Economía

Ibercaja capta casi 5.000 empresas nuevas hasta octubre

Sucursal de IberCaja.

Sucursal de IberCaja. ENRIQUE FALCÓN

Ibercaja ha captado 4.654 empresas nuevas hasta octubre, lo que supone un 20% más que en 2021. De esta manera, la inversión crediticia también ha registrado un aumento en 610 millones de euros entre enero y octubre, una cifra que podría rozar los 750 millones de euros a cierre del ejercicio. Con ello, el saldo del crédito normal en Empresas de Ibercaja alcanza los 8.600 millones de euros, lo que supone el 26% del crédito bruto total, subiendo del 20% que suponía en 2021.

Ibercaja ha destacado que en los últimos meses ha aumentado la financiación del circulante, de tal manera que se ha alcanzado un nuevo récord. En total, 8.000 millones de euros se han destinado a financiar la gestión de cobros y pagos de las empresas hasta octubre, un 28% más con respecto al mismo periodo de 2021, y con la previsión de alcanzar los 10.000 millones a cierre de 2022. Esto se debe tanto al dinamismo comercial como al incremento de precios que se están registrado en el mercado ante la elevada inflación, según ha explicado la directora de Desarrollo de Negocio de Empresas de Ibercaja, Cristina Mateo.

La nueva formalización de préstamos y créditos a empresas no inmobiliarias en la entidad ha registrado un crecimiento del 9,6% anual, alcanzando los 2.072 millones de euros hasta el 31 de octubre de 2022. Al respecto, Mateo ha señalado que actualmente se están retrasando las peticiones de financiación para inversiones, en detrimento de la financiación a corto plazo.

Teresa Fernández, directora de Banca Empresas de Ibercaja, ha valorado la captación de nuevo crédito y ha señalado que con estos números están dentro de lo marcado en el desafío 2023. Fernández ha explicado que la situación actual es incierta por la incertidumbre geopolítica, las decisiones monetarias de los bancos centrales y la inflación tan alta que se está registrando.

A pesar de esta situación, desde Ibercaja Empresas no prevén recesión económica, aunque sí que algo de recesión. No obstante, dan un crecimiento de España para este año del 4%. La clave, tal y como han recalcado, es que se mantenga el empleo. Asimismo, Cristina Mateo ha puesto en relieve que la tasa de morosidad de este segmento está en un porcentaje bajo, en el 3%, que es un mínimo en la entidad.

No obstante, reconoce que en el próximo año se aumentará esa tasa, pero ha insistido en que “no creemos que sea preocupante”. Teresa Fernández ha añadido en este aspecto que es algo que “nos ocupa, pero no nos preocupa”, ya que ha explicado que hay fórmulas y mecanismos para poder afrontar una situación difícil. «Los próximos años van a ser difíciles, pero esperamos que remonte pronto. La inflación ha dado signos de haber tocado techo y empieza a bajar», ha añadido la directora de Banca de Empresas de Ibercaja. «No creemos que se traduzca en una gran pérdida de empleo y esto va a favorecer que el retroceso de la economía sea limitado», ha añadido.

Tanto Fernández como Mateo han explicado que la inversión mantiene una «atonía» que no se ha despertado desde la pandemia. En concreto, ha explicado que en la salida de la pandemia, el consumo comenzó una recuperación a un mayor ritmo que la oferta, lo que provocó cuellos de botella que ya provocaron las primeras subidas de precios.

Posteriormente, en febrero, la guerra de Ucrania contribuyó a mantener la elevada inflación, impactando en los precios energéticos, lo que ha provocado una inflación elevada más persistente y mayor incertidumbre geopolítica, lo que «no gusta a nadie», ha expresado Fernández.

En cuanto a los depósitos para empresas, Fernández ha indicado que Ibercaja todavía no está apostando por estos productos, a pesar de la subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE), sino por fondos de inversión específicos para este segmento, que ofrecen «buena rentabilidad», tanto para renta variable como fija. Sin embargo, sí que ha explicado que la entidad ha dejado de cobrar el pasivo a las empresas, por esta nueva política.

Por otro lado, las directivas de la entidad también se han referido a los neobancos que están entrando en el ámbito de las empresas. En este aspecto, Ibercaja no se muestra preocupada porque están cubriendo unos negocios que hasta ahora no lo estaban cubriendo nadie.

“Hay nuevos actores, pero el mundo bancario está muy regulado y es difícil cumplir todos los niveles regulatorios para poder competir con la banca tradicional”, ha señalado Cristina Mateo, quien ha añadido que no les está afectado de “manera relevante”.

Te puede interesar

Comentar ()