El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha arremetido hoy con dureza contra el PNV y el Gobierno de Pedro Sánchez por el acuerdo para transferir competencias a Euskadi que han suscrito. En él se contempla que el Ejecutivo central transferirá antes de fin de año un total de 33 materias recogidas en un catálogo presentado por el Gobierno de Iñigo Urkullu de materias pendientes. Precisamente hoy el Gobierno de Vitoria ha recibido los borradores de siete transferencias que ambas administraciones están negociando y que esperan poder acordar su cesión antes de finales de marzo. Alonso ha afirmado que el viraje del PNV para convertirse en «la vanguardia de la beligerancia contra el PP» responde a quela formación de Andoni Ortuzar «van a muerte con Sánchez»: «Le tendí la mano a Urkullu y me la mordió».

Alonso ha calificado de “operación de engaño” la que están llevando ambas administraciones y ha asegurado que la práctica totalidad del Estatuto de Gernika ya está cumplido, “todo el mundo sabe que las que quedan son sólo dos, el régimen económico de la Seguridad Social y la transferencia de prisiones, todo lo demás son fuegos de artificio”.

Todo el mundo sabe que lo que quedan son sólo dos transferencias, prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social»

El líder del PP en el País Vasco ha comparecido ante los medios un día después de que el Gobierno de Urkullu aprobará una declaración denunciando la aprobación de la moción impulsada por el PP en el Senado que instaba a paralizar el proceso de transferencias. Alonso ha calificado de “indigno” que el Ejecutivo vasco “eleve un acuerdo contra un partido de la oposición, un partido de la Cámara”: “Es algo que no había visto antes, no sé qué tipo de colaboración pretenden buscar con nosotros”.

Eliminar los ‘vestigios de España’

Para Alonso el fondo de la fractura abierta en torno a esta cuestión es que el PNV quiere imponer su primacía y versión del estado en el que se encuentra el Estatuto vasco, “y nosotros no compramos la versión que imponen desde Sabin Etxea, no tiene razón y no nos la creemos”. Ha asegurado que lo que pretende el PNV en realidad es que el Estado “renuncie” a competencias que son suyas en “exclusividad”: “El único objetivo es que desaparezca cualquier vestigio de España en el País Vasco”.

Ha recordado que el informe de 1993, y que el Gobierno vasco asegura que ahora ha actualizado, ya contemplaba 54 materias pendientes y que hasta 2011 se formalizaron 34, “por tanto quedarían 19”. “Ahora en cambio parece que crecen, se multiplican, y hablan de 37”. Ha denunciado que si se completasen todas las materias que los nacionalistas reclaman, “las transferencias pendientes volverían a crecer, los nacionalistas necesitan que este debate sea infinito y decir que España nos quita algo”.

Las transferencias pendientes volverán a crecer, los nacionalistas necesitan que este debate sea infinito»

Preguntado por la pregunta que ayer le lanzó el portavoz de Urkullu, Josu Erkoreka respecto a qué ha cambiado de 1993, cuando el PP apoyó el catálogo de materias pendientes aprobado por el Parlamento Vasco, a la actualidad, Alonso se ha limitado a recordar que eran otros quienes regían el partido, “entonces el portavoz del grupo parlamentario era Jaime Mayor Oreja”: “Por lo visto eran más simpáticos para las tesis nacionalistas que lo que somos quienes estamos ahora”, ha asegurado. El líder de los populares ha reivindicado el Estatuto de Gernika y se ha presentado como el único partido que en realidad hoy defiende su vigencia en Euskadi, “el PNV se lo quiere cargar, tiene un acuerdo con Bildu para destruirlo y el PSE dice que está superado y hay que hacer uno distinto”.

Para Alonso las dos únicas materias que quedarían pendientes de transferir sería la gestión de las cárceles y el régimen económico de la seguridad social. Respecto a la primera ha apuntado que su formación también la reclama pero no en este momento. Apunta que durante cuarenta años de violencia con “el clima de presión existente no parecía razonable hacerlo”. Considera que aún hoy no se dan las condiciones adecuadas para ceder las prisiones Euskadi, “llegará el momento para hacerlo pero a nuestro juicio aún no ha llegado”.

Respecto al régimen económico de la Seguridad Social, el PP vasco cree que se podría ceder al País Vasco pero garantizando que no se rompe la caja única, “respetando el principio de solidaridad y el carácter unitario de la caja”: “Pero ellos no quieren eso, quieren romper la caja y no los vamos a permitir”.