La histórica demanda de los Gobiernos de Euskadi ya tiene calendario, contenido y plazos. Lo ha fijado el Ejecutivo de Pedro Sánchez quien ha remitido esta misma mañana a Iñigo Urkullu el cronograma de negociación para la cesión de prácticamente todas las competencias pendientes de transferir al País Vasco. En él se determina que para enero de 2020 debería haberse alcanzado el acuerdo para la cesión de un total de 33 materias pendientes para que sean asumidas por la administración vasca en aras al cumplimiento del Estatuto de Gernika de 1979. El compromiso adquirido por el Ejecutivo central deja fuera la cesión del régimen económico de la Seguridad Social, tal y como había anunciado, pero sí incorpora la cesión de la gestión de las prisiones.

El cronograma, que se había anunciado para el pasado 28 de diciembre y que esta mañana ha remitido el ministerio de Meritxell Batet, plantea tres bloques de transferencias, en función de su prioridad y dificultad a lo largo del próximo año. La negociación bilateral se activa de manera inmediata con el complicado reto de cerrar todos los acuerdos sobre la más de una treintena de materias a ceder a Euskadi en un plazo de 12 meses. El calendario fija un primer periodo de negociación entre febrero y abril, un segundo desde mayo a julio y finalmente el tercero entre agosto y diciembre.

La primera semana de febrero el Gobierno remitirá a Euskadi un primer documento de propuesta de cesión a Euskadi de siete materias, de menor peso en el conjunto de transferencias pendientes de cumplimento en el Estatuto de Gernika. Se trata de competencias en materia de Productos Farmacéuticos, seguro escolar, ayudas a la jubilación en casos de ERE, transporte ferroviarios, líneas de cercanías y Feve, escuelas viajeras, centro de estudios y experimentación de obras públicas y administración institucional e innovación tecnológica.

33 competencias

En los contactos previos que en los últimos meses han mantenido ambos Ejecutivos, el Gobierno vasco ha insistido en que la negociación en torno a la gestión de las prisiones fuera incluida en el primer bloque de negociaciones y no en el último como finalmente ha ocurrido. La ministra Batet ya anunció que se dejaría para el final dada su complejidad.

Desde el Gobierno de Sánchez se recuerda que se trata de un «calendario de negociaciones» y que después habrá que ver cuál es el resultado de todas ellas. Subrayan que la negociación para la cesión de una competencia es compleja. Se deben pactar cuestiones que van desde su contenido hasta su dotación económica y su adaptación normativa. Ejemplo de ello son las complicaciones que ya supuso ceder dos líneas de cercanías y un tramo de la AP-1, lo que requirió meses de negociaciones y tensiones entre ambos Ejecutivos. El Gobierno vasco siempre ha defendido que no aceptará la cesión de «competencias defectuosas», en relación a una posible transferencias en condiciones insuficientes,

La remisión del calendario de transferencias fue un compromiso que la ministra Meritxell Batet asumió en su última visita al País Vasco el pasado 26 de noviembre para firmar en el seno de la Comisión Mixta de Transferencias la cesión de tres materias relativas a dos líneas de cercanías y un tamo de autopista que desde el pasado 1 de diciembre ha asumido el Gobierno vasco. En su comparecencia posterior ya avanzó que el régimen económico de la Seguridad Social no figuraba como una prioridad para el Gobierno socialista y que quedaría fuera de la negociación ahora abierta con Euskadi. Tanto el Ejecutivo vasco como el Parlamento de Vitoria le recordaron el documento de 37 materias pendientes que en su día se elaboró. Tras las últimas cesiones y la exclusión de los acuerdos de la Seguridad Social el listado lo conformarían 33 materias, las que según el compromiso hoy conocido, el Gobierno querría ceder a Euskadi en un plazo de 12 meses.

El calendario no incluye referencia alguna al régimen económico de la Seguridad Social, que en el acuerdo de Gobierno entre el PNV y el PSE se calificó como el «prioritario» junto al relativo a la gestión de prisiones. Esta mañana el portavoz del Ejecutivo de Urkullu, Josu Erkoreka, ha recordado que el régimen económico de la Seguridad Social viene recogido como competencia del País Vasco en el articulo 18.2 del Estatuto y en su disposición transitoria quinta. Por ello ha mostrado el sabor «agridulce» que les deja el compromiso adquirido por el Gobierno central y ha insistido en la «la discrepancia total y absoluta» en lo relativo a la Seguridad Social.

También se ha mostrado crítico con los anuncios hechos en los últimos días por el Gobierno en relación a la actualización de las cárceles de Martutene y Zubieta. Interior ha dado a conocer los planes de modernización de las instalaciones y lo ha hecho «sin contar con el titular de la competencia, que es el Gobierno vasco», ha asegurado Erkoreka. Ha mostrado su sorpresa por haber dado a conocer actuaciones como la recalificación de suelos, las inversiones o la construcción de nuevas instalaciones sin contar con ellos y sólo días antes de remitirles el calendario de competencias.