Economía

¿Qué pasará con Rusia tras no poder hacer frente a sus deudas?

El país liderado por Vladimir Putin buscará mercados financieros alternativos y podría encontrar a China

Vladimir Putin atiende a una entrega de premios con motivo de la celebración del día nacional de Rusia. EFE

Rusia ha entrado en suspensión de pagos por primera vez en cien años al pasar el periodo de gracia para el abono de cerca de 100 millones de dólares en concepto de intereses de su deuda soberana, tal y como informó la agencia Bloomberg. Esta suspensión de pagos se debe a las sanciones occidentales por la invasión de Ucrania. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, señaló en rueda de prensa que no estaba de acuerdo con esa declaración de suspensión. Moscú habló hace días de «farsa» y la propia Bloomberg reconoce que una declaración de impago de Rusia tiene un carácter «simbólico».

Pero ¿qué supone esta suspensión de pagos? Nuria Jàvega, profesora de OBS Business School, explica que desde 1918, con el desmembramiento del imperio, Rusia no entraba en esta espiral, ni siquiera cuando el imperio rojo se hizo añicos. Pero lo novedoso es que esta vez lo hace forzada por factores externos una vez superado el período límite establecido para saldar la deuda externa. “Putin lo considera un desafío ridículo porque, argumenta: pagar, pueden pagar de modo que se trata simplemente de desprestigiarlos y aislarlos del mundo”, señala Nuria Jàvega.

Levon Kameryan, analista senior del sector público y soberano de Scope Ratings, el default o impago de la deuda externa de Rusia tiene limitadas implicaciones financieras a corto plazo y no debería comprometer por ahora la capacidad del país para financiarse. Sin embargo, Javier de la Nava, profesor del CEF Udima, señala que Rusia empezará a buscar mercados financieros alternativos y ahí “tiene la puerta abierta de China, que podría facilitarles esa financiación”.

Esta suspensión se produce a pesar de que el Kremlin asegura que sí que tiene dinero para pagar sus deudas, pero que son las sanciones las que han congelado sus reservas, cifradas en unos 600.000 millones de dólares, al principio del conflicto. Unas reservas generadas, en gran parte, con el dinero que gana vendiendo petróleo y gas a Europa. Sin embargo, las sanciones interpuestas por la Unión Europea suponen congelar prácticamente la mitad de sus activos, ya que esas reservas no tienen porqué estar en su totalidad en el banco central.

El país liderado por Vladimir Putin buscará mercados financieros alternativos y podría encontrar a China

De hecho, Kameryan asegura que Rusia sigue beneficiándose de importantes ganancias extraordinarias por esas exportaciones de petróleo y gas debido a los altos precios de la energía, lo que reduce la necesidad de pedir dinero en los mercados de deuda extranjera. De todos modos, el acceso de Rusia a los mercados extranjeros está cerrado en su mayor parte, por el momento.

A más largo plazo, añade, el impago restringe la flexibilidad de financiación de Rusia y supone otro golpe a la confianza de los inversores, “lo que probablemente desalentará aún más la inversión extranjera”. Desde Scope Ratings estiman que las repercusiones de la guerra en Ucrania han reducido el crecimiento potencial del PIB a un 1-1,5% anual.

El default o suspensión de pagos también complica el pago de la deuda y el endeudamiento del sector privado, cuya deuda externa es aproximadamente cuatro veces superior a la del Estado ruso.

Según De la Nava, en esta situación, Rusia podría tener problemas de abastecimiento según para qué productos importados, puesto que los proveedores habituales podrían ser reticentes o podrían exigir mayores garantías, “eso desabastecería el mercado y posiblemente podría generar algún tipo de conflicto social dependiendo del producto y de los stocks estratégicos que tenga el propio país”, apunta.

En referencia al conflicto, el profesor del CEF Udima asegura que en principio y en el corto plazo no supondría ninguna modificación salvo que alguno de estos productos fueran vitales para el abastecimiento de las tropas. “Incluso podría poner el efecto contrario en el sentido de profundizar en las operaciones militares”, advierte De la Nava.

La profesora de OBS Business School explica que “conociendo al personaje y también a quienes han ido dándole cuerda, pábulo y aire, que ceda en el conflicto bélico es lo menos probable hoy por hoy”. Hay más opciones como que Putin tomará la deuda externa como ilegítima o que cierre más el grifo del gas, pero la profesora considera que estas “nos condenan a replantear el tablero y las reglas de juego, haciendo las delicias, eso sí, de la industria armamentística mundial, sin bandera, sólo bolsillos, que vive una buena época pero que augura mucho mejor…”.

Te puede interesar

Comentar ()