El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado esta mañana que se compromete a no firmar ninguna «gran coalición» con el PP y ha pedido al candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, a que él también se comprometa públicamente a «no bloquear» la conformación de un gobierno estable para España «por quinta o sexta vez».

Durante un acto electoral celebrado con cargos del PSE en Vitoria, el candidato del PSOE ha señalado que en ningún caso cerrará acuerdo alguno con el PP para gobernar, que no pactará con quien se ha entendido «con la ultraderecha que banaliza la violencia contra las mujeres» y ha despreciado «la democracia».

Sánchez ha señalado que si él hace público su «compromiso» para no alcanzar la gran coalición con la que Unidas Podemos viene amenazando para ahuyentar el voto hacia el PSOE, «haga él lo mismo con el bloqueo, el principal problema que tenemos».

Sánchez también ha arremetido contra Ciudadanos y el PP de la formación de Rivera ha asegurado que insiste en su teoría de que «hemos pactado en la habitación del pánico con Podemos» y los populares han comenzado a esgrimir una teoría «que insulta la inteligencia»: «¡Dicen que tenemos un pacto con la ultraderecha!».

Cataluña

En su lista de agravios ha incluido a las formaciones independentitas catalanas, a las que ha exigido un cambio de rumbo. Les ha recordado que el Gobierno que aspira a seguir liderando continuará fijando la Constitución y la legalidad como marcos imprescindibles. Ha reclamado a los partidos soberanistas catalanes que reconozcan a la Cataluña «no independentista».

También les ha solicitado un ejercicio de «autocrítica» para reconocer públicamente que «han mendito a una parte de la sociedad, que les digan que han fracasado y que la independencia nunca se alcanzará». Por ello ha confiado en que pueda aflorar un líder dentro de ese mundo con la capacidad para dar ese paso que permitira abrir un nuevo tiempo.

Sánchez ha llamado a los militantes y simpatizantes socialistas a acudir a votar, a no dejarse confiar por lo que apuntan algunas encuestas y a facilitar un PSOE fuerte que permita la conformación de un Gobierno sólido tras el 10-N. Ha alertado de que el principal problema que hoy tiene el país es el riesgo de prolongar aun maś «el bloqueo».

La pugna alavesa

Antes de Sánchez ha intervenido la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, quien ha denunciado «las mentiras» que desde el PP se vienen «sembrando». Ha asegurado que si Sánchez hubiera querido ser presidente por encima de todo lo hubiera podido hacer pero que por responsabilidad no cayó en las exigencias que le impusieron a derecha e izquierda: «El 155, Navarra o la exigencia de Podemos para conformar un gobierno débil».

El primer acto de Sánchez de este viernes de campaña en Vitoria coincide con el que Pablo Casado, el candidato del PP celebrará a mediodía en la capital alavesa. Vitoria se ha convertido en una circunscripción en la que la pugna por el voto estará muy reñida. El PP quiere recuperar representación en Álava, donde concurre con Mari Mar Blanco como candidata y con la que confía en lograr el escaño que Javier Maroto no logró.

Tanto Casado como Sánchez coincidirán esta mañana en otro acto electoral en Logroño.