España Caso Villarejo

La secretaria del ex jefe de Seguridad del BBVA confirma regalos del banco a la Policía a cambio de favores

La testigo reconoce ante el juez del 'caso Villarejo' que, como se pidió investigar en el 'forensic', el banco pagó 'cocktails' y gastos relacionados con la celebración de los ángeles custodios de la Policía Nacional

Julio Corrochano, tras declarar como investigado en la Audiencia Nacional.

Julio Corrochano, tras declarar como investigado en la Audiencia Nacional. EFE

Elena M. Z., secretaria del ex jefe de Seguridad de BBVA Julio Corrochano, confirmó este miércoles ante el juez que instruye el caso Villarejo que la entidad hizo regalos -económicos y en especies- a comisarios de Policía a cambio de recibir beneficios, como ventajas en gestiones burocráticas para familiares de directivos del banco en el aeropuerto de Madrid-Barajas o en oficinas de renovación del DNI.

La testigo estaba a cargo de Corrochano, quien fue el intermediario entre el banco y el comisario investigado José Manuel Villarejo, a quien la entidad encargó distintos informes de seguimiento y espionaje a la competencia entre 2004 y 2017 por orden, según sospechan los investigadores, del ex presidente de la entidad Francisco González.

La secretaria del ex responsable de Seguridad ha afirmado que Cenyt -la empresa controlada por Villarejo- era reconocida por trabajadores del BBVA porque se recurría a sus servicios habitualmente, según han indicado a este diario fuentes jurídicas presentes en la declaración. También ha confirmado que la entidad pagó cestas de navidad valoradas en más de 1.000 euros a miembros de la Policía y costeó cocktails y gastos de la fiesta de la Policía (los ángeles custodios), entre otros.

El Independiente adelantó en marzo que el informe interno forensic elaborado por Garrigues y PricewaterhouseCoopers (PwC) sobre los contratos entre BBVA y Villarejo abordó si el banco pagó gastos de la Policía. Según un documento de la investigación interna al que tuvo acceso este diario, el despacho Garrigues solicitó a PwC el 29 de marzo de 2019 que «recopilara toda la documentación de la que disponemos en este momento (papel o digital, correos, etc…) respecto de cestas de Navidad; aguinaldos a escoltas; facturas de pagos de cocktails y comida a comisarías y cuarteles; cualquier pago relacionado con la patrona de la Guardia Civil o la Policía o los Ángeles Custodios; economato; regalos del libretón (tenedores, sartenes…); donaciones de ordenadores descatalogados o donaciones a los huérfanos de la Policía».

Este miércoles, la testigo confirmó que dichos gastos se sufragaron por el banco a cambio de tener un «trato de favor» por parte de la Policía y mencionó a dos de los comisarios investigados en la causa, Carlos Salamanca (que fue responsable de la comisaría de Barajas) y Enrique García Castaño (ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía) como dos de los interlocutores con los que mantuvo conversaciones y que recibieron dinero en efectivo de la entidad como gratificación por su trato especial a miembros del banco y sus familiares.

En las actuaciones que dirige el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional constan correos electrónicos que la secretaria de Corrochano envió a mandos policiales de los que se deduce que el banco pedía a la Policía que agilizara determinados trámites. Uno es el enviado a las 12.21 horas del 9 de julio de 2009 al comisario Salamanca, entonces destinado en Barajas: «Carlos, como te comenté por teléfono, te mando listado de viajeros procedentes de México que vienen a una boda de un consejero del banco». La testigo ha reconocido la veracidad de dichos emails.

Implica al ya procesado Salamanca

El comisario Salamanca está a un paso de ir a juicio por presuntos delitos de cohecho y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. El juez García-Castellón ha propuesto juzgarle este miércoles en la pieza 1 del caso Villarejo porque considera que, prevaleciéndose de su cargo, le facilitó la entrada ilegal en territorio español a empresarios ecuatoguineanos de la empresa petrolera nacional de Guinea Ecuatorial Gepetrol, a la que estaba vinculado el empresario Francisco Menéndez Rubio, también procesado, y que fue el denunciante que dio origen a la macrocausa contra Villarejo y el resto de miembros de la cúpula policial desgranada ya en una treintena de piezas de investigación.

El otro mando al que se habría referido en su declaración Elena M.Z. sería García Castaño, también investigado en la pieza BBVA del caso Villarejo por proporcionar, supuestamente, información confidencial sobre listados de llamadas de altos directivos y políticos de los que el banco sospechaba que querían hacerse con el poder del consejo de administración.

En conversación con este diario, fuentes próximas a este comisario principal ya jubilado han negado que la testigo haya podido decir el nombre de este mando durante su comparecencia por cuanto -aseguran- aquél «jamás» habló con la secretaria de Julio Corrochano, «ni para regalos ni para rastreo de llamadas».

Comentar ()