Economía | Empresas

La construcción envejece: se duplican los mayores de 55 años y caen los menores de 30

El sector vive una falta de relevo generacional en un momento de especial actividad por la llegada los fondos europeos

Un obrero y una máquina excavadora trabajan en las obras para unir el tranvía por la Diagonal (Barcelona).

Un obrero y una máquina excavadora trabajan en las obras para unir el tranvía por la Diagonal (Barcelona). David Zorrakino / Europa Press

El sector de la construcción es uno de los más afectados por la falta de mano de obra. Pero si se comparan los datos con la etapa de 2008, previa a la crisis del ladrillo, los trabajadores ocupados en esta industria han envejecido. El sector vive una falta de relevo generacional en un momento de especial actividad, que irá creciendo a medida que se vayan recibiendo los fondos europeos para la recuperación tras la pandemia.

Los ocupados de entre 16 y 19 años suponían en 2008 el 2,1% del total de 2,5 millones de trabajadores que había por aquel entonces en el sector (52.500). Del 1,3 millones que hay actualmente, apenas representan el 0,8% (10.400). Así lo recoge el último informe anual sobre el sector que realiza la Fundación Laboral de la Construcción. Por su parte, los que tenían entre 20 y 24 años alcanzaban entonces el 8,4% del total, mientras que ahora apenas son el 3,5%.

Aquellos trabajadores de entre 25 y 29 años no suponen más que el 4,8%. Antes de la última gran crisis económica alcanzaban el 14,7%. Por su parte, los que tienen entre 30 y 39 años se han visto reducidos del 33,8% al 21,8%.

Por contra, la curva se invierte en la franja de entre 40 y 49 años, que han pasado de suponer el 34,3% frente al 23,5% que suponían en 2008. Asimismo, los trabajadores de entre 50 y 59 años se han disparado del 13,9% al 27,2%.

La población ocupada de 60 y más años, que se encuentra próxima a la jubilación y al abandono del sector, suponía en 2021 más de 97.000 personas. En términos porcentuales, los que tienen entre 60 y 64 años han experimentado un crecimiento del 3,3% al 6,4%. Esto supone que si en 2008 ocupaban a tres de cada 100 personas, ahora ocupan a seis.

Además, hay dos franjas más en las que crecen los ocupados en términos porcentuales sobre el total del sector. Los que tienen entre 65 y 69 años apenas suponían antes un 0,3%, mientras que ahora están ya en el 0,9%. Por su parte, los de 70 o más años en 2008 no existían en la tabla y ahora representan el 0,3%. Esto supone más de 4.300 personas.

Según destaca el informe de esta entidad, «estas cifras no solo afectan al adecuado relevo generacional del sector, sino que el envejecimiento de la población ocupada reduce el crecimiento económico porque afecta al tamaño y la productividad de la fuerza laboral».

Al la falta de incorporación de trabajadores jóvenes al sector se añaden las dificultades en encontrar mano de obra cualificada por parte de las empresas. Además, el número de vacantes en el sector de la construcción desde 2014 ha aumentado en un 121%. El 2021, remata el estudio, es el periodo de mayor oferta de empleo sin cubrir.

Según el informe, la construcción presenta los mayores crecimientos en el número de vacantes sin cubrir, con un aumento en 2021 del 67,3% respecto a 2020. Desde el sector se apunta a una ‘fuga’ de profesionales hacia otros sectores tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Y una preferencia de los más jóvenes por otro tipo de empleos.

La situación es tal que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha planteado modificar el reglamento de la Ley de Extranjería para regularizar a los migrantes en situación irregular que se formen en sectores en los que se necesiten trabajadores.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA) realizada por el Instituto Nacional de Estadística, el número de personas ocupadas en el sector de la construcción en 2021 se elevó a 1.291.539, lo que supone el 6,7% del total de personas ocupadas en el conjunto de la economía. En cuanto a los de origen extranjero, se ha registrado una subida a 2020, pasando de representar el 16,3% del total al 19% (de 202.785 a 245.392).

En los próximos años, vienen avisando desde la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), se necesitarán 700.000 trabajadores para poder cumplir con la ejecución de los fondos europeos en el plazo marcado por Bruselas. Sin embargo, también admiten que no han sido todavía capaces de captar la atención de las nuevas generaciones. Todo ello a pesar de que la gama de empleos en el sector es cada vez mayor y más relacionada con la tecnología y no sólo con los ladrillos y la carretilla.

Eso sí, presumen de que aquellos que acceden al sector, después se quedan. En este sentido, defienden tener un salario medio está varios miles de euros por encima del Salario Mínimo Interprofesional y un convenio del sector con ventajas sociales que no se encuentran en otros sectores. De hecho, hace unas semanas los agentes sociales del sector de la construcción alcanzaron un preacuerdo para la firma del VII convenio general del sector.

En este sentido, se ha pactado el primer plan de pensiones de empleo sectorial, un plan complementario con el objetivo de reforzar la jubilación de al menos los 1,3 millones de trabajadores de la construcción actuales. Además, patronal y sindicatos pactaron n incremento salarial para los próximos tres años: 4% para 2022, 3% para 2023 y 3% para 2024. Una parte de la subida irá a aportaciones para el citado plan de pensiones sectorial.

Te puede interesar

Comentar ()