Economía | Empresas

Los empleados de Vodafone presionan a la compañía para que el nuevo CEO sea español

La compañía busca un nuevo perfil para sustituir a Colman Deegan

Sede de Vodafone en Madrid el día en el que la compañía de telefonía ha anunciado un ERE para 515 empleados

Sede de Vodafone en Madrid el día en el que la compañía de telefonía ha anunciado un ERE para 515 empleados EP

Vodafone se puso desde el mismo día en que se anunció el adiós de Colman Deegan a buscar un sustituto. La sorpresa entre los trabajadores de la filial española de la operadora británica fue absoluta porque, según las distintas fuentes consultadas, “no se esperaban grandes cambios a corto plazo en España”.

Sea como fuere, el directivo pondrá punto y final dentro del organigrama el próximo 31 de marzo, tras una etapa marcada por el contexto negativo en el que se mueven las operadoras, penalizado por la guerra de precios y el escaso margen que éstas tienen por cliente.

Precisamente, para poder atajar de raíz los problemas a los que se enfrenta la compañía en España, los trabajadores han pedido formalmente a la matriz que el próximo consejero delegado de Vodafone sea nacional. Fuentes sindicales subrayan que “es de obligación” que el siguiente mandatario conozca los pormenores y las “realidades a la que se enfrenta la empresa en el mercado español”.

Y es que el legado de Deegan ha quedado un tanto descafeinado después de que no pudiera conseguir la ansiada integración que buscaba Vodafone en España con una de las operadoras que ofrecen sus servicios en el mercado nacional. El que seguirá siendo CEO hasta marzo tiene un currículum marcado por la experiencia en fusiones y adquisiciones y, a pesar de haber tenido conversaciones con MásMóvil y con Orange (éstas mucho menos formales), no pudo concretar ninguna operación. Finalmente fueron éstas dos últimas las que consiguieron encajar las piezas del puzle y están a la espera de que Bruselas dé luz verde a la creación de la nueva joint venture.

Vodafone, a su vez, se ha enfrentado a otros grandes problemas en el último año. Además de la escasa rentabilidad por cliente (al igual que todas las empresas), la teleco ha visto cómo su cartera de clientes ha menguado considerablemente. En concreto, perdió unas 165.000 líneas móviles, y 111.000 en telefonía fija en portabilidad, en 2022. En líneas móviles, en los últimos dos años, la compañía ha pasado de una cuota de mercado del 20,48% al 18,04%, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por último, en banda ancha, la empresa ha perdido el top 3 por culpa de las altas que ha obtenido MásMóvil en los últimos dos años.

La fuga de clientes y los problemas por no saber encontrar un socio para relanzar el mercado en España son las dos principales quejas de los empleados de la filial británica en nuestro país, que ya han transmitido de forma oficial las preferencias de un directivo español.

Fuentes del sector de las telecomunicaciones, a su vez, remarcan que “todo hace indicar” que Vodafone sí que cumplirá la petición de los empleados y el próximo consejero delegado de la empresa será español para “intentar sacar adelante la difícil situación en la que se encuentra” la teleco.

Por su parte, Vodafone sí defiende su gestión y en el comunicado señalaba que “manteniendo la rentabilidad, Deegan ha promovido una profunda transformación del negocio centrada en la búsqueda de la eficiencia, la simplificación de los procesos, la mejora de la experiencia del cliente, así como el impulso de una nueva estrategia comercial y la entrada en nuevos negocios. Asimismo, ha fortalecido las relaciones con la administración con el propósito de crear las condiciones para la mejora de la competitividad, rentabilidad e inversión en el sector”.

Nuevos retos

Colman Deegan, por tanto, ultima su estancia en las oficinas de Madrid para poner rumbo a nuevos retos dentro de la operadora británica. Uno de sus últimos actos relevantes en los que estará presente será el Mobile World Congress, que se celebrará en Barcelona durante la última semana de febrero y la primera de marzo.

Tradicionalmente, la operadora suele presentar importantes novedades en el negocio español por lo que, el legado de Colman Deegan puede verse aumentado tras la cita en la que estarán todos los actores principales del sector de las telecomunicaciones.

Tras el MWC, Vodafone España deberá sentarse con los empleados de Vodafone para poder renegociar el nuevo convenio salarial. De hecho, tanto empresa como sindicatos deberían haber llegado a un acuerdo el pasado noviembre, pero no se produjeron los encuentros y, según detallan fuentes sindicales, el próximo mes “será decisivo” para conocer cuáles serán los términos acordados y descifrar la subida de sueldos que tendrán los trabajadores.

Tanto Orange como Telefónica ya han llegado a acuerdos puntuales para renegociar los salarios de los trabajadores, algo que “sirve para tener conocimiento de cómo se mueve el sector”, según apuntan las fuentes sindicales consultadas. La filial de la operadora británica es la única que no cuenta con incrementos salariales ligados al IPC, a pesar de que Vodafone anunciara que subiría las tarifas basándose en la inflación.

Te puede interesar

Comentar ()