Economía

La morosidad baja en la eurozona, pero crecen los créditos en riesgo de impago

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. EP

La morosidad ha bajado hasta el 1,95% en la eurozona en el primer trimestre de 2022. Según los datos publicados este lunes por el Banco Central Europeo, este nivel es el más bajo registrado desde que se publicaron por primera vez las estadísticas de supervisión en 2015. De esta manera, el saldo de los préstamos morosos (NPL, por sus siglas en inglés) es de 369.000 millones de euros frente a los 374.000 millones de euros del trimestre anterior.

Sin embargo, los créditos en riesgo de impago, es decir, los que se sitúan en stage 2, han aumentado en los primeros tres meses del año. De esta manera, los préstamos en esta etapa han alcanzado el 9,28% frente al 9,14% del trimestre anterior. El stock de préstamos de fase 2 ascendió a 1.311 mm de euros (frente a 1.261 mm de euros en el trimestre anterior).

El coste del riesgo se situó en un nivel agregado del 0,56 % en el primer trimestre de 2022 (frente al 0,50 % del trimestre anterior). En las instituciones significativas, el rango intercuartílico se amplió a 0,65 puntos porcentuales (frente a los 0,58 puntos porcentuales del trimestre anterior).

Baja la rentabilidad de los bancos

Por otro lado, la rentabilidad de los 112 mayores bancos de la zona del euro bajaron en el primer trimestre su rentabilidad sobre recursos propios (RoE) hasta el 5,98 %, en comparación con el 6,71 % de todo 2021 y el 7,21 % en el primer trimestre del año pasado.

El Banco Central Europeo (BCE), que supervisa directamente a esos bancos, informó este lunes de que esta caída se ha producido tras el aumento de los gastos administrativos y de depreciaciones y pese al aumento de los ingresos operativos. No obstante, el porcentaje de la rentabilidad sobre recursos propios varia mucho entre países.

Los bancos eslovenos tenían en el primer trimestre la rentabilidad sobre recursos propios más elevada, del 35,57 %, y los chipriotas la más baja, del 0,18%. La rentabilidad sobre recursos propios es el porcentaje que se obtiene al dividir el beneficio neto después de impuestos entre los fondos propios, que son el capital y las reservas, e indica la rentabilidad de un banco y su capacidad de remunerar a los accionistas con el capital que han invertido.

Los bancos españoles tienen un RoE del 11,08%, los franceses del 5,14%, los alemanes del 4,13%, los italianos del 5,79%, los holandeses del 5,64%, los portugueses del 9,04%, los irlandeses del 2,22% y los griegos del 21,25%. El RoE de los principales bancos estonios es del 8,22%, el de los letones del 13,14% y el de los lituanos del 13,70%.

Los 21 bancos alemanes que el BCE supervisa directamente tuvieron en el primer trimestre unos gastos administrativos y depreciaciones de 13.361 millones de euros, los 10 franceses de algo más de 29.351 millones de euros, los 13 italianos de casi 10.852 millones de euros, los 10 españoles de 11.473,5 millones de euros y los 7 holandeses de 6.824 millones de euros.

La cifra total de gastos administrativos y depreciaciones de los 112 bancos que el BCE supervisa directamente alcanzó en el primer trimestre casi 83.295 millones de euros y la de deterioros del valor de los activos y provisiones los 16.561 millones de euros. Asimismo, estos bancos tuvieron unos ingresos netos por intereses de 68.141,4 millones de euros, y por comisiones de 41.617 millones de euros.

El beneficio neto de los 112 bancos que supervisa el BCE fue en el primer trimestre de 24.191 millones de euros, de esta cantidad casi 2.639 millones de euros corresponden a los bancos alemanes, 1.261 millones de euros a los griegos, 6.230 millones de euros a los españoles, 6.916,6 millones de euros a los franceses, 2.814,7 millones de euros a los italianos y 1.925 millones de euros a los holandeses.

La tasa agregada de capital de máxima calidad sobre los activos ponderados por riesgo (CET1) de la zona del euro era en el primer trimestre del 14,98 % (15,57 % en el cuarto trimestre de 2021). La ratio de capital ordinario de nivel 1 (CET1) varía desde el 12,39 % de Grecia hasta el 26,44 % de Estonia.

Los 10 bancos españoles que el BCE supervisa directamente tienen un CET1 del 12,5%. El CET de los bancos franceses, alemanes, eslovenos e italianos es del 15 %. El capital de máxima calidad de los bancos holandeses, chipriotas, belgas, finlandeses, irlandeses, luxemburgueses, malteses, lituanos, letones y estonios supera el 15 %. La ratio de CET1 es una medida fundamental de la solvencia financiera de los bancos y cuanto más elevada es esta ratio, el banco tiene más garantías de solvencia.

Te puede interesar

Comentar ()