El presidente del PP, Pablo Casado, ha reprochado a PSOE y Podemos que estén dispuesto a cerrar un acuerdo de investidura y de Gobierno «de mala manera» que augura tiempos de «conflicto y desgobierno». Tras reaparecer después de varios días sin intervenir públicamente, lo ha hecho para rechazar que el previsible entendimiento que próximamente puedan cerrar Iglesias y Sánchez lo presenten como una suerte de «novedad», cuando no es sino la ampliación «de lo que llevan un mes haciendo».

El líder de los populares, con un discurso leído y con semblante serio, ha recordado que socialistas y morados ya han suscrito pactos o están a punto de hacerlo en diez capitales de provincia, en una decena de diputaciones y en siete comunidades autónomas. También ha destacado que junto con la formación de Iglesias el socialismo se está fortaleciendo buscando «alianzas con el nacionalismo».

Casado, que ha participadon en la II Escuela Miguel Angel Blanco que hasta mañana se celebra en Vitoria con motivo del XXII aniversario de su secuestro y asesinato a manos de ETA, ha asegurado que ante el periodo de inestabilidad e incertidumbre que se avecina, el PP debe saber fortalecerse como alternativa. Ha recordado a quienes les acusaban de no tener capacidad de diálogo, que tras el acuerdo en Murcia está encarrilado el pacto de Madrid: «Hemos acordado con ocho partidos y hemos ofrecido once pactos de Estado para dar estabilidad al PSOE», ha recordado.

Fractura y polarización

En su intervención ante dirigentes del PP y las nuevas generaciones del País Vasco, el presidente popular ha lamentado que «la fractura y la polarización» lo estén «arrastrando todo» y que el saldo que presenta la izquierda está muy alejado de lo que prometieron. El líder del PP, que justo hoy cumplía un año al frente del partido, ha asegurado que tras un año intenso repleto de campañas electorales, «es tiempo de reflexionar».

En relación a su gestión al frente del PP, ha señalado que se ha podido debatir diferentes posiciones para poner en marcha un único proyecto «pero debemos ir todos juntos», ha subrayado Ha destacado que «las cosas importantes nunca se ahcen solo sino con otros, sumando». También ha apelado a la necesidad de seguir caminando en políticas de integración «como partido hacia dentro y hacia fuera». En este punto se ha referido directamente al PP vasco al que ha agradecido su trayectoria y a quien ha recordado que cuenta con ellos en el camino hacia la conversión del PP como alternativa.

Ha defendido la foralidad pero no como «un derecho a la secesión, como dicen los nacionalistas», sino como una singularidad recogida en la Constitución. Ha citado el Concierto Económico vasco como una herramienta plenamente contitucional pero no como «una creación de los nacionalistas, como ellos dicen». «Los conciertos económicos no los inventó ningún nacionalista sino Cánovas del Castillo, como una pieza central del proyecto constitucionalista».

También se ha dirigido a la presidenta del PP en Navarra, Ana Beltrán, para mostrarle su apoyo ante los intentos por hacer de la Comunidad Foral otro «frente de desestabilización». Ha defendido la defensa de la singularidad que pueden reclamar los populares vascos pero no como un elemento de «desmarque».

Su intervención ha estado centrada en gran medida en recordar la figura de Miguel Angel Blanco, «un símbolo que no podemos olvidar, un testimonio de vida de amor a España» y de las víctimas del terrorismo. Ha cuestionado a quienes quieren olvidar a las víctimas como Blanco para que su «condición de víctima oscurezca su condición de héroe de la libertad».

Pablo, adelante, nosotros también hemos recorrido caminos tortuosos en los que no se veía la salida»

En su intervención también ha anunciado la presentación de una propuesta legal para que la mera convocatoria de un homenaje a un preso de ETA sea delito y otra para que no sólo los delitos por autoría de un asesinato no prescriban sino tampoco el resto de acciones necesarias para su comisión.

Inestabilidad política

Previamente ha intervenido el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, quien en un intento por recomponer la relación tras la tensión vivida la semana pasada entre populares vascos y nacionales, ha alabado el liderazgo de Casado. Le ha trasladado que «los vascos te necesitamos» y se ha mostrado convencido de que se convertirá en la alternativa solida a la presidencia del Gobierno, «cuenta con nosotros». Le ha recordado que aunque ahora vea que el camino aún puede ser largo, «nosotros también hemos recorrido caminos tortuosos en los que a veces no se veía la salida. Pablo, adelante, te queremos mucho», ha concluido.

A la Escuela Miguel Angel Blanco también ha acudido el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien en una mesa dedicada a la inestabilidad en la política española ha asegurado que la «nueva política» la ha traído. En una sesión junto a la diputada Cuca gamarra y el alcalde de ZaragozaJorge Azcón, Martínez Almeida ha defendido el bipartidismo, «que claro que hay que mejorarlo» pero que es el que ha traído el progreso, «ya sabemos que la nueva política no la ha mejorado».

Escuela de verano Miguel Angel Blanco organizada por Nuevas Generaciones del PP.

Ha arremetido contra la izquierda española ha sido el principal factor de inestabilidad en nuestro país. «Tenemos una izquierda que no se apunta al pacto con los que tenemos una misma visión de la España constitucional y prefieren acordar con quienes dinamitan el espíritu del 78»: «Entienden España desde el revanchismo y no desde el entendimiento». El alcalde de Madrid también ha reconocido que urge contribuir a poner fin a la fractura «en el centro derecha» para que se produzca una unidad en torno al PP, «la fragmentación tiene su solución en el PP, tenemos que saber contraponer el PP a esa travesía en el desierto que será el Gobierno de Sánchez».

Martínez-Almeida: «En la izquierda entienden España desde el revanchismo y no desde el entendimiento»

Otras de las ponentes ha sido la secretaria general del del PP vasco, Amaya Fernández, quien ha apelado a la necesidad de recuperar la «visibilidad del PP» en Euskadi para frenar lo que ha calificado como un «el mayor blanqueamiento del nacionalismo vasco» jamás vivido. Para Fernández, asistimos a un intento por hacer pasar «a los criminales como demócratas» o de manipular las palabras y los conceptos que promueven las formaciones abertzales. En este sentido, ha recurrido a George Orwell para señalar que PNV y Bildu estan inmersas en la «insinceridad» para hacer pasar como verdaderas ideas que son falsas, como el derecho a decidir cuando es «autodeterminacion». Ha hecho una llamamiento al constitucionalismo para aglutinarse en torno al PP vasco.

Diferencias con el PP vasco

La participación de Casado en la ‘Escuela Miguel Angel Blanco, La España del futuro’, organizada por Nuevas Generaciones, se produce después del enfrentamiento entre los populares vascos y la dirección nacional de la semana pasada. La apertura de un expediente informativo al juntero del PP en Guipúzcoa, Juan Carlos Cano, por el voto que erróneamente permitió la elección del candidato de EH Bildu para presidir la Comisión de Derechos Humanos de las Juntas Generales guipuzcoanas, suscitó una dura reacción del PP vasco.

Su presidente en Guipúzcoa, Borja Sémper, consideró inadmisible la medida de la dirección y exigió su retirada. Lo hizo tras recordar el compromiso en la lucha contra ETA que a lo largo de su trayectoria ha demostrado Cano, así como su compromiso con la defensa de la libertad en Euskadi pese a estar en varias ocasiones en el punto de mira de la banda terrorista.

La visita de Casado se produce tras el enfrentamiento del PP vasco con la dirección por el expediente a uno de sus cargos

Ha sido el último distanciamiento entre el PP vasco y la nueva dirección que encabeza Casado. Alfonso Alonso y varios de los barones populares vascos no respladaron a Casado como líder de la formación y sus diferencias han sido evidentes en varias ocasiones, si bien se han intentado reconducir a lo largo de este primer año de mandato del nuevo presidente del PP.

El PP vasco ha convocado para después del verano un congreso para redefinir el partido y reformular su discurso para conectar con la sociedad vasca de nuevo. El PP vasco registró en las pasadas elecciones municipales los peores resultados de su historia en Euskadi, dejando fuera incluso a algunos de sus máximos exponentes, como Javier Maroto, que no logró obtener el escaño en el Congreso por Álava al que aspiraba. Finalmente, Casado lo ha rescatado pero como senador en Castilla y León, para lo que Maroto ha tenido que empadronarse en Segovia.