Economía

El BCE subirá los tipos 25 puntos básicos en julio

El organismo ha anunciado más subidas para septiembre y el fin de las compras de deuda en julio

El vicepresidente y la presidenta del BCE, Luis de Guindos y Christine Lagarde.

El vicepresidente y la presidenta del BCE, Luis de Guindos y Christine Lagarde. efe

El Banco Central Europeo ha anunciado este jueves que en la reunión del mes de julio subirá los tipos 25 puntos básicos (0,25%) para controlar la inflación, tal y como ya venían anunciado alguno de los miembros del consejo. En este encuentro, el organismo europeo ha decidido mantener sin cambios el tipo de interés. De cara al futuro, el Consejo de Gobierno espera volver a subir los tipos en septiembre, aunque no han detallado de cuánto será la subida, pero no descartan que si la inflación empeora «será apropiado un incremento mayor».

Más allá de septiembre, en base a su evaluación actual, el Consejo de Gobierno anticipa que será apropiado «un camino gradual pero sostenido de aumentos adicionales en los tipos de interés». Estas subidas se producen en línea con el compromiso del Consejo de Gobierno de conseguir su objetivo a medio plazo de la inflación al 2%, actualmente se encuentra en el 8,1%, según los datos de mayo. Asimismo, el organismo asegura que la normalización de la política monetaria dependerá de cómo se vaya comportando la economía europea.

La subida de los tipos del mes de julio se producirá después de que haya finalizado el programa de compra de activos (APP por sus siglas en inglés), que el Consejo de Gobierno del BCE ha anunciado que acabará el 1 de julio de 2022. No obstante, han anunciado que «tienen la intención de continuar reinvirtiendo, en su totalidad, los pagos de capital de los valores que vencen adquiridos bajo el APP durante un período prolongado de tiempo, incluso después de la fecha en la que empiecen a subir los tipos».

Mayor inflación y menor PIB, actualización de las previsiones

En este encuentro, el BCE también ha revisado sus previsiones económicas para la zona euro. Según apuntan sus proyecciones «la inflación permanecerá indeseablemente elevada durante algún tiempo», pero esperan que la normalización de la política monetaria, la moderación de los costes de la energía y la relajación de las interrupciones del suministro «conduzcan a una disminución de la inflación».

Las nuevas proyecciones prevén una inflación anual del 6,8% en 2022, la previsión anterior era del 5,1%. En 2023, esperan que la inflación se reduzca al 3,5% (2,1% en la previsión anterior) y al 2,1% en 2024. Se proyecta que la inflación, excluyendo energía y alimentos, promedie 3,3% en 2022, 2,8% en 2023 y 2,3% en 2024, también por encima de las proyecciones de marzo.

Por lo que respecta al PIB, el BCE ha señalado que «la agresión injustificada de Rusia hacia Ucrania continúa pesando sobre la economía en Europa y más allá» porque está interrumpiendo el comercio, provocando escasez de materiales y contribuyendo al aumento de los precios de la energía y las materias primas. Sin embargo, «las condiciones están dadas para que la economía continúe creciendo debido a la reapertura en curso de la economía, un mercado laboral sólido, apoyo fiscal y ahorros acumulados durante la pandemia».

Por ello, añaden que una vez que los vientos en contra actuales disminuyan, se espera que la actividad económica se recupere nuevamente. Esta perspectiva se refleja ampliamente en las proyecciones de los expertos del Eurosistema, que prevén un crecimiento anual del PIB real del 2,8% en 2022 (la previsión anterior era del 3,7%), 2,1% en 2023 (del 2,8%) y 2,1% también en 2024.

Te puede interesar

Comentar ()