Economía

Las hijas de Rubiales disfrutaron de ayudas comedor cuando su padre ya era presidente de la Federación

Luis Rubiales durante su etapa como presidente de la RFEF

Luis Rubiales, durante su etapa como presidente de la RFEF EP

Las tres hijas de Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) inhabilitado por la FIFA por su beso a Jennifer Hermoso en la celebración del Mundial Femenino de Fútbol, hicieron uso de las ayudas de comedor de la Comunidad Valenciana para el curso 2018/2019 cuando su padre ya era presidente del máximo organismo del fútbol español y contaba con un salario de 160.000 euros fijos anuales, a los que sumaba un 0,15% de los ingresos totales liquidados por la Federación.

Luis Rubiales sucedió a Ángel María Villar como presidente de la RFEF el 17 de mayo de 2018, meses antes de la aprobación de la solicitud de la beca. Según ha podido conocer El Independiente, las hijas de Rubiales, entonces en 2º de primaria, 6º de primaria y 4º de ESO, obtuvieron una puntuación de 19 sobre 20 en el proceso de baremación. Con 19 puntos, al alumnado beneficiario se le asigna un 94% de la beca, 4 euros al día.

En 2019, curso durante el cual las tres hijas de Rubiales disfrutaron de la ayuda, Luis Rubiales se convirtió también en vicepresidente de la UEFA, cargo por el que cobraba cerca de 250.000 euros anuales. En 2022, se estableció en la asamblea que su sueldo pasara a ser de 675.761 euros brutos, aunque con una ayuda también para vivir en la capital de 3.000 euros al mes, pese a que Rubiales residía en un ático de lujo en propiedad en la calle Ferraz.

La beca, solicitada por Manuela Delicado Vega, ex mujer de Rubiales y poseedora única de la custodia de las tres hijas desde 2013, se otorgó en función al baremo establecido por su renta, ya que al ser la responsable de las hijas solo computa ella como elemento de renta de la unidad familiar.

Tal y como ha publicado El Periódico de España, la Sección Décima de la Audiencia Provincial de Valencia en una sentencia del pasado 19 de junio, Rubiales ha sido obligado por la justicia a duplicar la pensión alimenticia que paga a su exmujer por las tres hijas que tienen en común después de que se haya producido un "incremento sustancial" de sus ingresos.

La noticia, publicada en exclusiva por El Independiente, sale a la luz después de conocer que Rubiales interpuso un recurso ante una sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Llíria que ordenó que se tenía que hacer cargo del 100% de los gastos extraordinarios de sus tres hijas, cuando hasta ese momento debía abonar 400 euros al mes por cada una y la mitad de esos gastos. Su exmujer pidió incrementar esa cantidad mensual hasta los 1.500 euros por cada hija.

Para determinar la cantidad que debe pagar, la sentencia de la Audiencia de Valencia apunta que Rubiales ha pasado de declarar 97.237 euros por rendimientos del trabajo en 2011, que fue la declaración sobre la que se estableció el primer convenio, a tener un rendimiento neto del trabajo de 955.078 euros en 2020.

Cabe recordar que Luis Rubiales expuso a sus hijas en la polémica rueda de prensa en la que culpó al "falso feminismo" y a Tebas de orquestar una cacería contra él. Rubiales, que llevó a sus hijas a la comparecencia, se dirigió directamente a una de ellas, emocionada por el acontecimiento: "No llores, tienes que estar orgullosa de tu padre".

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

2 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. A ver que esas ayudas se dan en función de los ingresos del progenitor que tiene la custodia, en este caso la madre. no tiene nada que ver los ingresos del otro progenitor, lo suyo es q la madre pidiese aumentar la pensión, y en ese caso si que seguramente ya no calificaria para tener ayuda.

  2. Pero qué periodismo es este. El título de la noticia parece dar a entender que Rubiales pidió ayuda comedor a pesar de la pasta que recibe. Pero 1. la pidió si ex. 2. aun cuanso la hubiera pedido el sería una pequeña corruptela como la de Mónica García de Mas Madrid, pero nada que ver con una corrrupción grave. ¿Próximo artículo Rubiales se saltó un semaforo en naranja?