Economía

El Gobierno llegará al año electoral con una subida del 40% en el salario mínimo desde la moción de censura

Pedro Sánchez habrá incrementado el SMI más que ningún otro presidente en la historia reciente de España y solo por detrás de Felipe González, que lo aumentó de los 170 a los 390 euros (+129%)

Una limpiadora desinfecta la entrada de la parroquia de Santiago Apóstol, en Málaga. Álex Zea / Europa Press

Una vez termine esta legislatura, el Gobierno de Pedro Sánchez habrá subido el salario mínimo interprofesional (SMI) al menos un 40% desde que está en el poder. Desde los 735 euros mensuales en los que lo dejó Mariano Rajoy hasta los, por lo menos, 1.050 euros a los que se espera que llegue en enero.

Actualmente, el salario mínimo obligatorio en España es de 1.000 euros al mes en 14 pagas, tras la actualización del pasado enero de 2022, pero ahora el Gobierno está estudiando cuánto más incrementarlo el próximo mes. El grupo de expertos al que el Ministerio de Trabajo encomendó analizar el movimiento ha recomendado que llegue a los 1.046 euros, como mínimo, y hasta los 1.082 euros mensuales como máximo en 2023, según ha filtrado La Vanguardia.

Si solo se incrementa hasta los 1.046, la diferencia con el SMI de Rajoy será de un 42%, mientras que si se eleva hasta los 1.082 el alza será de un 47% en cuatro años. El dato toma especial relevancia si se observa la evolución histórica del salario mínimo en España, ya que empezó siendo de 1.800 pesetas (10 euros) durante el franquismo. Hace diez años, cuando terminó su mandato José Luis Rodríguez Zapatero, era de 641 euros, 360 euros menos que en la actualidad.

Así, al fin de esta, la XIV legislatura, Sánchez habrá incrementado el salario mínimo más que ningún otro presidente en la historia reciente de España y solo por detrás de Felipe González, que en sus 14 años al frente del país lo aumentó de las 28.440 pesetas hasta las 64.920 pesetas (de 170 a 390 euros de hoy), un incremento del 129%.

Historia del salario mínimo: de los 10 a los 1.000 euros

Durante el franquismo, se instauró un salario mínimo de 1.800 pesetas, unos 10 euros actuales (1963). Al final de este periodo, ascendió hasta las 8.400 pesetas (50 euros), y algo antes de la llegada de Felipe González volvió a incrementarse hasta los 170 euros (+240%). Durante el primer gobierno socialista, se situó en los 390 euros (1996, lo que supuso un incremento del 129%); con el primero popular de Aznar, hasta los 460 euros (+25%), y con Zapatero llegó a los 641 euros (+39%), según datos que recopiló ABC.

Después, Mariano Rajoy lo mantuvo en los 645 durante la crisis, pero a partir de 2016 lo incrementó en varias ocasiones hasta los 735 euros de 2018 (+15%). Con la llegada de Pedro Sánchez en 2019, pasó a los 900 euros, a los 950 en 2020, a los 965 en septiembre de 2021 y a los 1.000 en 2022 (+36%). Ahora, la vicepresidenta Yolanda Díaz aboga por un nuevo alza que sitúe al salario mínimo en el 60% del salario medio del país, como establece la senda marcada por la Carta Social Europea.

Los sindicatos presionarán para que en enero llegue a los 1.100 euros

A día de hoy, es una incógnita a cuánto llegará el SMI en enero. El Gobierno fijará el incremento, como es habitual, este mes de diciembre, pero lo hará después de presentar el informe que ha elaborado el grupo de expertos -previsiblemente, la próxima semana- y de convocar a los agentes sociales para negociar la subida.

El Ejecutivo no está obligado a poner de acuerdo a los sindicatos mayoritarios y a las asociaciones de empresarios más representativas sobre la cifra en que incrementará el SMI, pero sí debe consultarlos. En esa mesa de negociación, que aún no se ha convocado, los sindicatos exigirán que el salario mínimo suba al menos tanto como lo ha hecho la inflación este año, es decir, un 8,5%. Por tanto, hasta los 1.085 euros.

La pretensión de CCOO y UGT será llegar hasta los 1.100 euros, como ya publicó este periódico, pero es de esperar que será complicado llegar hasta esa cifra. En contraposición, los empresarios, representados por las patronales CEOE y Cepyme, insistirán en que incrementar el salario mínimo impactará especialmente en ciertos sectores y territorios, más débiles, que ya han tenido que hacer frente al fuerte golpe de la inflación y a las nuevas exigencias impuestas por la reforma laboral.

La anterior ocasión en que el Gobierno determinó subir el SMI, el pasado mes de febrero, los empresarios no estuvieron en el acuerdo (1.000 euros). Igual sucedió en la anterior ocasión, en septiembre de 2021 (965 euros). Sin embargo, en enero de 2020, CEOE y Cepyme sí estuvieron de acuerdo en subirlo hasta los 950 euros.

Te puede interesar

Comentar ()