Economía

Purines para gas natural y podas para maquinaria: la alianza entre Repsol y Asaja para transformar el campo

Un tractor ara un terreno de Aranjuez (Madrid)

Un tractor ara un terreno de Aranjuez (Madrid) EP

Los más de 200.000 afiliados a ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores), la mayor organización profesional del campo español, podrán gozar de «una alternativa puntera en el aprovechamiento de los subproductos y residuos agrícolas y ganaderos» gracias a la alianza sellada con Repsol, que está analizando más de cuarenta tipos de residuos y tecnologías para fabricar combustibles renovables y materiales circulares. «Con los purines de la ganadería vamos a fabricar biometano, que sustituye al gas natural, mientras que con los residuos de cosechas y de podas haremos combustibles renovables para maquinaria agrícolas, aviones y barcos», señala Berta Cabello, directora de combustibles renovables de Repsol. Desde Asaja se ha destacado que hacen esta apuesta de futuro «para que sus agricultores y ganaderos puedan beneficiarse de los proyectos de economía circular y aprovechamiento de residuos».

Según ha indicado Pedro Barato, presidente de Asaja, el acuerdo de cooperación entre Repsol y Asaja «pretende eliminar los subproductos ganaderos o agrarios de una forma ordenada». «La responsabilidad de ambas organizaciones va a hacer que los ganaderos y los agricultores se vean beneficiados tanto en la utilización de los carburantes de nueva generación como en la optimización de unos recursos con los que hasta ahora no estamos haciendo prácticamente nada», puntalizaba Barato.

El objetivo de Respol y Asaja es transformar los residuos agrícolas y ganaderos en combustibles renovables para mejorar la sostenibilidad del campo. Repsol está transformando sus centros industriales en polos multienergéticos capaces de fabricar productos con baja o nula huella de carbono. La compañía está analizando más de cuarenta tipos de residuos y tecnologías para asegurar la producción de biocombustibles avanzados y materiales petroquímicos circulares con el objetivo de alcanzar la neutralidad en carbono en 2050. «La agricultura y la ganadería son sectores clave en España. En Repsol, estamos trabajando con ellos para desarrollar la economía rural y transformar los subproductos de esta actividad en combustibles y materiales renovables y circulares, que a su vez pondrán volver a usarse en el sector», transmitía Cabello.

Una de las posibilidades que ofrece esta unión es la reutilización de fertilizantes procedentes de la industria del refino en suelos agrícolas para incrementar su rendimiento y productividad. «Los proyectos a realizar junto a Repsol suponen para Asaja poder estar a la vanguardia de la tecnología más puntera en materia de producción de energías limpias para la mejora del medio ambiente», celebra Barato. Con estos proyectos, «ambas entidades promoverán la creación de nuevas cadenas de valor locales que inducen el empleo en esas zonas rurales, afectadas por la despoblación», aseguran Repsol y Asaja en un comunicado.  

La economía del campo ha sufrido importantes daños durante este último año, donde el incremento de los costes de producción derivados de la guerra en Ucrano han lastrado una campaña ya de por sí complicada. Una gran sequía ha afectado a distintos cultivos que, sumado al aumento de los insumos, han mermado su producción. Este es el caso del aceite, – cuya cosecha ha caído más del 40% -, los cítricos – donde se han perdido 618 millones de euros con respecto a la campaña anterior – , la almendra – reducción del 70% – o los cereales, con un desplome del 20% de la cosecha por las altas temperaturas.

Tal y como ha públicado la petroquímica, para Repsol «la economía circular es una herramienta clave en su programa de transformación industrial, ya que permite fabricar productos de alto valor añadido y con menor huella de carbono a partir de residuos de distinta naturaleza». Repsol y Asaja aunarán esfuerzos y compartirán conocimientos para «buscar soluciones que mejoren la gestión de subproductos de la agricultura y la actividad ganadera en entornos rurales y poco poblados, donde la logística puede suponer una gran dificultad». Repsol analizará el potencial de estos residuos y subproductos como nueva materia prima para la fabricación de combustibles renovables y materiales circulares en sus complejos industriales.

«El acuerdo afianza la relación entre Repsol y ASAJA, y certifica el compromiso de las dos entidades con la transición energética y un desarrollo económico sostenible», concluyen las dos organizaciones.

Te puede interesar

Comentar ()