Unicaja y Liberbank retoman su fusión. La entidad andaluza ha confirmado al mercado este lunes que mantiene «contactos preliminares» con la asturiana para analizar una operación corporativa.

Ambas entidades han empezado a hablar, pero Unicaja aún no tiene contratados ni siquiera a los asesores externos, como explica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Liberbank, por su parte, trabaja con Deutsche Bank, de acuerdo con Bloomberg, que publicó este fin de semana que ambos bancos habían vuelto a las andadas después de fracasar en su intento de fusión en mayo del año pasado.

Tras conocerse la noticia, Unicaja sube este lunes un 12,6% en Bolsa, mientras que los títulos de Liberbank se encarecen un 19,8%.

Segunda parte

Las dos entidades decidieron a finales de 2018 empezar a negociar para llevar a cabo una fusión, pero las diferencias entre los equipos gestores de ambos bancos sobre el reparto accionarial dieron al traste con la operación.

La ruptura llegó tras meses encallados en las negociaciones sobre la ecuación de canje, que tendría que haberse situado en torno al 55% para Unicaja y el 45% para Liberbank según el peso de cada uno en aquellos momentos. Sin embargo, aspectos también espinosos, como el reparto de poder, ya habían sido acordados.

Durante los cinco meses que duraron las negociaciones, dio tiempo a un tercer banco, Abanca, a intentar lanzar una contraopa, que fue neutralizada por la CNMV.

El banco que preside Juan Carlos Escotet quiso poner sobre la mesa una oferta por Liberbank, pero condicionaba su lanzamiento a poder tener acceso a los libros de la entidad asturiana.

El supervisor solicitó al banco gallego que no impusiera esta condición, tras lo cual Abanca dio marcha atrás a la operación.