Economía

La gran banca española gana un 14% más a pesar de los 1.120 millones del impuesto

El beneficio de los seis bancos más grandes de España ha sido de 5.696 millones de euros

La gran banca española ya ha presentado los resultados del primer trimestre. Unos meses marcados, sin duda, por el impuesto temporal a la banca. Los seis bancos más grandes del país, que cotizan en el Ibex 35, han ganado en total 5.696 millones de euros hasta marzo, lo que supone un 13,89% más que en el mismo periodo del año anterior. Este crecimiento se ha producido a pesar de haber pagado 1.119,8 millones de euros por el 'impuestazo' de Pedro Sánchez.

Esta cifra es un 6,7% inferior a las estimaciones iniciales que publicaron los bancos, cuando esperaban tener que aportar a las arcas públicas de forma agregada unos 1.200 millones de euros.

Bankinter fue el primer banco en presentar su cuenta de resultados el pasado 20 de abril. En ella incluía un desembolso para hacer frente al impuesto de 77 millones de euros, por debajo de la horquilla de entre 80 y 100 millones que comunicó inicialmente.

De su lado, Banco Santander aportará finalmente 224 millones de euros, dentro del rango de entre 220 y 230 millones del que informó provisionalmente hace meses. Cifra similar ha registrado BBVA (225 millones), la misma que había considerado inicialmente. En ambos casos, la cantidad a aportar a las arcas públicas contrasta con los elevados ingresos, porque gran parte del negocio se produce fuera de España.

Sabadell finalmente aportará 157 millones por el impuesto, por debajo de los 170 millones que consideraba en un principio, mientras que la factura final de Unicaja Banco se ha reducido desde los 76 millones que se estimaban, hasta un total de 63,8 millones.

Finalmente, este viernes se ha conocido que CaixaBank tendrá que pagar 373 millones por el tributo, frente a los 400 millones que había comunicado inicialmente.

A estas cantidades también hay que sumar los pagos que realizarán otras entidades no cotizadas, como Abanca (39 millones de euros, frente a los 50 estimados) o Kutxabank (47 millones, también frente a otros 50 estimados).

La estimación del Gobierno es que este nuevo impuesto suponga un incremento en la recaudación de 1.500 millones de euros. A lo aportarán los bancos cotizados hay que sumar lo que tendrán que abonar otras entidades que no cotizan en Bolsa o incluso entidades extranjeras que tienen negocio en España.

En un principio, este gravamen únicamente estará vigente durante 2023 y 2024, afectando a los ingresos netos por comisiones e intereses que las entidades registren en los años anteriores, respectivamente. No obstante, el Gobierno mantiene la puerta abierta a instaurar de forma permanente este gravamen, analizando su rendimiento a finales de 2024.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar