Economía

La banca replica al BCE que ya aplica los criterios de cautela en su negocio

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE.

EP

La cuenta atrás para la primera subida de tipos en la zona euro en once años ya ha comenzado. El próximo 21 de julio, el Banco Central Europeo elevará el precio del dinero en 25 puntos básicos. Una fecha marcada en el calendario porque comenzará la normalización de la política monetaria. Ante este escenario, Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, ha pedido al sector prudencia porque “no hay que cegarse con la subida de tipos a corto plazo, ya que hay otras implicaciones”.

Por su parte, los bancos se muestran de acuerdo en la importancia de esta prudencia, aunque fuentes del sector han apostillado que ya son prudentes en su negocio. Así, han matizado que la prudencia está presente en la gestión diaria y en la concesión de productos y servicios a los clientes, independientemente de la coyuntura económica.

El ‘country manager’ de BBVA en España, Peio Belausteguigoitia, señaló en su intervención en el curso de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Apie en Santander que comporte la declaración de Luis de Guindos: «Hay que ser prudentes, sobre todo por la incertidumbre ligada con la inflación». El country manager aseguró que por ahora el comportamiento de pagos está siendo bueno, en referencia a los créditos ICO. Y es que uno de los puntos negativos de la subida de tipos es que la morosidad puede aumentar.

Por su parte, el consejero delegado de ING España y Portugal, Ignacio Juliá, también se mostró de acuerdo con el vicepresidente y aseguró que no “hay que ser triunfalistas, sino prudentes”. Juliá explicó que la subida de tipos ya está descontada, pero “tenemos que estar muy atentos al entorno y muy despiertos y evolucionando en cómo gestionamos el banco día a día”.

De Guindos apuntó durante su intervención por videoconferencia que la subida de tipos a corto plazo es positiva para los bancos porque los márgenes mejorarán. “Si se centra en el corto plazo es muy positivo, pero es importante ver más allá”, apostilló y matizó que las entidades se van a encontrar con una desaceleración económica y dificultades por un aumento de la morosidad.

Moderación de los créditos

El consejero delegado de ING España y Portugal recordó que el sector lleva gestionando un entorno de tipos de interés cero y luego negativos desde 2008, lo que supone para ING que la mitad de balance no gane dinero o lo pierda. «Cuando empiezan a subir los tipos, esto es un viento a favor, nos ayuda”, aseguró.

Peio Belausteguigoitia explicó que no considera que la subida de tipos pueda generar un impacto brusco “porque venismos de tipos muy bajos”, aunque el presidente de BBVA sí que dijo el lunes durante la inauguración del curso que esperaban una moderación de la concesión de crédito. Una sensación que se extiende al resto del sector bancario que ven lógico que con una subida de tipos se frene y/o reduzca las opciones de concesión de crédito.

Gonzalo Gortázar, ceo de CaixaBank, señaló en la presentación del plan estratégico de la entidad que la demanda sí que se verá moderada, aunque matizó que solo parcialmente. “Nosotros seguimos estimando un impacto moderadamente favorable en términos del número de transacciones y la evolución del precio de la vivienda”, aseguró. Y a este medio optimismo se suman alguno más.

Como es el caso de Banco Sabadell. César González-Bueno, ceo de la entidad, aseguró en el curso de verano que la subida de tipos “traerá vientos de cola por la repreciación de muchos activos que estaban en negativo o en cero”, aunque reconoció algunos baches como una ralentización económica o el aumento de la morosidad. Sin embargo, insistió en que los resultados de los bancos van a mejorar y añadió que “los vientos de cola de la subida de tipo pesan más que los vientos de cara”.

Te puede interesar

Comentar ()