Cataluña | España

Las "estructuras de estado" que se llevan 1.000 millones del presupuesto catalán

Meritxell Budó y Pere Aragonés se dirigen a la reunión de Govern Ruben Moreno

Más de mil millones de euros suman en presupuesto las partidas que los propios independentistas han definido durante los años del procés como las «estructuras de estado». Conceptos que van desde la Agencia Tributaria a la construcción de un entramado propio de medios de comunicación o la inversión en relaciones exteriores, que este año se llevarán el 2,8% del presupuesto del sector público catalán, 36.008 millones de euros.

En la guerra abierta por ERC a cuenta de las diferencias fiscales entre Madrid y Cataluña, la presidenta de la CAM, Isabel Díaz Ayuso, contraatacó este miércoles a las críticas de Gabriel Rufián por la inauguración del nuevo hospital Isabel Zendal. Ayuso reiteró que no subirá los impuestos en Madrid para pagar «el negocio a los independentistas». Y aseguró que la Generalitat gastan al año 1.700 millones de euros en acciones independentistas y «solo en TV3 se gastan 303 millones, lo que equivale a tres hospitales Isabel Zendal».

Lo cierto es que esos 303 millones de euros mencionados por Ayuso son la partida destinada por los Presupuestos de la Generalitat de 2020 a medios de comunicación, aunque la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) se lleva la mayor parte de la tarta, 288 millones según las cuentas aprobadas el pasado abril. Pero la de medios de comunicación no es la única «estructura de estado» del independentismo.

La acción exterior de la Generalitat ha sido una de las bazas recurrentes del independentismo para buscar apoyos externos a su reto. En los presupuestos para este año, los primeros aprobados en tres años, el presupuesto de la Consejería de Acción exterior ha crecido un 17,7%, hasta los 76 millones de euros.

De ellos, 50 millones van destinados a acción exterior -embajadas- y ayudas a la cooperación y el desarrollo. Una partida a la que habría que sumar los dos millones de euros destinados al Diplocat. En contra de lo que suelen defender desde el independentismo, no se trata de inversión para la promoción de las empresas catalanas, porque ese es el objetivo de la agencia ACCIO, dependiente del Departamento de Empresa, que cuenta con un presupuesto de 38 millones de euros.

Digitalización al servicio del referéndum

Sólo hay un departamento de la Generalitat que haya visto crecer más su presupuesto este año: el de Políticas Digitales y Administración Pública, que ha crecido en un 84%, hasta los 129 millones de euros. Es el departamento que dirige Jordi Puigneró, centrado en el desarrollo del voto electrónico y la digitalización de la administración, pero también en la tecnología blockchain o el nuevo proyecto de la «Nasa catalana».

De él depende, además, el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), un ente autónomo responsable de la contratación de todos los suministros TIC de la Generalitat. Y también del censo del referéndum del 1-O. El CTTI cuenta este año con un presupuesto de 530 millones de euros.

Sin olvidar la recién creada Agencia de Ciberseguridad de Cataluña, que cuenta para este ejercicio con un presupuesto de 14,7 millones de euros. Se trata de la sustituta del polémico Cesicat, conocido como el «CNI catalán» y responsable de seguimientos a diversos líderes constitucionalistas en los meses previos al referéndum del 1-O.

Hacienda propia

La gestión de los recursos propios era, obviamente, otra de las prioridades de los impulsores de la declaración de independencia, conscientes de que necesitaban construir una estructura propia si querían hacer creíble la independencia. A ello responde el crecimiento de la Agencia Tributaria de Cataluña, que ha seguido durante esta legislatura.

Cuenta con un presupuesto de 89 millones de euros y una plantilla consolidada de 840 personas para recaudar los 17 impuestos -propios y cedidos- que gestiona la Generalitat. El objetivo, recaudar este año 3.900 millones de euros.

Sin olvidar una entidad básica en la construcción del discurso nacionalista que tiene el catalán como eje vertebrador de la identidad: El Consorcio de Normalización Lingüística (CNL), con un presupuesto para este ejercicio de 33 millones de euros.

En conjunto, las partidas destinadas a la Agencia de Ciberseguridad, CTTI, medios de comunicación, Agencia Tributaria, Exteriores, Diplocat y el Consorci suman un total de 1.023 millones de euros. Más de lo que la Generalitat destinará en el mismo periodo a Justicia (964,8 millones) o a fomento de la ocupación (918,3 millones) según su propia presentación de los presupuestos.

Comentar ()