Economía | Empresas

La inflación y las hipotecas fuerzan al alquiler a potenciales compradores de vivienda

La subida de tipos y la merma de los ahorros de los hogares traslada la demanda sobre todo en grandes capitales, donde la oferta es cara y escasa

Cartel de casa en alquiler

Cartel de casa en alquiler

La tensión en el mercado del alquiler está lejos de acabar. La inflación y el encarecimiento de las hipotecas empujará a potenciales compradores de vivienda al mercado locativo. Y en aquellos mercados donde hay una demanda creciente y una escasa oferta, los precios seguirán al alza.

«Las dificultades en las que se encuentran muchas familias que tenían previsto comprarse una vivienda este año o el que viene, se van a retirar del mercado de la compra y probablemente irán al mercado del alquiler», dice el director de Estudios del portal inmobiliario pisos.com.

Por un lado, los potenciales compradores pueden decantarse por demorar la operación. Pero aquellos que no tienen vivienda en propiedad y quieren comprar un piso para dejar el alquiler o emanciparse, se ven en serias complicaciones ante la actual coyuntura.

Por un lado, la inflación provoca que el ahorro acumulado durante la pandemia vaya desapareciendo. Y, por otro, deben hacer frente al aumento del coste hipotecario. «Esto hace que una parte de esa demanda vaya a la demanda de alquiler», añade el experto.

Y esto no hace sino tensionar un mercado que adolece de oferta suficiente, sobre todo en las grandes capitales. Se trata de «una demanda especialmente descompensada en relación a la oferta que se encuentra disponible en capitales como Madrid y Barcelona. Tenemos mercados con una oferta que no tiene la capacidad de dar respuesta a una demanda creciente», subraya.

Por un lado, por el proceso de concentración poblacional en torno a estos grandes núcleos. Y, por otro, por la recuperación de los inquilinos extranjeros tras la crisis sanitaria. «Y a ellos se suman aquellos que no pueden permitirse comprar un piso, que son un perfil que irá en aumento», sentencia.

La consecuencia no es otra que una evolución de precios al alza y, por consiguiente, un problema para los hogares de menor renta o edad. «En mercados de grandes capitales donde el alquiler debe ser una alternativa a la compra, nos estamos encontrando grandes dificultades de acceso a la vivienda«, explica Font. «El gran reto que tiene el sector inmobiliario a día de hoy es el acceso a la vivienda por parte de las generaciones más jóvenes», concluye.

Subida de precios

Desde el portal inmobiliario recuerdan que durante 2020 y 2021, el mercado del alquiler registró subidas de precios muy moderadas. Para este 2022, calculan que el ejercicio cerrará con una subida próxima al 3,4%.

«En 2023, seguiríamos en esa moderación con un aumento inferior al de estos años, pero aún en cifras positivas», señala. Aunque las previsiones se hacen siempre con la incógnita de la aplicación de la nueva ley de Vivienda que aún debe tramitarse en el Congreso, y si se aplica una limitación de precios que podría retraer la oferta.

Font reconoce que el alquiler es un mercado «extremadamente heterogéneo» y advierte de que mientras algunas capitales están perdiendo valor, otras «están creciendo por encima del 15% y acercándose, en algún caso, al 20%». Y cita expresamente a Madrid, Barcelona, Palma, Málaga, Valencia e, incluso, Alicante.

Por su parte, el portal inmobiliario calcula que el precio de la vivienda moderará su crecimiento el próximo año al 1% de media y las compraventas caerá un 11 %, hasta las 551.749 operaciones. Para este 2022, el precio cerrará con una subida del 4,5%, frente al 6,4% del año pasado.

Te puede interesar

Comentar ()