Economía | Empresas

Digi roba casi la mitad de los 250.000 clientes que han perdido Telefónica, Orange y Vodafone en 2022

Las grandes operadoras no frenan su sangría en telefonía móvil y los contratos de fijos también se desploman

Uno de los stand de Digi en un centro comercial de España

Uno de los stand de Digi en un centro comercial de España

Los primeros tres meses de 2022 han arrancado igual que concluyó 2021. Las principales compañías de telecomunicaciones (Telefónica, Orange y Vodafone) no encuentran solución y siguen perdiendo miles de clientes en sus líneas móviles, sin olvidar las fijas.

Esta fuga de clientes, propiciada por las ofertas agresivas de la competencia, tiene un claro vencedor: Digi. La operadora rumana sigue creciendo a pasos de gigante y, de acuerdo a la cifra las que ha tenido acceso este periódico -y que deberán confirmarse por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)- ha conseguido firmar 115.000 líneas nuevas de telefonía móvil en apenas tres meses.

Mientras, Telefónica, Orange y Vodafone han perdido 244.000 clientes en líneas móviles y unos 75.000 en la telefonía fija. No obstante, la compañía francesa ha logrado salvar los muebles en este nicho y ha sumado 6.000 contratos.

No solo se ha comportado de manera excepcional en este mercado, en los accesos fijos Digi ha sumado a su cartera hasta 29.600 líneas hasta el 31 de marzo de 2022, siendo la compañía que más contratos ha conseguido durante el primer trimestre. Estas cifras permiten a la empresa rumana continuar con sus planes de expansión en España.

En 2021, la firma registró más de 638.000 nuevas líneas móviles en 2021 que, junto a los más de 2.972.000 clientes de telefonía móvil con los que ya contaba, supone una cifra total de 3,6 millones de clientes, un 27% más que en 2020. Además, a cierre de diciembre del pasado año, más de 480.000 clientes contaban con el servicio de fibra Digi y más de 165.000 clientes con el servicio de telefonía fija, al sumar más de 276.000 y 93.000 clientes, respectivamente, a cierre de año.

MásMóvil también ha olido la sangre durante este primer trimestre y ha conseguido aumentar clientes. En concreto, la operadora dirigida por Meinrad Spenger tiene 48.000 nuevos usuarios móviles y 8.500 en la red fija. Esta misma semana, la compañía dio a conocer sus resultados, con unos ingresos totales de 2.465 millones de euros (un 28% más que el año anterior), mientras que sus ingresos por servicio, es decir, aquellos que obtienen por dar servicio a particulares y empresas aumentaron durante el año pasado un 28% hasta alcanzar los 2.233 millones de euros.

Avatel, otra empresa que amenaza el reinado de las grandes operadoras en el entorno rural, consiguió en el mes de marzo 30.204 altas nuevas en telefonía móvil en España. Desde julio de 2021, que opera como OMV Completo o Full, Avatel se sitúa en el podio de operadoras en términos de portabilidades, registrando un volumen mensual continuado de alrededor de 30.000 altas.

Telefónica se deja 154.000 líneas

La gran perjudicada, una vez más, es Telefónica, que ha perdido 154.000 líneas entre telefonía móvil y fija durante el primer trimestre. La gran competencia que existe en el mercado con ofertas inferiores a 20 euros por una línea móvil más fijo lastra a la operadora española.

Durante estos tres primeros meses del año, la teleco española ha menguado su cartera en 115.000 contratos de clientes de móvil y 39.000 en telefonía fija y banda ancha. Para frenar esta fuga, Telefónica ya trabaja en dar un giro a su estrategia comercial y ultima nuevos servicios en su oferta de Fusión, tal y como avanzó este periódico.

Vodafone, que busca un nuevo encaje dentro del mercado español tras la fusión entre Orange y MásMóvil, también sufre las consecuencias de la política de bajos precios entre operadoras. La compañía ha perdido 62.000 líneas de móvil y 38.000 contratos en telefonía fija.

Orange, tal y como se mencionaba anteriormente, ha podido salvar los muebles y ha sumado 6.100 contratos nuevos en clientes de banda ancha y fijo. No obstante, ha perdido un total de 70.000 líneas móviles en el último trimestre.

Fuentes del sector de las telecomunicaciones vuelven a insistir en la «delicada situación que viven las operadoras» y que, a pesar de «que haya una fusión a la vista» no parece que se vaya a resolver el gran problema que existe. «Los márgenes son reducidos y hay empresas que tiran los precios para aumentar su cartera aunque tengan pérdidas», relatan.

Te puede interesar

Comentar ()