España

Illa arremete contra Casado por convertir el debate en unas primarias de la ultraderecha: "Pili y Mili"

Será la conferencia de presidentes la que decida prorrogar la alarma hasta el 9 de mayo

Salvador Illa, ministro de Sanidad, en el Congreso.

Salvador Illa EFE

Ha sido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el que ha tenido que defender el nuevo estado de alarma a pesar de la efímera presencia en el pleno de Pedro Sánchez, una vez que Moncloa se ha negado a exponer al presidente del Gobierno al desgaste de un nuevo debate parlamentario. Illa, que ha hecho un primer discurso muy técnico, ha exhortado al PP a que decida «si es un partido de Estado o está en la ultraderecha», al tiempo que ha pedido su apoyo al nuevo estado de alarma. «Ahora vemos lo que hace la oposición», ha resaltado.

«Una mayoría ha elegido la vía de la cooperación, con críticas constructivas; luego está la ultraderecha, que ha elegido la confrontación. Ahora hay que ver que el PP decida si es un partido de estado o está en la ultraderecha». En su segunda intervención ha subido el tono de la crítica contra el líder del primer partido de la oposición al que ha acusado de convertir este debate en «unas primarias de la ultraderecha: Pili y Mili», volviéndolo a equiparar con Santiago Abascal.

«Espero que por el bien de todos apoyen la prórroga, que unan sus fuerzas al Gobierno para dar una respuesta contundente a la segunda ola. Es época de consensos, de actuar unidos a la amenaza real, dejando de lado las disputas partidistas», ha invitado el ministro dirigiéndose a los escaños populares. Todo lo que «gana en una semana, lo pierde en la otra» y ha calificado de «vergonzosa» la abstención de los populares. «¿Se entienden a sí mismos?», le ha preguntado, para agregar que son «la no oposición».

En su réplica Illa ha llegado a afear a Casado que no pidiera perdón por acudir a la fiesta de El Español, le ha acusado de venir «de otro planeta, de marte, donde esta Vox» y cuestionado cómo es posible que el PP no haya presentado ninguna enmienda para pedir, como Isabel Díaz Ayuso, un confinamiento por días.

Además, ha hecho un gesto de madrileñismo de adopción al afirmar haber «sufrido por los madrileños, una ciudad admirable que acoge, resiste y se levanta. Es muy difícil no sentirse cerca de un lugar que en seguida te acoge como uno más. Reconozco mi admiración por Madrid y por los madrileños. Gracias Madrid»

Tras la andanada, Illa se ha ceñido a una intervención técnica con un repaso exhaustivo de la evolución del coronavirus en España, más propia de una reunión de la comisión de Sanidad que del pleno. «Entremos en un periodo de gran inestabilidad», ha señalado el titular de Sanidad «y por esa situación de riesgo e inestabilidad a las puertas del invierno el gobierno ha aprobado este estado de alarma con un horizonte amplio».

La Conferencia de Presidentes decidirá la prórroga

Ha recordado que las autoridades delegadas serán los presidentes autonómicos y la cogobernanza se desarrollará en el Consejo Interterritorial de Salud. También se ha referido al toque de queda, aunque ha sido equívoco, porque si bien hasta el 9 de noviembre es obligatorio, al menos entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana partir de esa fecha queda en manos de las Comunidades, que también pueden determinar limitaciones de movimiento y confinamientos perimetrales.

Ha explicado que el Gobierno es favorable a que el jefe del Ejecutivo comparezca cada dos meses y él mismo lo hará mensualmente en comisión. Asimismo asumen la fórmula del cuatro más dos, esto es, que sea la Conferencia de Presidentes la que decida en cuatro meses si se prorroga otros dos, previo informe del Consejo Interterritorial de Salud. «Lo que votamos hoy es una respuesta constitucional con medias constitucionales», ha dicho al PP. «Señorías del PP deben hacer una reflexión. Ante la segunda ola el Gobierno a respondido con lealtad y compromiso a las peticiones de las Comunidades».

Desde un punto de vista epidemiológico, «está claramente justificado. Estamos inmersos en la segunda ola de la pandemia. el Covid se extiende a toda velocidad». Además, con el cambio de estación «se agrava la situación y aumenta la presión hospitalaria». Salvo Canarias, el resto de territoritos se sitúa en un riesgo alto o muy alto, ha agregado.

En definitiva, necesitamos «medidas contundentes». Tras alegar que toda Europa está tomando medidas para limitar los contactos sociales y la libre circulación ha defendido que «el estado de alarma es el instrumento constitucional para situaciones de emergencia».

Comentar ()