Economía

Calviño se queda sola en las previsiones económicas de los dos próximos años

Todos los organismos internacionales han retocado a la baja el crecimiento para 2022 y 2023

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. Eduardo Parra / Europa Press

Calviño considera que España se encuentra “en un escenario complejo marcado por la incertidumbre”, pero que no es necesario retocar el cuadro macroeconómico para este año. El Gobierno decidió adelantar sus previsiones en julio y no así en octubre, que era la fecha marcada por el Ministerio de Asuntos Económicos para actualizar de nuevo sus números.

Pero a pesar del contexto inflacionista, de subida de tipos y del temor de un parón en el consumo de los hogares, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se mantiene en sus trece y ha evitado pasar la tijera en el crecimiento para este año. Con todo, Nadia Calviño prevé que el PIB aumente un 4,3% en 2022 y un 2,7% para 2023.

Respecto a la deuda española, el Gobierno tampoco ha querido moverse de sus parámetros ya estudiados anteriormente y prevé que para finales de año se sitúe en el 115,2% y en el 112,4% para final de año. Lo mismo ocurre con el déficit, que prevé que caiga al 5% en diciembre de 2022 y se reduzca al 3,9% en el próximo ejercicio.

La titular de la cartera económica admite que “la situación ha cambiado” debido a las “tensiones geopolíticas, las decisiones de los bancos centrales y el encarecimiento de los precios de la energía”, si bien no es motivo suficiente para retocar los datos. La postura del Ejecutivo contrasta con la del resto de organismos e instituciones nacionales e internacionales que han modificado sus previsiones respecto a las que dieron a principios de año.

Es el caso, por ejemplo, del FMI, que presentó este martes sus nuevas proyecciones. En concreto, el organismo pasó la tijera en el PIB y dice que España crecerá un 4%, un 0,8% menos de lo que dijo en abril. La AIReF también rebajó tres décimas sus perspectivas hace dos semanas, dejando la subida del producto interior bruto en el 4,2%. Para el 2023, el Fondo Monetario ha dado un serio aviso y ha dejado el aumento del producto interior bruto en un 2%, siete décimas de lo anteriormente calculado.

El Banco de España publicó también su actualización de los datos macroeconómicos y si en abril esperaba que el PIB avanzara un 4,5%, recientemente recortó cuatro décimas sus cifras hasta el 4,1%.

Mapfre Economics, el servicio de estudios de Mapfre, hizo lo propio y rebajó en una décima su previsión de crecimiento del PIB español para este año, hasta el 4,1%, y en seis décimas la de 2023, hasta el 2,4%, bajo su escenario base.

Funcas también elaboró una nueva revisión del crecimiento económico español y el consenso reunido por la Fundación de las Cajas de Ahorro bajó una décima el crecimiento esperado del producto interior bruto (PIB) español para este año, hasta el 4,2%.

“Si bien los indicadores disponibles del segundo trimestre avanzan una aceleración del crecimiento, impulsado por los servicios, al final del año se frenará por el fuerte ascenso de la inflación y las incertidumbres derivadas de la guerra de Ucrania y su impacto en los mercados energéticos, factores que también aumentan la preocupación por las perspectivas económicas globales”, explicaba el documento recientemente publicado.

La más optimista de todas

Con los analistas reorganizando sus cifras y revisándolas a la baja, la del Gobierno de Pedro Sánchez es la más optimista de todas. Como se mencionaba anteriormente, el equipo de Nadia Calviño cree que la economía española crecerá un 4,3% mientras que el resto de las anteriormente citadas ni siquiera iguala el porcentaje del Ejecutivo.

Así, la AiREF y Panel de Funcas son las que más se acercan y superan el crecimiento del 4%. No obstante, otros analistas han puesto por debajo de esa barrera. Es el caso de Société Générale, que asegura que España no rebasará el 3,5%. Moody’s, la agencia de calificación norteamericana, igualan la apuesta de la entidad bancaria y estiman que la economía española crecerá este año un 3,5%. Los expertos de Repsol son los siguientes y limitan el crecimiento este año en un 3,7%, tres décimas menos que su anterior previsión y seis décimas menos de lo que prevé el Gobierno.

Nadia Calviño, en este sentido, recordó que todas las estimaciones de los analistas de los principales organismos nacionales e internacionales “están alineadas con las cifras que maneja el Gobierno para el final de año”.

Te puede interesar

Comentar ()