Madrid. Ricardo Rubio / Europa Press

2.165 euros. Es lo que pagaron las empresas españolas por trabajador cada mes en el último trimestre de 2021 en concepto de salarios, más complementos, más horas extra, pagos extraordinarios y atrasados. En bruto. El dato es un 5% mayor de lo que pagaron en el mismo periodo del año anterior (2.061 euros por trabajador y mes), según el INE.

La cifra no solo supera el nivel prepandemia, sino que es la mayor desde que se tienen registros, en el 2000. Esto se explica por varios factores, como el aumento de las cotizaciones que las empresas deben pagar a la Seguridad Social (+2,9%).

Pero también ha subido el salario mínimo -de septiembre a diciembre, hasta los 965 euros al mes en 14 pagas, tras el acuerdo de CCOO y UGT con el Gobierno-, los sueldos negociados en los convenios colectivos -un 1,47% en todo el año, menos que el 3,1% de la inflación-, han aumentado las horas trabajadas, y, en este mismo terreno, han regresado a la actividad muchos trabajadores que continuaban afectados por los ERTE.

Al regresar a sus puestos los trabajadores inactivos por los ERTE, han aumentado las horas trabajadas. Ya solo quedan 100.000 trabajadores protegidos por este sistema que se flexibilizó durante la pandemia y que la reforma laboral ha integrado en la legislación. Los trabajadores en ERTE recibían su remuneración a través del SEPE, y sus cotizaciones tenían exoneraciones, lo que aliviaba los costes salariales para las empresas.

El aumento de las horas efectivas de trabajo ha sido de un 4,2%, según recoge la misma estadística. Teniendo en cuenta esto, se obtiene que los salarios solo subieron un 0,3% en el cuarto trimestre, a pesar de que lo que deben pagar los empresarios es mucho mayor. Sin pagas extraordinarios y atrasados, el coste salarial también ha subido un 5,2%.

En cambio, el coste laboral, que también mide el INE y que además del coste salarial incluye otros costes, subió algo menos, un 4,4% en el cuarto trimestre de 2021, hasta los 2.874 euros al mes por trabajador. Es un dato que ya corrige los efectos de calendario (dato desestacionalizado), como figura en la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) de dicho organismo.

Por sectores, lo que pagan las empresas por trabajador es mayor en la industria, con 2.488 euros por empleado y mes en el cuarto trimestre de 2021, frente a los 2.093 euros de la construcción -dato menor que el año anterior, un 0,3%- y a los 2.114 del sector servicios. Entrando al detalle de cada uno de ellos, el del suministro de energía es el que tiene un mayor coste, de 4.785 euros por trabajador. El que tiene un menor coste es la hostelería, con un coste laboral de 1.199 euros.

Por comunidades autónomas, el coste laboral de País Vasco y la Comunidad de Madrid supera en 400 euros la media nacional. En ambas comunidades las empresas gastan por trabajador y mes más de 3.300 euros al mes, de media. En cambio, en Canarias y Extremadura gastan menos de 2.400 euros, a pesar de que en Canarias es donde más ha crecido esta variable, un 12% frente al año anterior.

Los sindicatos CCOO y UGT y los empresarios, representados a través de la patronal CEOE, están negociando desde hace un mes una nueva subida salarial a través del Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC), caducado desde el año pasado. En este documento se fijará cuánto deberían aumentar los sueldos en los convenios futuros que se pacten -la última vez, en 2018, se decidió subir los salarios alrededor de un 2%, más un punto porcentual ligado a conceptos como la productividad, los resultados empresariales y el absentismo laboral-.

Pero los empresarios argumentan que en este momento subir los salarios provocaría aún más inflación, postura que también defiende el Gobierno. Sin embargo, si no se incrementan estas rentas, los trabajadores sufrirán una importante pérdida de poder adquisitivo, en un momento en que la inflación está subiendo a máximos no vistos en 30 años, y en el que no pretende dejar de hacerlo.

El Gobierno tiene previsto aprobar medidas para rebajar el precio de la gasolina, la luz y el gas a final de mes. En parte, de sus decisiones dependerá el curso de las negociaciones entre los sindicatos y los empresarios. Por ahora, los primeros van a manifestarse la próxima semana para reivindicar medidas urgentes que alivien la escalada de los precios, sobre todo dirigidas a los más vulnerables. También abogan por que el Gobierno intervenga en los beneficios de las energéticas.

Te puede interesar

Comentar ()