Economía | Empresas

La Comisión Europea insta al Gobierno a eliminar los impuestos a las energéticas

El precio del carburante sigue a la baja

Nadia Calviño junto a María Jesús Montero

Nadia Calviño junto a María Jesús Montero Europa Press

Varapalo para el Gobierno de Pedro Sánchez desde Bruselas. El Ejecutivo de Pedro Sánchez aprobó hace un año y medio un impuesto que grava sobre los ingresos de las compañías energéticas y bancos españoles.

La Comisión Europea se ha posicionado con Iberdrola, Endesa, Repsol o Naturgy y ha instado al Gobierno a eliminar los impuestos que rigen en la actualidad. En un documento al que ha tenido acceso este periódico, el organismo es tajante y pide que se retiren los gravámenes debido a que el contexto económico ha cambiado y, sobre todo, a que los precios de las materias primas no son los que eran antes.

Este mensaje coincide con el mensaje lanzado por Repsol y otras compañías en las que aseguran que paralizarán inversiones en el corto plazo si no se revierte la situación.

Esto, a juicio de la CE ha supuesto que los beneficios y los ingresos sean inferiores a los de 2022 y por lo que pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez que ponga fin a las medidas iniciadas hace algo más de un año.

“Con el descenso gradual de los precios de la energía a lo largo de 2023 (que se mantienen por encima de los niveles históricos), el entorno para generar beneficios inesperados se ha atemperado en comparación con las extraordinarias condiciones del año anterior 2022, ya que las empresas tienen que componerse con un entorno económico más incierto y unos costes de capital crecientes”, remarca la Comisión Europea en dicho informe.

En el texto también se indica que la evolución de las energías fósiles marcan una tendencia muy diferente a la que existía cuando cuando el Reglamento del Consejo entró en vigor en octubre de 2022. La Comisión Europea remarca que el entorno económico más incierto y el aumento en los costes de capital ha llevado a las empresas de los sectores energéticos a registrar una disminución de sus beneficios “en comparación a los beneficios extraordinarios excedentarios de 2022".

“Los consumidores y las empresas de todos los Estados miembros se enfrentaron a precios más altos de la energía y la electricidad, mientras que la inflación aumenta y la economía se desacelera”, apostilla también la Comisión Europea.

El documento, que ha sido remitido al Gobierno, también recuerda que “tenía un carácter excepcional, específico y temporal y tenía un doble objetivo: intervenir en el mercado de la electricidad para reducir la demanda de electricidad y redistribuir los beneficios excepcionalmente elevados de determinados actores del sector energético, en particular hacia los clientes finales”. Ahora, con un panorama completamente diferente, es necesaria la reorganización de los gravámenes europeos.

Descenso de los precios

Mientras tanto, en los mercados energéticos los precios siguen dando la razón a la propuesta de la Comisión Europea. El coste de los carburantes ha proseguido esta semana con la tendencia bajista iniciada hace casi dos meses y acumula ya un descenso de hasta el 10%.

En concreto, el precio de la gasolina ha caído un 0,93% respecto a la semana pasada, encadenando su noveno descenso, y se sitúa en los 1,585 euros el litro, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea.

De esta manera, el litro de gasolina acumula un abaratamiento de casi el 10% desde que inició sus descensos a finales de septiembre y retrocede a niveles de finales de mayo.

Por su parte, el gasóleo encadena su octava semana consecutiva de descensos, con una bajada del 1,2% respecto a la semana anterior, hasta los 1,558 euros el precio medio del litro.

El mercado eléctrico, a su vez, también continúa a la baja. Noviembre ha cerrado con un precio medio del 'pool' eléctrico de 63,4 euros/MWh, lo que representa casi la mitad con respecto a los l24 euros/MWh en que se situó el precio de la electricidad -sumando el sobrecoste que suponía para los consumidores el ajuste por el tope al precio del gas- en el mismo mes del año pasado.

En lo que respecta al gas, el megavatio a la hora continúa a la baja y este pasado jueves el precio se cerró en 38 euros. El excedente de gas y las buenas reservas de los países miembro ha provocado que se haya relajado el coste del Mwh.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar