Economía

La misión imposible del BCE: contener la inflación con la deuda de los países del sur disparada

El organismo anunció una herramienta antifragmentación para controlar las primas de riesgo de España, Italia y Grecia

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, en una foto de archivo. Philipp Von Ditfurth / Dpa

El Banco Central Europeo ha anunciado que está acelerando la creación de un instrumento para controlar la deuda de los países del sur (España, Italia y Grecia). Además, ha comunicado, como ya lo había hecho anteriormente, la flexibilización de la reinversión del Programa de Compras de Emergencia (PEPP) creado para la pandemia con 1,7 billones de euros, es decir, invertir el dinero vencido de la deuda de Alemania y Francia a los países con la deuda más tensionada.

El organismo monetario no quiere que la estabilización de los precios en la zona euro con la subida de tipos pase factura a la deuda y cree así una fragmentación entre los países. Y así comienza la misión imposible de Christine Lagarde, presidenta del BCE, y su equipo: rebajar la inflación y contener la deuda, que ya se ha disparado, de los países periféricos. El comunicado, que se ha realizado tras una reunión de urgencia del Consejo de Gobierno, no ha sido el “whatever it takes” (“lo que sea necesario”) de Mario Draghi de hace una década con la crisis del euro, pero ha calmado a los mercados. Además, en el escueto comunicado no se detalla cómo va a ser esa herramienta.

La prima de riesgo de España cayó hasta los 124 puntos y el rendimiento de los bonos a 10 años se situó en el 2,88% (aún muy cerca del 3% que ha hecho saltar las alarmas). También calmó la prima de riesgo italiana que se situó en los 225 puntos y el rendimiento de sus bonos a 10 años se redujo hasta el 3,86% (por debajo del 4% preocupante).

La decisión del BCE tiene todo tipo de opiniones. El economista jefe de Tressis, Daniel Lacalle, asegura que el mandato que tiene el organismo es la estabilización de los precios, no que España e Italia “se financien barato”. Por ello considera que el BCE debe acelerar la subida de tipos este año. El economista apunta que lo que no puede hacer es “normalizar la política monetaria y no normalizarla a la vez”.

Los inversores han echado de menos más información sobre la herramienta, que todavía no se sabe cómo va a ser. Azad Zangana, economista y estratega europeo senior de Schroders, considera que la nueva herramienta política “es clave”, porque el endeudamiento elevado ha desencadenado crisis de deuda, “y el BCE intenta evitarlo”. Sin embargo, ve un problema, ya que el BCE no está compartiendo información sobre qué activos se mantienen exactamente, y como resultado, no hay ninguna indicación de qué cantidad del fondo estará disponible para que el BCE lo utilice a corto plazo. “El PEPP es demasiado limitado para ser una herramienta eficaz para detener la pérdida de confianza del mercado”, señala Zangana.

El comunicado no ha sido el “whatever it takes” de Mario Draghi, pero ha calmado a los mercados

Una afirmación con la que se muestra de acuerdo François Rimeu, estratega jefe de La Française AM, quien explica que el BCE debe explicar esas nuevas herramientas anticrisis, que duda mucho que sea un nuevo programa de Quantitative Easing (QE) dedicado a los países periféricos. Rimeu señala que la herramienta más plausible sería un nuevo plan similar al programa de Transacciones Monetarias Directas, pero con más flexibilidad y poca condicionalidad. “No se verán los resultados hasta que baje la inflación”, apunta el experto.

Gergely Majoros, miembro del comité de inversión de Carmignac, también ha echado en falta más detalles sobre la nueva herramienta y asegura que la única información disponible es la flexibilidad en la reinversión del PEPP, pero “esto no aborda el problema de la fragmentación con suficiente eficacia”. Majoros considera que la política monetaria más agresiva del BCE continuará presionando a los países más frágiles de la zona euro.

Por su parte, Andrew Mulliner, director de estrategias agregadas globales en Janus Henderson, explica que con este comunicado se pone de manifiesto la paradoja a la que se enfrenta el BCE, “al fijar un tipo de interés político único para adaptarse a un grupo de países bastante heterogéneos”. Mulliner considera que hay que poner en práctica con relativa rapidez la herramienta antifragmentación, que según asegura “es mucho menos adecuada para una política más estricta que para una política más relajada”, así que asegura que el mercado pondrá a prueba al organismo más adelante.

Finalmente Víctor Alvargonzález, director de estrategia y socio fundador de la firma de asesoramiento independiente Nextep Finance, considera que el comunicado de este miércoles se ha hecho para evitar que las primas se salgan de control, como un aviso tranquilizador al mercado. “Básicamente están enseñando los dientes a los inversores que apuestan por que se disparen las primas de riesgo”, apunta Alvargonzález.

Te puede interesar

Comentar ()