Economía | Empresas

Paro de transportistas: las exigencias que amenazan el inicio de la campaña navideña

Los organizadores convocan una marcha en Madrid este lunes a las 10 am. para forzar un incremento de los inspectores que garanticen el cumplimiento de las normativas aprobadas a raíz de las anteriores protestas

Camiones en Ciudad Real durante el paro de transportistas.

Camiones en Ciudad Real durante el paro de transportistas. EFE/Jesús Monroy

La campaña del black-friday y la navidad se ven de nuevo amenazadas por la convocatoria de paros en el sector del transporte de mercancías por carretera. En la mente están todavía los problemas de suministro generados durante 20 días en el mes de marzo.

La encargada de convocar las protestas a partir del lunes es la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera, que aglutina en su mayoría a autónomos y pequeñas empresas de camiones y no tiene representación en los órganos oficiales de interlocución con el Gobierno, el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC).

¿Con qué apoyos cuenta?

Los convocantes de los paros, presididos por el empresario albaceteño Manuel Hernández, reivindican mayores medios por parte de la Administración para hacer cumplir las normativas aprobadas tras el anterior período de movilizaciones, que provocaron problemas de suministros.

Pero a diferencia de marzo, la Plataforma está ahora sola en sus reivindicaciones y ninguna otra organización del sector se ha sumado a las protestas. Ni la Confederación Española del Transporte de Mercancías (CETM), ni Fenadismer o la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic).

Las medidas aprobadas

Estas organizaciones recalcan que el paro no conducirá «a nada» y recuerdan que en los meses de diciembre y marzo pasados, el CNTC suscribió «dos acuerdos históricos con el Gobierno», que han supuesto la entrada en vigor de dos reales decretos «que constituyen hitos normativos importantísimos para el sector». Por un lado, la prohibición de la participación del conductor en las labores de carga y descarga, la indexación del precio del combustible, la reducción de tiempos de espera o la prohibición de trabajar por debajo de costes.

«Estas normas han permitido introducir un factor de equilibrio en las relaciones mercantiles con los cargadores, hasta la fecha desconocidos, y que tienen ya un amplio nivel de aplicación», dicen desde el CNTC. También recalcan haber conseguido importantes ayudas que se está trabajando en prolongar, como el descuento de 20 céntimos por litro de combustible y las ayudas de 1.250 euros por cada vehículo pesado y 500 euros por ligero, recibida por duplicado.

En este sentido, desde el CNTC acusan a la Plataforma organizadora de las protestas de pretender «ocultar» que su única fuerza negociadora «es el nivel de coacción que le permitan ejercer respecto de las empresas y profesionales que, mayoritariamente, desean trabajar». También se han pronunciado en contra las organizaciones empresariales CEOE, ATA y Cepyme, quienes consideran que el paro «agravará la difícil situación económica» que ya atraviesan las compañías «y la población en general». 

Las reclamaciones: más inspectores para cumplir la ley

Pero la Plataforma reclama que el número de inspectores se incremente, tanto por parte del Ministerio como de las Comunidades Autónomas. Asimismo, piden un plan de inspección formal firmado, con unas fechas específicas, donde se tenga la garantía de que se va a trabajar para hacer cumplir la ley.

El propio Ministerio les trasladó este jueves que «la inspección ya está actuando para garantizar el cumplimiento de la ley» que garantiza que los transportistas no trabajen a pérdidas y que, «en las próximas semanas, se aprobará un plan de inspección 2023 para reforzar las actuaciones».

Los transportistas también piden que se quite de la ley la excepción de los contratos continuados. Aunque está prohibido que el precio que se le abona al transportista no cubra el coste real de explotación, si el movimiento de la carga se realiza bajo un contrato continuado, no se puede sancionar al cargador que pague por debajo.

Manifestación el lunes en Madrid

Por lo pronto, la Plataforma en Defensa del Transporte ha convocado una manifestación que tendrá lugar este lunes a las 10.00 horas en la céntrica plaza madrileña de Atocha durante el primer día del paro nacional indefinido. «Tenemos que alzar la voz y que sientan que la situación de los transportistas la tienen que terminar de arreglar, nos jugamos que finalmente se trabaje para siempre en condiciones, o que como ya está pasando volvamos al charco de toda la vida», reza la convocatoria.

Reunión con el Ministerio

La convocatoria de la marcha llegó un día después de que el Gobierno intentase acercar posturas sin ningún éxito. El pasado jueves, técnicos de la Dirección General de Transporte Terrestre se reunieron con los representantes de la Plataforma. Desde el Departamento que dirige Raquel Sánchez les explicaron que cualquier incumplimiento detectado debe denunciarse de forma oficial identificando al infractor y la infracción concreta cometida y facilitando la información necesaria para que la inspección pueda actuar con la mayor celeridad y eficacia.

Además, les trasladaron que existe un buzón de denuncias anónimas donde se puede facilitar sin ese carácter oficial información sobre incumplimientos y que la inspección también tiene en cuenta para la planificación de las inspecciones.

En este sentido, desde el Ejecutivo instan a la Plataforma a «recapacitar y desconvocar un paro que no beneficia a nadie, ni dentro ni fuera del sector, y que ha sido rechazado de forma unánime por la inmensa mayoría del sector del transporte y la logística, por la distribución, por la industria de la cadena agroalimentaria, así como por los representantes mayoritarios de patronal, sindicatos y asociaciones de autónomos».

Peligra un 25% del negocio anual

«El periodo formado por las campañas de Black Friday y Navidad supone cerca de un 25% del negocio anual para los profesionales del transporte de mercancías por carretera. Por ello, un cese de actividad en estas fechas representaría una pérdida importante de ingresos que podría poner en riesgo la viabilidad económica de muchos transportistas autónomos», concluyen desde la plataforma digital Ontruck.

Te puede interesar

Comentar ()