Internacional GUERRA EN EUROPA

La estratégica batalla por Severodonetsk, en la ruta hacia el control ruso del Donbás

Un investigador de la autoproclamada República Popular de Donetsk examina los daños ocasionados en una escuela del centro de Donetsk. EFE

Se ha convertido en la nueva obsesión del Kremlin. En los últimos días el ejército ruso ha concentrado recursos y arsenal en Severodonetsk, la ciudad aún en manos ucranianas donde se dirime ahora el futuro de la región oriental del Donbás. La batalla calle a calle, con hasta 12.000 civiles atrapados en su bombardeada geografía, es un paso clave en el objetivo de Vladimir Putin de reclamar el control de las provincias de Donetsk y Lugansk.

Este martes las tropas rusas avanzaban hacia el centro del enclave, emplazado junto al río Siverskyi Donets, una barrera natural que hasta ahora no han cruzado los uniformados. Aprovechaban la ubicación de la urbe, en mitad de un saliente ucraniano que Rusia ha estado explotado para lograr su objetivo de sitiarla.

A primera hora de este miércoles la caída de la ciudad parecía inminente. Las fuerzas rusas han asaltado la ciudad desde tres direcciones (norte, sur y este) y han convergido en el centro, han asegurado fuentes militares ucranianas. Con la confirmación oficial del Kremlin, aún pendiente, Rusia habrá completado el control de la provincia de Lugansk. Su próximo objetivo será Donetsk. El 30 por ciento de su territorio sigue en manos ucranianas.

La ciudad ha quedado partida en dos mitades. Pero, en estos momentos, la ciudad sigue siendo defendida y es aún ucraniana

Fuentes ucranianas reconocen haber perdido el control en la mitad de una urbe que tenía una población próxima a los 110.000 habitantes antes de la contienda. «Por desgracia, la ciudad ha quedado partida en dos mitades. Pero, en estos momentos, la ciudad sigue siendo defendida y es aún ucraniana», indicó Oleksandr Stryuk, jefe de la administración de Severodonetsk. «Los combates callejeros continuan», agregó el responsable de la administración militar ucraniana en Lugansk, Serhiy Haidai, que no ocultó que el enemigo «se movía gradualmente hacia el centro».

La batalla de Severodonetsk es significativa porque la ciudad es un nudo ferroviario de importancia regional y es la ciudad más importante que tiene Ucrania en la orilla oriental del río Siverskyi Donets

Paul D’Anieri, profesor de Política Pública y Ciencias Políticas de la University of California, Riverside

«La batalla de Severodonetsk es significativa porque la ciudad es un nudo ferroviario de importancia regional y es la ciudad más importante que tiene Ucrania en la orilla oriental del río Siverskyi Donets», advierte en conversación con El Independiente Paul D’Anieri, profesor de Política Pública y Ciencias Políticas de la University of California, Riverside. «Su captura ayudaría a Rusia a alcanzar su objetivo anunciado de capturar todo el territorio del oblast de Lugansk», admite.

Los progresos rusos, sostenidos desde principios de mayo, muestran el relativo éxito de su cambio de estrategia, del ataque inicial por múltiples flancos a la concentración de sus esfuerzos en el Donbás, donde las escaramuzas se remontan a 2014. En la nueva estrategia, Severodonetsk se proyecta como un cotizado trofeo para Putin y su círculo de generales. Se trata de una ciudad industrial, la última de la provincia de Lugansk que ha escapado hasta ahora del dominio ruso. Su excepción se antoja ahora cuestión de días.

Mapa con la situación de la guerra en Ucrania el 30 de mayo de 2022

El simbolismo de controlar Lugansk

«La caída de Severodonetsk significaría la captura por parte de Rusia de la región de Lugansk, que es simbólicamente la mitad del Donbás», comenta en declaraciones a este diario Taras Kuzio, investigador asociado de la Henry Jackson Society y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Kiev Mohyl. En los últimos días, el despliegue militar ruso ha consolidado su control sobre las afueras noreste y sureste de la ciudad mientras ganaba terreno intramuros de la ciudad.

Según el Instituto para el Estudio de la Guerra, los principales combates se han registrado al sur de Severodonetsk, en las plazas de Toshkivka, Ustynivka, Voronove, Borivske y Metolkine, con el propósito de completar el cerco de la urbe. Una misión para la que Moscú ha optado por transferir «grandes cantidades de personal y equipamiento». «Putin está lanzando hombres y munición hacia Severodonetsk, como si al tomarla fuera a ganar la guerra. Se equivoca», recalcan desde el Instituto.

Si Putin consiguiera capturar todo el Donbás, se adjudicaría la victoria en su objetivo inicial de ‘liberar’ esta región

Fuentes rusas aseguran haber completado su control sobre la orilla sur del río Siverskyi Donets. La única zona que se le resiste es precisamente el tramo que cruza Severodonetsk. «La captura de Luhansk supondría una amenaza para la región de Donetsk controlada por Ucrania, como las ciudades de Kramatorsk o Slavyansk. Si Putin consiguiera capturar todo el Donbás, se adjudicaría la victoria en su objetivo inicial de ‘liberar’ esta región. El Donbás sería entonces, al igual que Crimea, anexionado a Rusia. Significaría que Rusia se negaría a incluir el Donbás en futuras conversaciones de paz igual que siempre se ha negado a negociar sobre Crimea», comenta Kuzio.

Con los ecos recientes de la caída de Mariúpol, los separatistas prorusos admiten ahora que la captura de Severodonetsk podría requerir más tiempo del inicialmente calculado. Se escudan en la necesidad de «mantener la infraestructura de la ciudad» y proteger las factorías químicas que se ubican en la zona. A última hora de este martes un ataque aéreo golpeó una planta química de la ciudad, con las autoridades instando a los vecinos a permanecer en sus casas para evitar inhalar las sustancias tóxicas. «Podemos decir que un tercio de Severodonetsk se encuentra ya bajo nuestro control», aseguró Leonid Pasechnik, líder de la autoproclamada República Popular de Lugansk en declaraciones divulgadas por la agencia de noticias estatal rusa Tass.

El bombardeo casi constante está obligando a los civiles a buscar refugio en los refugios antibombas y en los sótanos, con pocas oportunidades para los que intentan escapar

Jan Egeland, secretario general de la ONG Norwegian Refugee Council

La enésima tragedia humanitaria

Fiel a la táctica que Moscú ha empleado en otras coordenadas de Ucrania, consistente en someter a ciudades enteras a ataques sin tregua de artillería, Severodonetsk ha padecido bombardeos constantes que -según Kiev- han destruido la mayoría de sus infraestructuras críticas y el 90 por ciento de los edificios. El objetivo ruso es empujar a las tropas ucranianas hacia el otro lado del río, donde se ubica la ciudad de Lysychansk.

Una densa columna de humo sobre Severodonetsk. Administración militar de Lugansk

Hasta 12.000 civiles, en su mayoría ancianos y enfermos, permanecen en la urbe. «La evacuación ha sido suspendida. Resulta imposible evacuar a civiles porque las escaramuzas son continuas», informó Stryuk. El lunes el periodista francés Frederick Leclerc-Imhoff murió cuando el autobús que se disponía a evacuar a civiles recibió el impacto de varios proyectiles y metralla.

«Estoy horrorizado al ver que Severodonetsk, donde teníamos nuestro cuartel de operaciones, se ha convertido en epicentro de otro capítulo de la brutal guerra de Ucrania», relata Jan Egeland, secretario general de la ONG Norwegian Refugee Council. «Nuestro temor son los hasta 12.000 civiles que siguen atrapados en el fuego cruzado en la ciudad, sin acceso suficiente a agua, alimentos, medicinas o electricidad. El bombardeo casi constante está obligando a los civiles a buscar refugio en los refugios antibombas y en los sótanos, con pocas oportunidades para los que intentan escapar», indica quien alerta de que «Severodonetsk ha sido reducida a escombros».

La batalla por Severodonetsk no es el único frente activo en las provincias de Donetsk y Lugansk. En las últimas jornadas, también se han registrados enfrentamientos en otros tres emplazamientos del Donbás, entre señales de que las tropas rusas se están reagrupando en las inmediaciones de la localidad ucraniana de Izium para volver a atacar Slovyansk y lograr nuevos avances en la que es la prioridad de la invasión rusa.

Para cuando Rusia inicie su ataque contra el Donetsk controlado por los ucranianos, los nuevos equipos militares occidentales estarán listos para dar a las tropas ucranianas una mayor capacidad para contrarrestar la artillería rusa

Taras Kuzio, investigador asociado de la Henry Jackson Society y profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Kiev MohyL

Armamento para cambiar la guerra

Kiev, por su parte, trata de ralentizar el renovado impulso ruso en el kilómetro cero de la contienda. De ahí la insistencia con la que reclama a la Unión Europea y Estados Unidos armamento pesado, especialmente artillería de largo alcance. «Ucrania quiere perder el menor territorio posible, pero el territorio de Severodonetsk no es más importante que cualquier otro», opina D’Anieri. «A largo plazo, la batalla puede ser importante en el sentido de que Rusia ha tenido éxito empleando las tácticas más brutales de bombardeo masivo con artillería. Puede que ahora veamos a Rusia desplegar esas tácticas en otros lugares», agrega.

Un patrón que Moscú podría exportar al resto de la región, con un ritmo de progresos del que Kuzio desconfía. «No creo que la ocupación total del Donbás sea tan rápida. Las fuerzas rusas tienen un índice de bajas muy elevado, necesitan descansar y reorganizarse antes de lanzar otro gran ataque», pronostica. «Para cuando Rusia inicie su ataque contra el Donetsk controlado por los ucranianos, los nuevos equipos militares occidentales estarán listos para dar a las tropas ucranianas una mayor capacidad para contrarrestar la artillería rusa».

El experto subraya que «en Lugansk, la artillería rusa dominó a la ucraniana». «En Donetsk, Ucrania tendrá una artillería más fuerte, ya que utilizará equipos occidentales de gran tamaño con distancias más largas y mayor potencia de fuego que la que poseen los rusos», detalla. «Ucrania pretende distraer a las fuerzas rusas lanzando ofensivas en la región de Jersón, al norte de Crimea, como inicio de la liberación del sur del país. Las ofensivas ucranianas obligarán a Rusia a desplazar parte de sus tropas hacia el sur».

Te puede interesar

Comentar ()