Economía | Empresas

El ‘drama’ de Iberdrola en España: la mayor cifra de clientes no cubre los costes y la presión fiscal

Sánchez Galán asegura que batallará en los tribunales el impuestazo a las energéticas

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. EP

Iberdrola viene repitiendo una y otra vez desde hace varios trimestres que su mercado en España es tremendamente débil. Y a la compañía no le hace falta razón.

La eléctrica más importante de nuestro país obtuvo unos magníficos resultados empresariales pertenecientes a los primeros nueve meses de 2022. Iberdrola consiguió elevar su beneficio neto hasta los 3.100 millones de euros. Pero gran parte de las ganancias se deben a sus negocios en Reino Unido o Estados Unidos. España, en el que en teoría debería mostrar solidez trimestre a trimestre, ha vuelto a ser el gran lunar y ha recortado su beneficio en un 14% en lo que llevamos de año debido a los “efectos adversos” a los que está expuesta la compañía.

Ignacio Sánchez Galán, durante la conferencia de los analistas, explicó las razones por las que el negocio en España no termina de arrancar. Y eso que el número de clientes durante los tres primeros trimestres de 2022 ha crecido. El presidente de la eléctrica incidió en que las medidas fiscales en nuestro país no son ventajosas, lo que está haciendo que los beneficios sean menores.

Y eso que a Iberdrola se le podría oscurecer el panorama, una vez que el Gobierno prepara otro nuevo gravamen en base a los ingresos generados durante los próximos años. No obstante, Bruselas ha aconsejado al Ministerio de Hacienda que se recauden a través de los beneficios. Pero, Sánchez Galán ya ha asegurado que batallará en los Tribunales para que esto no suceda.

Iberdrola hará lo que “ha hecho en el pasado siempre, defender los intereses de los accionistas y acudir a los tribunales», a juicio del presidente de la compañía. El directivo consideró que el impuesto, tal y como está planteado por el Gobierno español, «va contra las directivas europeas, que dicen claramente que es un impuesto que tiene que ver con los beneficios extra, y no es el caso que se da en España». «No habla sobre ingresos, sino sobre beneficios extra», añadió.

Además de la presión fiscal, Iberdrola ha tenido que hacer frente a un mayor volúmen de costes asociados a la crisis energética y a la sequía. La empresa eléctrica tenía comprometida con sus clientes una cifra de energía mayor de la que ha podido generar. La generación de energía hidráulica ha caído en picado hasta un 47% por la falta de lluvias y la eólica también ha sufrido un retroceso del 2% por lo que la compañía tuvo que acudir al mercado mayorista para adquirir la electricidad acordada. Con los precios en pool disparados, la energética ha tenido que pagar más por la electricidad que ya contaba.

En este sentido, Iberdrola tiene 90 % de la producción en España vendida para 2023, el 70% para 2024 y el 50 % para 2025 y limitada exposición al gas en Europa, (con tan solo el 14 % de la producción total europea producida con ciclos combinados).

La empresa también ha tenido que hacer frente a una medida regulatoria en el área de redes y la accesibilidad. Esto ha repercutido en el negocio de España por valor de 203 millones de euros en el último trimestre.

Más clientes

La gran noticia para Iberdrola es el aumento en su área de comercialización. Por ejemplo, a cierre del tercer trimestre de 2022, el negocio de redes en España cuenta con 11,3 millones de puntos de suministro, mientras que la energía distribuida ha alcanzado los 68.462 GWh, en línea con el año anterior.

Estas cifras se solapan con el número de contratos que tiene en su cartera Iberdrola, que sigue aumentando en plena incertidumbre en el coste del recibo energético mes a mes. En los nueve meses de 2022, Iberdrola ha conseguido aumentar su cuota de mercado un 9%, con 10,8 millones en electricidad y 1,3 millones en gas. El crecimiento en contratos de smart solutions no deja de crecer y ya posee casi 10 millones de acuerdos.

Otra de las grandes victorias para Galán es la del porcentaje de los clientes que están en el mercado libre, que suponen un 87% del total. Cabe recordar que el presidente de Iberdrola tildó de “tontos” a aquellos usuarios que seguían en la que se rige por los precios del mercado mayorista.

Toda esta inestabilidad ha empujado a Iberdrola a reducir su Ebitda casi un 10% en la región de España. A su vez, el margen bruto cae un 14,5% hasta 1.271,8 M Eur debido a un extraordinario relacionado con una decisión judicial sobre determinados activos (-206 millones de euros).

Te puede interesar

Comentar ()