Economía | Finanzas

David Martínez, el misterioso mexicano que será primer accionista del nuevo BBVA

El inversor será la persona física con mayor capital en la nueva entidad, aunque el fondo BlackRock liderará el accionariado

banco-sabadell-martinez

El inversor mexicano David Martínez.

Muchos inversores latinoamericanos han aterrizado durante los últimos años en empresas españolas, pero ninguno ha levantado tantas incógnitas como David Martínez. El mexicano, un auténtico desconocido para la opinión pública, es el primer accionista de Sabadell y será, con su participación cercana a los 90 millones, la persona física con mayor capital en el nuevo BBVA que nazca tras la fusión.

Entre las muchas dudas que despierta su persona se abren paso dos certezas: es dueño de una fortuna multimillonaria y no tiene interés alguno en salir del anonimato. Los que le conocen destacan de él su empeño en mantener un perfil discreto a pesar de su millonaria cartera de inversión, que gestiona desde su apartamento de Manhattan.

El mexicano, cuya discreción le ha valido el apelativo de inversor fantasma por parte de la prensa de su país, es desde hace siete años uno de los accionistas de referencia de Sabadell, pero su buen ojo para los negocios le ha permitido cosechar una millonaria fortuna en grandes empresas, lo que le ha granjeado comparaciones con el gigante de las inversiones Carlos Slim.

El inversor de Monterrey, formado en Harvard, es también consejero del conglomerado industrial Alfa, la multinacional del vidrio Vitro y de la constructora Cemex. Hace años, además, fue el accionista de control de Telecom, ahora integrada en Cablevisión.

Poco se conoce sobre el origen de su fortuna, pero, como él mismo reconocía en un artículo publicado en Financial Times, la ha forjado con la compra de deuda de países en problemas y empresas quebradas con potencial de rentabilidad a medio y largo plazo.

«He participado en la mayoría de las reestructuraciones de deuda soberana en los pasado 25 años. A menudo me he sentado en la mesa frente a asediados ministros de finanzas. Desde Latinoamérica a mediados de los ochenta hasta Asia y Rusia en 1997 y 1998 o Grecia en 2012, un amplio espectro de países se han enfrentado a la amenaza de la insolvencia», explicaba.

De la mano de Gilinski

Actualmente ostenta un 3,495% del capital de la entidad que preside Josep Oliu a título personal, parte de la cual gestiona a través de su vehículo de inversión Fintech Europe, cuya sede se ubica en Luxemburgo. Esta porción de Sabadell está valorada en unos 88 millones de euros.

Entre sus inversiones más rentables, por el momento, no se encuentra esta. Martínez aterrizó en el capital del banco en 2013 con una participación del capital del 5%. Desembolsó en aquel momento, cuando las acciones de Sabadell valían cuatro veces más que ahora, unos 275 millones para entrar en el banco a través de una ampliación de capital en la que también participó Jaime Gilinski.

El mexicano entró en Sabadell junto con Gilinski a través de una ampliación de capital en 2013

El inversor colombiano llegó a ostentar un 7,5% del banco, pero replegó sus tropas mucho antes que Martínez, que aún se mantiene como primer accionista.

Gilinski dejó Sabadell en 2016 y puso fin a su relación con el banco cuando este vendió su participación en el GNB Sudameris, del que él es máximo accionista. El colombiano salió de Sabadell con fuertes minusvalías a pesar de hacerlo en un momento en el que la acción de la entidad cotizaba en torno a los 1,2 euros.

Ahora, cuando sus títulos valen un tercio de esta cantidad, Martínez es el primer accionista del banco. Ocupa también una silla del consejo de administración, al que accedió en 2014, a la vez que Gilinski. Es consejero dominical, un cargo sin poder ejecutivo que se ostenta por el mero hecho de ser accionista significativo.

Su participación, muy significativa en el actual Sabadell, se quedará pequeña en el nuevo BBVA si decide mantenerse en el capital debido a la gran distancia que existe entre las capitalizaciones de ambos bancos.

Mientras que los accionistas de BBVA son dueños de unos 24.390 millones de euros en títulos del banco, Sabadell tiene una capitalización diez veces menor, de unos 2.516 millones al cierre del martes, tras las fuertes subidas en bolsa de los últimos días.

Martínez ostenta actualmente una participación con un valor de mercado cercano a 88 millones de euros, por lo que su participación en el nuevo BBVA será inferior al 1%, si bien, teniendo en cuenta la información pública sobre las participaciones del resto de directivos y accionistas y salvo sorpresas, será la mayor a título personal que habrá en el capital del nuevo banco.

BlackRock, líder

Teniendo en cuenta inversores a título personal y compañías, el líder absoluto del capital del nuevo banco será BlackRock. El fondo estadounidense, muy presente en las cotizadas españolas, está entre los primeros accionistas tanto de Sabadell como de BBVA.

En Sabadell dispone de un 3,378%, mientras que tiene un 5,917% en BBVA, de acuerdo con los registros de la CNMV. El valor de mercado de estas dos participaciones al cierre del pasado lunes sumaba unos 1.400 millones de euros, gracias principalmente a la de BBVA, valorada en 1.378 millones.

El fondo es el tercer accionista de Sabadell, por detrás de Martínez y de Sanders Capital, firma que entró en su capital el pasado mes de febrero y que mantiene un 3,472%, mientras que Norges Bank volvió recientemente al banco con un 3%.

Hace algunos años, BBVA tuvo un accionista a título personal muy relevante, Manuel Jové, que llegó a ser el primero con un 5% del capital. Habría sido un actor relevante en esta fusión de no haber abandonado el capital del banco hace seis años.

Entre los actuales accionistas individuales del banco se encuentra el expresidente Francisco González (0,073% del capital) o sus actuales gestores, Carlos Torres (0,014%) y Onur Genç (0,05%).

Comentar ()