Las líneas de avales aprobadas por el Gobierno durante 2020, para ayudar a autónomos y pymes afectados por al crisis económica, habrían afectado a los créditos ofrecidos por las entidades financieras. Así lo recoge la “Encuesta sobre préstamos bancarios en España: enero de 2021”.

El endurecimiento fue más moderado entre julio y diciembre

Por un lado, en lo que respecta a las operaciones con avales, tanto los criterios de concesión como las condiciones aplicadas a los mismos se relajaron. Sobre todo para los préstamos solicitados por trabajadores por cuenta propia y pymes.

Esta variación se notó, especialmente, durante la primera mitad del año, de enero a junio. En el segundo semestre, en cambio, no ha habido mucha alteración con respecto al periodo anterior.

Sí la hubo, durante todo el año, para los créditos sin avales. Especialmente en los primeros seis meses del ejercicio, hubo un endurecimiento tanto de los criterios de concesión como de las condiciones. Menos cambio, eso sí, en estas segundas. De julio a diciembre también se observó endurecimiento, aunque menos acusado.

Las operaciones con avales fueron más numerosas en el primer trimestre

Estas variaciones se vieron afectadas, en particular, por la cantidad de operaciones solicitadas y aprobadas en la primera y segunda mitad del año. Así, durante el primer trimestre, las demanda de créditos por parte de pymes y autónomos avalados fueron más numerosas.

En cambio, el segundo trimestre estas peticiones fueron más moderadas. La necesidad de liquidez durante los primeros meses de crisis, en la que tuvieron que cerrar muchos negocios, fue la clave.

En los créditos sin avales del Estado la tendencia fue completamente a la inversa. Estas operaciones cayeron a lo largo de todo el primer semestre. Sin embargo, en el periodo de julio a diciembre, se fueron incrementando levemente.

Contenido elaborado por: Sego finance