Economía

Más marca blanca y más productos con descuento: guerra a la inflación en el súper

Imagen del interior de un supermercado de El Corte Inglés.

Imagen del interior de un supermercado de El Corte Inglés. ECI

Ir al supermercado se ha convertido en una aventura de riesgo para los bolsillos de muchos consumidores españoles. El gasto en la cesta de la compra no para de subir ante la actual coyuntura de inflación. Y los patrones del consumidor comienzan a experimentar cambios propios de los tiempos de crisis.

En julio nos gastamos un 11% más que en el mismo mes de 2021, según los últimos datos publicados por NielsenIQ. Con una subida en el volumen de venta del 1,8%, el alza del precio medio se sitúa en el 9,8%. La alimentación y las bebidas fueron los segmentos donde más creció el gasto. Y para hacer frente a la escalada de precios, el peso de las marcas blancas en las compras no para de subir.

A nivel global, en mes de julio alcanzaron un 40,6% de cuota de mercado. Pero si nos fijamos en alimentación, está ya en el 48,8%. Mientras la demanda de las primeras sube un 2,7%, las segundas aumentan un 0,9%. El balance es una subida del 13,8% en el precio de las marcas blancas y de un 7,6% en las de fabricante. Algunas categorías como los aceites y otras familias de productos con peso en la cesta de la compra son los que experimentan mayores subidas en la demanda. Desde el aceite de oliva o el de girasol, hasta el papel higiénico, el yogurt natural y el salmón.

Aunque el aumento en las compras de productos de marca de distribuidor no es la única estrategia de los consumidores para capear el temporal inflacionista. "El impacto de la inflación es generalizado pero no impacta a todos los hogares por igual, por lo que no todos los tipos de hogares realizan los mismos ajustes", explica a El Independiente la responsable de analítica de la consultora NielsenIQ, Ángeles Zabaleta.

Aunque en España el sector refleja hasta ahora una cierta "estabilidad promocional" y el número de descuentos se mantiene en línea con el año anterior, "hemos visto que aumenta la sensibilidad y reactividad de los consumidores ante los descuentos promocionales", subraya.

"Hay algunas tipologías de hogar que compran más productos en promoción y no hacen trasvase de marca, sino que intentan comprarlas cuando están con algún tipo de descuento", abunda. Entre las categorías que más aumentan en este sentido están los frutos Secos, los helados, los snacks, el pan envasado o las fragancias.

Compramos menos en cada visita al súper

Otro de las estrategias fundamentales es tratar de controlar el coste medio de la cesta. "Lo hemos visto en crisis anteriores. Lo que se hace es ir más veces a la tienda y comprar menos productos en cada visita", explica. En lugar de hacer compras más grandes, las hacen más pequeñas a pesar de tener que ir más veces.

La distribución, por su parte, no parece estar moviendo ficha. El discurso oficial de las grandes patronales es que las cadenas de supermercados e hipermercados llevan tiempo haciendo un ejercicio de contención de precios en relación con la subida de los costes que soportan. Pero lo cierto es que en casi todas las categorías de productos, el consumidor nota que cada vez puede comprar menos cantidad con el mismo dinero que antes.

En países como Francia, el gigante Carrefour ha decidido bloquear durante 100 días el precio de 100 productos básicos para protegerlos de la inflación. Fuentes de la compañía en España declinan responder si tomarán esta u otro tipo de medidas similares en los centros de nuestro país. Hace apenas dos días, el consejero delegado del grupo a nivel mundial, Alexandre Bompard, ponía de manifiesto cómo los consumidores están cambiando ya su forma de comprar ante el actual escenario.

"Ahora eliges en favor de los precios más baratos. No voy a comprar vacuno, voy a comprar el cerdo más barato; no voy a comprar pescado; no voy a comprar alimentos orgánicos. (...) Este fenómeno está aquí y es profundo, y está ganando terreno en las últimas semanas", alertó.

Al margen del tema de precios, desde NielsenIQ también explican que otro de los movimientos habituales es que la innovación en los productos se adapte rápidamente a las nuevas necesidades de los consumidores. En la anterior crisis, por ejemplo, salieron al mercado algunas gamas más básicas.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar