Economía | Empresas

España sacrifica a un 40% más de cerdos que hace 10 años con exportaciones récord

Los hogares consumen un 8,3% menos de carne fresca de cerdo y un 5,97% menos de procesada. España es el segundo mayor exportador mundial, con el 60% de la producción destinada a fuera de nuestras fronteras, principalmente a China

Un cerdo, en el centro de acogida temporal para animales de granja de El Paso, a 6 de noviembre de 2021, en El Paso, La Palma.

Un cerdo, en el centro de acogida temporal para animales de granja de El Paso, a 6 de noviembre de 2021, en El Paso, La Palma. Kike Rincón / Europa Press

El sacrificio de cerdos en España ha crecido un 40,7% desde el año 2012. De 41,6 millones de cabezas de ganado porcino que se mataban hace una década, se ha pasado a los 58,5 millones en 2021. Aunque el consumo en los hogares españoles de este tipo de carne ha vuelto a caer tras el repunte que registró durante la pandemia, las exportaciones no paran de crecer y España ya es el tercer productor mundial por detrás de China y Estados Unidos.

Así lo recoge la Memoria Anual de la Organización Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc), con datos elaborados a partir de la información oficial del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. En cuanto a la producción total de carne de cerdo, en 2021 se alcanzaron las 5,19 millones de toneladas (4,8 de capa blanca), lo que supone una subida del 3,8% respecto a 2020 y de un 49,57% respecto al año 2012.

Asimismo, España produjo en 2021 en torno a 967.000 toneladas de elaborados cárnicos de cerdo. De ellos, un 58% en forma de curados y el 42% restante, en modo de cocidos y conservas.

Pero de toda esa carne que se produce en nuestro país, el 60% se va fuera. Y la última década ha supuesto un salto cuantitativo notable. Desde 2012, las exportaciones de carne de cerdo han subido un 119,15%. En total, han pasado de 1,41 millones de toneladas en aquel año a 3,09 millones en 2021.

En valor, las exportaciones superaron los 7.718 millones de euros, el segundo más elevado en todo el sector agroalimentario. Y fueron un 133% superiores a las de 2012. Por contra, las importaciones son muy reducidas, por lo que el saldo comercial es positivo, con 7.212 millones, uno de los mayores de todos los sectores.

El 40,4% de lo exportado fue a parar a China, con 1,21 millones de toneladas por un valor superior a los 2.701 millones de euros. El resto se dirigió principalmente a Francia, Italia, Filipinas, Japón, Corea del Sur y Portugal. Estos siete mercados exteriores ya representan el 75% de todas las exportaciones del sector, que envía carne de cerdo a 130 destinos.

¿Dónde se crían los animales? Pues, fundamentalmente, en seis comunidades autónomas, que concentran el 95% de las exportaciones. Cataluña (52,4%), Aragón (22,6%), Castilla-La Mancha (5,4%), Región de Murcia (5,3%), Castilla y León (5%) y Andalucía (4,5%).

Volvemos a comer menos cerdo

El consumo, en cambio, vuelve a marcar la tendencia a la baja que tenía en la última década y que se vio interrumpido en el primer año de la pandemia. En 2021 los hogares españoles consumieron más de 990.000 toneladas de carne y elaborados de porcino. De ellas, 451.000 fueron de carne fresca y 539.000 en forma de elaborados cárnicos. Respecto a hace una década, consumimos un 8,3% menos de la primera y un 5,97% menos de los segundos.

En todo caso, si se suma el consumo fuera de casa en los canales de hostelería y de la industria, en total se calcula que el consumo alcanzó en 2021 los 1,22 millones de toneladas. Por persona, los españoles consumismos 9,77 kilos al año de carne fresca de cerdo, mientras que de elaborados la cifra crece hasta los 11,68 kilos. El consumo conjunto de ambos tipos da un balance de 45,40 kilos por persona al año.

Manuel García, Luis Planas y Alberto Herranz, en el VII Foro Porcino.

Con las cifras de consumo y el aumento de las exportaciones se explica por qué el censo porcino español es ya el mayor de toda la Unión Europea. Sin embargo, desde la patronal del cerdo se defienden de las críticas y la polémica de las macrogranjas.

En este sentido, subrayan que la dimensión promedio de las granjas españolas en 2021 se sitúa en torno a 407 cabezas de porcino por granja (448,6 en el caso del de capa blanca). Según la Memoria de Interporc, esto representa un tamaño inferior al del resto de países de nuestro entorno, donde «en todos ellos dicha dimensión promedio supera con creces las 1.500 cabezas por granja».

Por otro lado, también recogen que el número de explotaciones de porcino ha caído algo más de un 5% en la última década, pasando de 89.192 en 2012 a 84.674 en 2021. Las de cría intensiva han bajado de 71.700 a 68.836 y sólo se contabilizan 2.180 granjas de porcino de alta capacidad, con entre 481 y 864 unidades de ganado mayor (UGM) en sus recintos.

Implantación en el medio rural

Desde la patronal destacan la importancia del sector porcino para el medio rural. Entre otros datos, aseguran que el 39% de los municipios rurales cuentan con granjas de este tipo y que el 75% del censo porcino se ubica en el medio rural. Asimismo, el 45% de las industrias del sector están en este entorno y aportan el 35% del empleo del sector.

«Estamos arraigados a la tierra que hemos heredado de nuestros padres y queremos transmitirlas a nuestros hijos», defendió este jueves el presidente de Interporc, Manuel García, durante su intervención en el VII Foro Porcino celebrado en Madrid.

Tras la polémica sobre las macrogranjas abierta por el ministro de Consumo Alberto Garzón, la interprofesional quiso centrar el evento en la importancia de la comunicación. Durante la clausura del mismo, el ministro de Agricultura, Luis Planas, salió en defensa del sector, al que pidió incrementar los esfuerzos para reducir las emisiones y elevar la producción sostenible.

«La comunicación es clave porque al consumidor se le enamora y se le convence cuando se le explica que el producto que consume es absolutamente seguro y está producido en buenas condiciones», sostuvo.

Te puede interesar

Comentar ()