Cataluña lidera, junto a Baleares, Valencia y el País Vasco, una iniciativa para que las comunidades autónomas, junto a otras regiones europeas, participen en el diseño y distribución de los fondos Covid de la Unión Europea. El gobierno catalán quiere tener acceso directo a las ayudas ideadas por la UE para impulsar la recuperación económica tras la pandemia. Fue una de las condiciones de Esquerra en la negociación de los presupuestos y ahora ha recuperado la política de alianzas transeuropeas con este objetivo.

Para ello, 24 regiones europeas han enviado una misiva a los principales responsables de la UE con la petición de que los «involucren en los debates de recuperación de la Unión al más alto nivel» para «participar activamente en el diseño y la implementación del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y los planes nacionales adoptados”.

La carta ha llegado a Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, Charles Michel, responsable del Consejo Europeo, el presidente del europarlamento, David Sassoli, la canciller Angela Merkel, y el presidente de turno de la UE, el portugués António Costa. En ella, los 24 gobiernos regionales firmantes expresan su compromiso de «emprender esfuerzos conjuntas para fortalecer el papel de las regiones en la toma de decisiónes de la UE relacionadas con la recuperación post-Covid».

Voz propia para Cataluña

En este contexto, el presidente en funciones de la Generalitat y candidato de ERC, Pere Aragonés, defendió este jueves que Cataluña quiere contribuir activamente en la toma de decisiones de la estrategia europea de reconstrucción. «Tenemos la fuerza, la energía, la capacidad y la determinación para participar directamente en la reconstrucción de nuestros países y del conjunto de la Unión», añadió Aragonés, reclamando «voz propia» para «las naciones como Cataluña».

Argumenta que han sido las regiones las que han gestionado la pandemia y sus consecuencias económicas y sociales. «Por tanto, es imprescindible que seamos una parte activa en el diseño y la implementación» de los fondos europeos. El gobierno catalán ha destacado además que la operación «constata el liderazgo que Cataluña quiere ejercer en el ámbito europeo». Un liderazgo que fue indiscutible en tiempos de Jordi Pujol, con la alianza de los Cuatro Motores europeos, y que Cataluña ha perdido con el proceso independentista.

Junto a las cuatro comunidades españolas firman la carta las regiones de Baviera, Baden-Württemberg, Bilogora, Emilia Romaña, Lazzio, Flandes, Occitania, Aquitania, Bolzano-Tirol Sur, Varazdin, Hessen, Zagorje, Valonia, Voralberg, Islas Aland, Koprivnica-Križevci y Wilekoposka.