Cataluña | España

Albiol reclama que los ayuntamientos puedan intervenir en edificios ocupados

"O a los ayuntamientos se nos dan herramientas para poder actuar o lo que ha pasado en la nave de la calle Guifré mañana volverá a pasar en otro espacio, puede ser en Badalona, en Sabadell o en Albacete"

Estado en el que ha quedado la nave incendiada de Barcelona.

Estado en el que ha quedado la nave incendiada de Barcelona. EFE

Xavier García Albiol, alcalde de Badalona, ha reclamado hoy cambios legales para permitir que los ayuntamientos puedan intervenir en edificios ocupados. Tras el incendio de una nave ocupada de este miércoles, que se ha saldado con la muerte de tres de sus ocupantes, el alcalde ha comparecido este viernes para reclamar que deje de considerarse la ocupación como una vía para consolidar estos espacios como viviendas habituales. «Es una bomba de relojería» ha advertido.

«O a los ayuntamientos se nos dan herramientas para poder actuar o lo que ha pasado en la nave de la calle Guifré mañana volverá a pasar en otro espacio, puede ser en Badalona, en Sabadell o en Albacete» ha señalado Albiol, tras repasar los intentos de actuación de su gobierno en la nave siniestrada durante los últimos seis meses.

El alcalde ha anunciado además el inicio de los trabajos de desescombro de la nave siniestrada este mismo viernes, bajo la batuta de los bomberos y los Mossos d’Esquadra. Albiol ha explicado además que los servicios sociales del consistorio atendieron ayer a 104 personas residentes en la nave, de las que 45 aceptaron la oferta de albergue proporcionado por el consistorio, aunque finalmente sólo 16 personas han pasado la noche en ese alojamiento.

En este sentido, el alcalde ha agradecido la aportación de 750.000 euros de la Generalitat para garantizar la acogida de los afectados durante los meses de invierno, pero ha dejado claro que es «un parche» y que los servicios sociales del Ayuntamiento no pueden hacer frente solos a los problemas de vivienda del municipio. «Qué pasa» con la nave ocupada «en las mismas condiciones» a 500 metros de la incendiada el viernes, se ha preguntado.

Lista de espera para vivienda social

«Si alguien cree que el Ayuntamiento tiene capacidad para acoger a estas personas y pagarles de manera indefinida la vivienda no es así» ha advertido. Albiol ha señalado que tienen una lista de espera de «más de mil personas que no han ocupado y esperan vivienda social», además de los doscientos recogidos en la Mesa Emergencia.

«No podemos pasar a los de la nave por delante de las personas que llevan uno, dos o tres años esperando y que están en iguales condiciones» ha añadido para reclamar apoyo de otras administraciones. Albiol se ha defendido además de las acusaciones de problemas de su gobierno para empadronar a inmigrantes simpapeles. «Hacemos los empadronamientos que son legales» ha concluido, señalando que nueve de los ocupantes de la nave estaban empadronados en el edificio.

Los ayuntamientos, ha añadido Albiol, necesitan que «se habilite el mecanismo para que de forma acelerada se pueda entrar a tomar las medidas correspondientes en estos espacios, que no se contemple como domicilio consolidado un piso ocupado con la luz pinchada o una nave industrial porque esto no nos permite actuar ni en defensa de los vecinos del entorno ni desde el punto de vista social para dar una respuesta a estas personas». Esto es un «disparate que acaba teniendo consecuencias en vidas humanas».

La vulnerabilidad no puede legitimar una ocupación ilegal

El alcalde popular ha añadido que «la vulnerabilidad no puede legitimar una ocupación ilegal, porque puede acabar como lo que ha pasado en Badalona». Albiol ha reclamado entender que «una nave ocupada no es una vivienda» y no puede entenderse así desde el punto de vista jurídico.

«Espero que estas tres muertes no sean en vano, que como mínimo sirva para remover consciencias de que a los ayuntamientos se les tiene que dotar de la posibilidad de poder actuar cuando tenemos constancia de situaciones como esta».

En este contexto, el primer edil ha repasado las actuaciones emprendidas desde que se hizo con la alcaldía para rechazar las acusaciones de inacción, desde proceso judicial contra la propiedad hasta los controles policiales y ha dejado claro que «no puede ser que se eternicen los procesos ante situaciones que suponen un grave problema de seguridad para las personas afectadas y para las personas del entorno». «No puede ser que no recibamos respuesta para poder actuar».

Quejas vecinales

Desde servicios sociales hasta seguridad, urbanístico o jurídico, «todos los ámbitos han sido explorados para dar respuesta a esta problemática», ha asegurado Albiol tras relatar los registros de quejas vecinales. La nave fue ocupada en 2008, pero no hay indicios de problemas de convivencia hasta 2016, según los registros del Ayuntamiento. Un año después, un grupo de vecinos ya registró oficialmente en el Consistorio dos escritos sobre los problemas de convivencia, incivismo y delincuencia.

En octubre de 2019 se registraron otras tres denuncias de vecinos que alertaban de que estaban viviendo menores en la nave y de problemas de orden público y salubridad. A principios de este año fue la asociación de vecinos del Gorg la que hizo entrega de un dosier sobre diferentes problemas en el que se especifican conflictos con los ocupantes de esta nave.

Poco después, la misma asociación se dirigía al Consistorio para preguntar qué medidas ha adoptado el Ayuntamiento para «neutralizar este foco de incivismo y actividades de naturaleza controvertida», cómo piensa el Ayuntamiento ponerse «al día de una problemática que ha dejado sin control un montón de años» y cómo «pretende conseguir una convivencia pacífica» entre los miembros de esta «comunidad autogestionada» y los vecinos «de acuerdo con los estándares de vida del nuevo barrio que se está construyendo».

Las quejas no obtuvieron respuesta hasta el cambio de color del gobierno local, presidido por la CUP -Dolors Sabater- hasta las elecciones de 2019, cuando se hizo con la alcaldía el PSC. Pero el socialista Alex Pastor tuvo que renunciar a la alcaldía a principios de año, cuando fue sustituido por Albiol, el más votado en las elecciones.

El legado de la CUP

«No consta en el registro municipal, ni en los servicios sociales, las ayudas que la anterior alcaldesa afirma haber ofrecido a los ocupantes de la nave» ha señalado Albiol en respuesta a las críticas de Sabater a su gestión.

El actual alcalde esgrime, por contra, dos reuniones con los vecinos del Gorg «para hablar específicamente de los problemas de la nave» ya segura que fruto de esos encuentros se activan las actuaciones policiales en la zona, tanto de policía local como de mossos y policía nacional. Hasta 25 actuaciones hasta el día interior al incendio, desde controles preventivos de las personas que entraban y salían de la nave a intervenciones solicitadas por los vecinos por incidentes puntuales en la nave.

Desde servicios sociales se intentó acceder a la nave, ha asegurado además Albiol, pero los ocupantes no lo permitieron. Durante el mandato de Sabater Cruz Roja sí atendió y acompañó a los residentes en la nave «pero lo dejaron en el momento en que vieron que se les escapaba la situación, que había conflictividad y que no eran capaces de tener una situación ordenada» ha asegurado el alcalde.

Respecto a la actuación urbanística, el Ayuntamiento abrió un expediente para «restablecer la legalidad urbanística de la nave» el 15 de junio. El objetivo era denunciar el uso como vivienda de un edificio sin permiso urbanístico para ello. El 8 de julio reciben la información sobre los propietarios de la nave -dos ex jugadores de baloncesto según El Periódico-, y en noviembre se hace el trámite de audiencia para exigir a la propiedad que restablezca la legalidad urbanística basada en los usos de la nave. Se advierte a los propietarios de que el uso como vivienda «es ilegal».

Denuncia judicial

Paralelamente, el 19 de octubre el propio Albiol solicitó al juzgado de Badalona permiso para que le Ayuntamiento pudiera entrar en la nave para «resolver los problemas de incivismo, higiene, convivencia, insalubridad y condiciones de vida» de sus ocupantes. «A día de hoy no hemos recibido respuesta». Además, vecinos del entorno presentaron una denuncia en el juzgado el 30 de julio sobre la ocupación de la nave.

A raíz de la «desgracia que ha sucedido en Badalona se tiene que tomar consciencia de que los ayuntamientos no podemos seguir atados de manos» ante el fenómeno de la ocupación ilegal ha concluido Albiol. «Por lo que significa no solo de problemática de convivencia o incivismo, sino de condiciones infrahumanas de las personas que están viviendo dentro».

Comentar ()