España

Montero reprocha que los datos que proporciona Madrid no son coherentes

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i), junto a la vicepresidenta tercera del Ejecutivo y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (d) durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, este martes en La Moncloa. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

María Jesús Montero ha comparecido hoy más en calidad de titular de Hacienda que de portavoz del Gobierno. La ministra ha llevado al Consejo el techo de gasto, paso previo para presentar el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado. «Una necesidad ineludible que tiene nuestro país», ha dicho Montero. Por su parte, la vicepresidenta Nadia Calviño ha defendido su informe sobre situación económica, también necesario para elaborar las cuentas de 2021.

Pero además de las grandes cifras, indispensables para la recuperación económica del país, ha planeado sobre esta comparecencia el choque de trenes entre Sanidad y la Comunidad de Madrid, después de que el ministro Salvador Illa y Fernando Simón admitieran no confiar en los datos sobre la evolución de contagios y de ingresados que está ofreciendo la Comunidad de Madrid. Montero ha defendido, en la misma línea que Illa, que los datos «deben ser coherentes» y que del estudio de los mismos. «es evidente que se alberguen dudas» por entender que no llegan ni en tiempo ni en forma. La Comunidad, ha agregado, no está dando los datos tras sus recuentos ni «tampoco tenemos la información de los test rápidos», todo ello lo ha dicho mientras se desarrollaba la reunión del grupo Covid presidido por Ignacio Aguado y Salvador Illa.

En todo caso defiende que el Gobierno «no quiere confrontación y lo que hemos practicado es la lealtad y coordinación con todas las Comunidades», y en cuanto a la necesidad de que se llegue a un pacto entre ambas administraciones, aduce que éste ya existía y lo incumplió el PP, que en el Consejo Interterritorial votó contra las directrices de Sanidad».

Contactos discretos para no necesitar del PP en la renovación del CGPJ

Además, Montero ha confirmado que el Gobierno estudia fórmulas para modificar la ley orgánica del poder judicial al objeto que de no sean necesarios tres quintos de la Cámara para renovar el CGPJ, lo que convierte al PP en cooperador indispensable. Montero se ha escudado en que lo que se quiere es preservar es la legitimidad del órgano de Gobierno de los jueces, dado que «por la designación parlamentaria no se puede abordar».

No será, sin embargo, «una reforma fruto de un momento concreto. Tiene que llegar tras un estudio pausado y con todo el consenso posible». Tras reprochar al partido de Pablo Casado que esta actitud no es nueva, puesto que en 2008 procedieron de la misma manera, ha alegado que «no podemos mantener esta situación durante dos años», por lo que «siguiendo las recomendaciones de la UE», que amonesta a España sobre su calidad democrática, «el compromiso de Gobierno es firme. Nos encontramos en conversaciones discretas con otros grupos parlamentarios para ver cómo somos capaces de superar esta situación intolerable».

«No vamos a retransmitir algo tan importante como esto. Si el PSOE considera que ha avanzado, perfecto. Respecto al resto de los órganos, cada uno tiene su propia singularidad», sin descartar que se busquen otras fórmulas para no depender del PP.

«Defenderemos la Monarquía, como siempre, trabajando codo con codo», dice Montero

Sobre otro choque, éste entre el Gobierno y la Casa Real, que esta semana se quiere restañar con un acto del Instituto Cervantes al que acudirán el Monarca y el presidente del Gobierno, y su presencia el próximo viernes en Cataluña a una entrega de premios, Montero ha asegurado que en el Gobierno «defenderemos la Monarquía, como siempre, trabajando codo con codo».

«Desde el primer día hemos transmitido la absoluta normalidad de la relaciones entre Moncloa y la Casa Real». Considera que cada institución cumple «su tarea institucional y sigue vigente la agenda prevista para el acompañamiento en una serie de actos. Creemos -ha agregado que esa naturalidad con que el Ejecutivo aborda estas situaciones es un camino a seguir» y «flaco favor se le hace cuando algunas formaciones quieren patrimonializar en exclusiva» la figura de Felipe VI y «algunos dirigentes lo usan para hacer guerra partidista».

«Insumisión» constitucional

Y en lo que viene siendo un argumento habitual, ha aprovechado para exhortar a aquellos que «se arrogan la Constitución, la cumplan de la a la z para la renovación de las instituciones», en alusión, de nuevo, al PP. «No hay excusa posible para seguir manteniendo la actitud del PP. Practica una especie de insumisión constitucional, un veto que no tiene nada que ver con nuestro ordenamiento jurídico», ha sentenciado.

Comentar ()