Internacional

Rusia endurece su ofensiva en Járkov mientras Ucrania prepara el asalto a Jersón

Un depósito de tranvías destruido por un bombardeo en Járkov el pasado sábado

Un depósito de tranvías destruido por un bombardeo en Járkov el pasado sábado. EFE

Mientras el fuego de la artillería rusa azota sin tregua Donetsk y Lugansk, donde Moscú intensifica sus ataques sobre Sloviansk y avanza en su objetivo de tomar Severodonetsk, casi bajo control total de las tropas rusas, la ofensiva se recrudece en la región de Járkov con nuevos ataques a más de seis localidades en los alrededores de la capital, lo que consolida el esfuerzo ruso por hacerse con los territorios ucranianos más cercanos a su frontera.

Un mes después de su retirada, la segunda ciudad de Ucrania vuelve a sufrir la crudeza de las embestidas rusas con nuevos bombardeos a los asentamientos aledaños de Kozacha Lopan, Mali Prokhody, Dementiivka, Petrivka, Verkhniy Saltiv y Rubizhne, según ha informado el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas. La aldea de Seredyna-Buda, en la provincia de Sumy, fue bombardeada el lunes.

El distrito de Kholodnohirsky, a las afueras de Járkov, también ha sido golpeado en las últimas horas, según Oleh Synyehubov, gobernador de Járkov, que a través de su cuenta de Telegram ha asegurado que el Ejército ucraniano «está preparado» para «cualquier escenario» casuado por los rusos. Járkov ha sido uno de los principales objetivos estratégicos desde el inicio de la invasión en el intento de controlar el este. En pocas semanas quedó arrasada por la lluvia de misiles caída sobre infraestructura pública y edificios residenciales.

Unos ataques que reúne Amnistía Internacional en su último informe. La investigación incluye pruebas de ataques indiscriminados contra la población civil y el uso por parte de Moscú de armas prohibidas por tratados internacionales, como son las municiones de racimo o los cohetes de baja precisión.

Las tropas rusas comenzaron su retirada el pasado 13 de mayo en una coyuntura en la que su «ofensiva relámpago» empezó a hacer aguas al sufrir grandes pérdidas durante un combate en el río Donets, que fue repelido inesperadamente por contraataques ucranianos a gran escala. Todo ello consumó el fracaso del Kremlin en la toma de la ciudad, lo que constituyó su segunda gran derrota tras la salida de Kiev en abril y que le llevó a concentrar efectivos y recursos para asegurar su control sobre la zona oriental del país.

Zelenski advierte a Europa

Ahora, el regreso de Járkov al primer plano del conflicto podría enmarcarse dentro de la previsible intención de Rusia de endurecer sus ataques en los próximos días después de que Bruselas haya aceptado la candidatura de Ucrania a ingresar en la Unión Europea. El dictamen a favor emitido por la Comisión el pasado viernes recomienda a los países miembro conceder el estatus de candidato, un movimiento que según el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, tendrá un alto precio en el transcurso de una guerra que podría extenderse a otros países europeos.

«Esta semana esperamos una intensificación de las actividades hostiles rusas. Y no solo contra Ucrania, sino también contra otros países europeos. Nos estamos preparando. Alertamos a los socios«, indicó el mandatario en su habitual discursos diario.

El Ejército, a las puertas de Jersón

Zelenski insiste en que no está dispuesto a entregar el sur del país. En las zonas bañadas por el mar Negro las tropas ucranianas han logrado los mayores progresos desde febrero con un nuevo avance hacia Melitópol y la llegada a las puertas de Jersón, bajo ocupación rusa desde los primeros días de guerra. Kiev prepara ahora el asalto a tan solo 10 kilómetros de la ciudad portuaria.

En un mensaje dirigido a la población, las autoridades locales han pedido que «todos los que tengan la oportunidad» huyan del lugar ante la entrada inminente del Ejército para expulsar a los rusos. Una medida que trata de evitar que se produzcan masacres como la de Bucha o la destrucción total de la ciudad, según el gobernador de la región, Alexander Samoilenko.

En cuanto a la situación de los puertos del mar Negro, el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha acusado a Rusia de poner en jaque la seguridad alimentaria a nivel global y considerado constituyente de crímenes de guerra el bloqueo en la exportación de grano y cereales.

«Uno no puede imaginar que millones de toneladas de trigo permanezcan bloqueadas en Ucrania mientras en el resto del mundo la gente sufre hambre

«Es inconcebible. Uno no puede imaginar que millones de toneladas de trigo permanezcan bloqueadas en Ucrania mientras en el resto del mundo la gente sufre hambre. Este es un verdadero crimen de guerra, así que no puedo imaginar que esto dure mucho más», manifestó el lunes antes de reunirse con los ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo.

El Ejército ucraniano, por su parte, informó de que catorce cohetes rusos destruyeron el lunes un almacén de alimentos en Odesa, un ataque que no causó heridos. Horas antes, Moscú se atribuyó el ataque a una estación de drones en dicha región, tal y como anunció el ministerio de Defensa ruso.

Resistencia en Azot

Mientras, Severodonetsk resiste a pesar de la falta de armamento pesado y del número de bajas que no para de crecer. La planta química de Azot es el granero donde aún permanecen atrincherados cientos de civiles y soldados que rechazan las constantes demandas de rendición prorrusas, que concentran sus fuerzas en la nave industrial como ya pasó con Azovstal, en Mariúpol. La ciudad, donde resistieron más de 100.000 personas sin acceso a agua potable, sufrió los ataques más brutales sin electricidad ni enseres durante meses de bloqueo.

Por el momento, las autoridades ucranianas aseguran que en Azot aún existen recursos básicos que garantizan el abastecimiento, por lo que la salida de los combatientes no se prevé inmediata aunque las fuerzas prorrusas aseguran que los civiles ya han comenzado a ser evacuados. Una información que niega rotundamente el gobernador de Lugansk, Serhiyi Gaidai. A su juicio, los civiles se niegan a salir de la base. «Es imposible. Si alguien sale, tiene un 99% de probabilidades de morir», apostilla.

Gaidai denunica a través de sus redes sociales que Rusia ha desplegado «todas sus reservas» en Severodonetsk y en la vecina Bajmut con el fin de asegurarse el control total de la región. Además, el lunes se registraron disparos de cañón en Lyschansk, Syrotyne, Voronove, Borivske, Bila Hora, Ustynivka, Myrna Dolyna, Toshkivka. En paralelo, los cohetes cada vez caen con más frecuencia sobre la ciudad fantasma de Sloviansk. Las áreas de Chepil, Protopopivka, Dibrivne, Virnopilya, Mayak o Kurulka se cuentan entre las más sacudidas en la última jornada, según el balance hecho público por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

Te puede interesar

Comentar ()