España

Libertad provisional para los detenidos por su posible relación con un 'zulo' de ETA

A instancia de la Fiscalía el juez Ismael Moreno accede a la libertad pero tras retirarles el pasaporte, prohibirles abandonar el país y obligarles a presentarse semanalmente ante una instancia judicial.

El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha decretado la libertad provisional con medidas cautelares para los dos expresos de ETA y el tercer acusado de estar presuntamente relacionado con un zulo de la banda localizado en junio del año pasado en una zona montañosa de Arraia-Maeztu, en Álava. Tras su arresto el pasado lunes, en una operación llevada a cabo por la Guardia Civil, los tres detenidos han pasado esta mañana a disposición judicial para ser interrogados. Pese a que se han negado a declarar, a instancia de la Fiscalía todos ellos han sido puestos en libertad provisional, aunque con la prohibición de abandonar el país, la retirada del pasaporte y la obligación de presentarse ante una instancia judicial semanalmente.

El juez Ismael Moreno considera que existen indicios suficientes para imputar a Ekhiñe Eizagirre, Kepa Arcauz e Imanol Jaio su relación con un ‘zulo’ en el que se encontró material explosivo, detonadores y otros elementos, en alguno de ellos con el anagrama de ETA, según se relata en el auto judicial. Estos hecho podrían ser constitutivos de un delito de tenencia de explosivos con fines terroristas.

La Fiscalía había solicitado su puesta en libertad a la que el magistrado ha accedido pero imponiendo medidas cautelares al no estimar que exista riesgo de fuga. Tanto Eizagirre como Arcauz ya fueron condenados por su pertenencia a ETA en 2013 tras ser detenidos en Francia, delito por el que cumplieron cuatro años y medio de prisión. En el momento de su arresto se encontraban en libertad, a la que accedieron tras abandonar la cárcel en verano de 2017. Ambos formaron parte del comando ‘Ezpala’, activo entre 2008 y 2010. en el caso de Jaio no constaba vinculación anterior con ETA.

Estas detenciones suscitaron el rechazo de amplios sectores de la izquierda abertzale y de colectivos de apoyo a los presos de ETA que convocaron movilizaciones para denunciarlas. Desde EH Bildu se afirmó que suponen «un obstáculo a la convivencia democrática por parte del Estado profundo que trata de sabotear permanentemente cualquier avance en Euskal Herria».

También desde Elkarrekin Podemos se cuestionó la operación. La portavoz de la formación en el Parlamento Vasco, Miren Gorrotxategi, señaló que las detenciones están «fuera de tiempo» y son reflejo de las «inercias del pasado»: «No sé si aportan algo positivo», aseguró la portavoz de Podemos en Euskadi.

Comentar ()