España

Valdés, magistrado del TC investigado por maltrato, presenta su renuncia

Fernando Valdés ha presentado su renuncia por escrito al presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, por la causa abierta contra él en el Tribunal Supremo

Fernando Valdés Dal-Re, el magistrado del Tribunal Constitucional al que el Tribunal Supremo investiga por un presunto delito de maltrato a su esposa, ha presentado su renuncia al cargo, según informan fuentes del Alto Tribunal.

Lo ha hecho por escrito ante el presidente del Tribunal, Juan José González Rivas, y al ser aceptada por éste, el cese se publicará en el Boletín Oficial del Estado. Puesto que el magistrado pertenecía al turno propuesto por la Cámara Baja, concretamente por el Partido Socialista, también se ha comunicado su renuncia a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

También se le ha comunicado al instructor de la causa abierta contra él, el magistrado de la Sala Penal del Supremo Andrés Martínez Arrieta que tendrá que devolver al Juzgado de Violencia de Género de Majadahonda (Madrid) ante el que se dirigió inicialmente la denuncia contra el magistrado al perder éste su condición de aforado.

Estaba prevista su renovación

Valdés era uno de los cuatro magistrados que están de salida en el Tribunal Constitucional por el cumplimiento de su mandato en noviembre de 2019, junto con el presidente, González Rivas, la vicepresidenta, Encarnación Roca, y el magistrado Andrés Ollero.

La apertura de una investigación contra él por parte del Supremo, que ya ha visto motivos para llevarle a juicio, acelera la salida de Valdés del Alto Tribunal y reduce el número de magistrados de tendencia progresista.

La investigación

Valdés fue detenido el pasado 11 de agosto por la Guardia Civil en Majadahonda (Madrid), donde reside, tras la presentación de una denuncia por violencia de género contra él. Fue trasladado al juzgado de Primera Instancia número 7 de dicho municipio al frente del que se encuentra una jueza especializada en Violencia de Género. Después de escucharle a él, a su esposa y a dos testigos presenciales de los hechos, que manifestaron que escucharon los gritos de la mujer y vieron cómo el magistrado la introducía en la vivienda, elevó una exposición razonada al Tribunal Supremo, ante el que Valdés estaba aforado, pidiendo que se le investigara.

La jueza trasladó indicios de un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar contra su esposa que el Supremo acordó investigar. La Sala Segunda consideró que pese a las manifestaciones del investigado y de su cónyuge, el examen de las declaraciones prestadas por dos testigos y las referencias de uno de los agentes actuantes «conforman una base indiciaria suficiente para descartar en este momento cualquier decisión diferente a la incoación de diligencias con nombramiento de instructor, conforme al turno previamente establecido, para que el  mismo, con libertad de criterio, acuerde las diligencias necesarias para el esclarecimiento de los hechos y resuelva en su momento conforme previene la Ley Procesal penal».

Una vez abierta la investigación contra él, Valdés solicitó al Alto Tribunal su baja médica y comunicó que llevaba varios días ingresado en un hospital madrileño.

El pasado 7 de septiembre, el magistrado Martínez Arrieta que instruía la causa contra él consideró que había motivos suficientes para llevarle a juicio por maltrato a su esposa.

En el auto en el que acordó la decisión, trasladó lo que manifestaron los testigos que denunciaron los hechos frente a la casa del magistrado: “Desde el exterior, los viandantes percibieron movimientos bruscos y golpes, que determinaron una lesión, no diagnosticada, en el dorso de la mano derecha de la mujer”. El magistrado acordó continuar el procedimiento contra Valdés después de tomar declaración a los testigos presenciales, al propio investigado, a su esposa, a su hija y a los agentes que intervinieron cuando fue detenido.

 

Comentar ()