Mucho se ha hablado en los últimos días, sobre todo a petición de los representantes de los autónomos, de que se aplicase un aplazamiento o exoneración de la cuota de cotización de, al menos, el mes de marzo. A pesar de ello, todo indica que esa situación no se va a dar y continuarán teniendo que ingresarse, o cobrándose para quienes la tengan domiciliada, los días habituales.

De hecho, la propia Seguridad Social ha lanzado una página especial relacionada con el coronavirus y con los trabajadores por cuenta propia. En ella recalca que la cuota de marzo debe pagarse en los plazos establecidos. De no cumplir con este pago, los profesionales, empresas, empleadores y empleados domésticos, se enfrentarán a los recargos establecidos siempre en estos casos.

Otras obligaciones que no se frenan por el coronavirus

En este sentido, la cuota mensual no será la única obligación que deberán cumplir estos empresarios y autónomos. Las inscripciones de empresas; la afiliación a la Seguridad Social; las variaciones producidas, altas o bajas de empresas y trabajadores; así como las liquidaciones y cotizaciones y conceptos de recaudación deberán seguir cumpliéndose o presentándose en los plazos marcados por cada régimen o cada trámite.

La única diferencia con la que se encontrarán será que la Administración no podrá hacer las notificaciones pertinentes de los recargos hasta que no finalicen las medidas tomadas por el estado de alarma. La Seguridad Social no podrá emitir durante este periodo, por tanto, providencias de apremio, reclamaciones de deuda, diligencias de embargo u otros trámites similares hasta que no finalice toda esta situación y todo vuelva a la normalidad.

En la página también se hace el aviso de que se continuarán resolviendo como hasta el momento las devoluciones de ingresos indebidos, a excepción de aquellas para las que sea necesario que el solicitante cumplimente un trámite de alegaciones.

Contenido elaborado por: Sego finance