Economía | Empresas

Rubiales se queda solo con los derechos de 'su' fútbol y las operadoras rechazan sus pretensiones

Tras la cancelación de los partidos en Footters, la RFEF puso en marcha una subasta para emitir las categorías más humildes

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales durante la presentación del acuerdo con Huobi Group

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales durante la presentación del acuerdo con Huobi Group EFE

Las grandes operadoras y buena parte de las plataformas digitales especializadas en contenido deportivo esquivan las condiciones que ha lanzado al mercado el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, por su “elevado coste económico”.

Así lo confirman diversas fuentes del sector audiovisual consultadas por este periódico, una vez que han pasado ya más de dos semanas desde que se hicieran públicos los pliegos para acceder a los permisos para poder emitir los choques de 1ª RFEF, o lo que antiguamente era la Segunda B.

El organismo deportivo indicó qué se abría “nuevo proceso de recepción de ofertas para la comercialización de los derechos audiovisuales de la Primera Federación mediante un tender que se presentará en el mercado en los próximos días”. Es decir para la adjudicación de los derechos audiovisuales de la categoría.

Dicho concurso se oferta para las tres próximas campañas, por lo que estará vigente hasta la temporada 2024/2025. No obstante, Rubiales podría haberlo ampliado a cinco temporadas, pero el presidente prefirió hacerlo de esa manera.

Según narran fuentes conocedoras, Vodafone estuvo interesada en poder emitir los partidos del fútbol más modesto de nuestro país, pero que, finalmente la compañía británica ha declinado acudir al mercado por las altas pretensiones de la RFEF. Fuentes de la compañía confirman a este periódico que la operadora no acudirá al mercado ni hará oferta.

15 millones de euros

La Federación prevé sacar unos 15 millones de euros, “una cantidad importantísima para la viabilidad de los clubes de esta categoría”, tal y como afirma el propio organismo del fútbol español y escuchará ofertas hasta el próximo 9 de agosto. Después, el equipo de Rubiales valorará en 10 días hábiles las diferentes propuestas.

Según apuntan las fuentes consultadas, “los requisitos mínimos son muy costosos” y los retornos “no cubrirán todas las exigencias que interpone la RFEF”. En concreto, Rubiales quiere que se emitan los choques con la mayor calidad posible y obliga a llevar un mínimo de cuatro cámaras por estadio. Además, los dos choques con mayor relevancia, deberán contar con seis cámaras.

Las mismas voces también critican los horarios de la RFEF que ha diseñado para la competición. La tercera división más importante contará con franjas entre las 11:00 y las 23:30; además, posibilidad de jornadas intersemanales los martes, miércoles y jueves con un horario entre las 19:00 y las 23:00. “Rubiales quiere poner partidos que van a coincidir con LaLiga o la Champions League y eso puede hacer mucho daño en los datos de audiencia”, remarcan.

Además, la RFEF puso coto a la exclusividad y permitirá que un club que juegue como local pueda emitir los partidos a través de sus canales privados. “Hay muchos equipos que pueden dar mucho juego, como es el caso del Deportivo, que atrae a muchos televidentes, pero si luego, la propia entidad quiere emitir en directo y de manera gratuita, los abonados caerán porque podrán verlo sin necesidad de optar por la modalidad de pago por visión”, zanjan.

Adiós a Footters

Días antes de que se lanzara el nuevo paquete audiovisual, la RFEF rompió relaciones con Fuchs Sports, una vez que ésta rompiera el acuerdo con Footters “de forma unilateral e injustificada”, según dijo la OTT.

“Todo esto viene en el marco de una compañía de Luxemburgo, que no tiene presencia en España, que no la tenía. Tenía interés de entrar en el mercado español, se ha aprovechado y ha utilizado a Footters para entrar en el mercado. No solo para entrar, también para borrarnos y echarnos del mercado como están haciendo ahora”, dijo la empresa en un comunicado.

Footters tenía acuerdos con 17 de los 40 clubes de esta división, pero la RFEF decidió comercializarlos de manera conjunta. Funchs se puso en contacto con la OTT para poder agruparlos en un paquete.

Footters accedió a la petición con condiciones de emisión de una recompra de partidos y el compromiso de que Fuchs adquiriera la plataforma en un período determinado de tiempo, algo que jamás sucedió.

Llegaron varias ofertas a la RFEF y el organismo escogió la de Fuchs, una empresa que carecía de un organigrama en España. Footters comenzó a emitir la competición hasta que la compañía luxemburguesa cancelara el acuerdo en enero argumentando que la OTT española le debía un millón de euros.

Con todo, el acuerdo se canceló y el fútbol modesto quedó huérfano de televisión por lo que Rubiales no tuvo otra opción que romper unilateralmente el acuerdo contraído entre ambas partes. Ahora, el presidente de la Federación espera que reciba ofertas acorde a sus exigencias, algo que, de momento, no está ocurriendo.

Te puede interesar

Comentar ()