El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha culpado a la «ultraderecha» de las protestas violentas contra las restricciones del coronavirus y ha comparado los incidentes con la «estrategia de la tensión» de Italia.

«En Italia lo llamaron “strategia della tensione”», ha escrito el vicepresidente segundo en su cuenta oficial de Twitter tras la segunda noche de altercados violentos en protestas contrarias a las restricciones para frenar el coronavirus.

Iglesias alude a una serie de acciones que se atribuyeron a una «red oculta de resistencia», la llamada Operación Gladio, que en la Guerra Fría quería evitar la invasión soviética de Italia y que a juicio del Partido Comunista Italiano buscaba frenar su avance generando miedo.

El vicepresidente recomienda un artículo en su digital afín, La Última Hora, «para entender el contexto de los disturbios que promueve la ultraderecha tirando la piedra y escondiendo la mano».

El artículo de José Manuel Martín Medem señala «la reacción social por el agobio de la pandemia» como «una auténtica amenaza» y defiende que «los grandes poderes» recomiendan al líder de la oposición, Pablo Casado, que aumente «la crispación para esperar que el gobierno del PSOE con Unidas Podemos se desmorone en el incendio del cabreo social».

España vivió este sábado una nueva jornada de protestas contra las restricciones impuestas para frenar al coronavirus, que por segunda noche tornaron en disturbios y enfrentamientos violentos contra las fuerzas de seguridad en Madrid, Logroño, Málaga, las tres capitales vascas y Santander.

La filiación política de los manifestantes ha generado polémica después de que, en el caso de Barcelona, el director de los Mossos atribuyera la violencia a grupos de extrema derecha organizados, lo que provocó la queja de Vox, que culpa de los altercados a la extrema izquierda y a extranjeros, al tiempo que respalda las concentraciones.