José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid ha sido, sin ninguna duda, uno de los pocos líderes políticos aplaudidos a lo largo de este terrible 2020 dominado por la pandemia del coronavirus. Su capacidad de diálogo y negociación, su talante y serenidad le han llevado a tener, salvo contadas excepciones, casi todas las fuerzas políticas del ayuntamiento alineadas en contra del único enemigo, el virus. Sin duda algo extraordinario en meses de confrontaciones políticas y rifirrafes, a veces miserables, entre los diferentes partidos.

Abogado de Estado, actualmente compagina la Alcaldía de la capital de España con la portavocía del Partido Popular a nivel nacional, algo que ha sido criticado por muchos y que supone un reto enorme.

Pregunta.- ¿Cuál ha sido su experiencia más grata, si es que la hay, en todos estos meses de tragedia, y también la más ingrata?

Respuesta.- Para la mayoría de los españoles, 2020 ha sido el año más duro de sus vidas. Desde luego la experiencia más ingrata ha sido la de ver partir antes de tiempo a tantas personas, a tantos españoles y madrileños que nos han dejado por esta pandemia. Creo que no ha habido nada más duro en este 2020 que dejamos. Y dentro de la tragedia, creo que la experiencia más grata la pude vivir el día que firmamos los Acuerdos de la Villa, porque conseguimos ponernos de acuerdo todos, Ahora Madrid, Vox, PSOE, Ciudadanos y Partido Popular con el único fin de mejorar la vida de los madrileños. Creo que estuvimos a la altura de las circunstancias y fue un honor presidir aquel Pleno.

P.- ¿La decisión más dura y difícil que haya tenido que tomar?

R.- Creo que la decisión más difícil fue tomar la decisión de cerrar. Madrid fue de las primeras administraciones, en coordinación con la Comunidad de Madrid, que decidió cerrar y parar en marzo. Era arriesgada, pero con el paso del tiempo se vio que hicimos lo correcto.

P.- Valóreme la gestión del gobierno central frente al Covid-19.

R.- Mire, a nadie nos habían preparado para gestionar una pandemia. Creo que todos hemos cometido errores, y todos nos hemos sometido a la crítica, que además creo que es necesaria para mejorar nuestras políticas. Pero creo que el Gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, ha cometido el error de intentar instrumentalizar políticamente una tragedia. Y creo que eso es lo que muchos españoles han criticado.

Hay dos cosas muy graves, que nadie ha explicado aun: la falta de transparencia a lo largo de la pandemia, intentando durante semanas minimizar los efectos de la pandemia, ocultando los expertos, evitando pedir a los ciudadanos que se protegieran. Y en segundo lugar la falta de diálogo y entendimiento con una oposición que desde el primer momento le ha ofrecido pactos y apoyo para la recuperación de España.

A partir de ahí, hay un proceso judicial en marcha en el Tribunal Supremo, que determinará el alcance de responsabilidades penales. Y los ciudadanos, cuando tengan la palabra en las próximas elecciones, depurarán responsabilidades a los políticos en función de cómo hayamos gestionado cada uno.

El Gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, ha cometido el error de intentar instrumentalizar políticamente una tragedia»

P.- ¿Es cierto, en su opinión, que el gobierno de España le ha puesto palos en las ruedas a la Comunidad de Madrid -y por extensión al Consistorio de la capital de España- en la gestión de esta pandemia? Se ha trasladado la sensación a un sector de la población de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias castigaba a los madrileños.

R.- Mire, le voy a contestar con un hecho. El presidente del Gobierno, a día de hoy, no se ha puesto en contacto con el alcalde de Madrid, la ciudad más castigada por la pandemia. ¿Alguien lo ve normal? ¿Alguien ve normal que tardara meses en sentarse a dialogar con la presidenta de la Comunidad de Madrid?

Otro hecho: se han tomado decisiones discrecionales contra Madrid. Sólo le voy a recordar tanto en la desescalada, con el retraso en el paso de fases avalada por un Comité de Expertos fantasma, como en la segunda ola, cuando se sometió a Madrid a un Estado de Alarma sin diálogo.

P.- ¿Se va a vacunar usted, señor alcalde?

R.- En cuanto me lo permitan, como un ciudadano más, las autoridades sanitarias. ¡Cómo no nos vamos a vacunar!

P.- ¿Qué medidas ha implementado el Ayuntamiento de Madrid para ayudar a los más desfavorecidos por esta crisis, autónomos, comerciantes, hosteleros o agencias de viajes, por poner tan solo algunos ejemplos? 

R.- La vacuna ya está aquí y todo parece apuntar a que el final de la crisis sanitaria está más cerca que nunca. Sin embargo, la resaca de esta crisis sanitaria, en nuestra economía y en el empleo, va a durar mucho tiempo. Nosotros, en el margen de nuestras competencias municipales, hemos actuado desde el primer momento para mitigar los efectos económicos de la pandemia en el ciudadano, tanto en el plano de ayudas económicas, campañas de promoción y sobre todo medidas fiscales.

Así, en las primeras semanas de la pandemia comenzamos a trabajar en una bajada de impuestos para impulsar la recuperación de comercio, ocio, hostelería y cultura, con una rebaja que asciende a 34 millones de euros que se han ahorrado estos sectores tan castigados.

P.- Lo cierto es que uno pasea por mi barrio, por la Gran Vía, Chueca o la Puerta del Sol y se le encoge el corazón de ver la cantidad de comercios y bares cerrados, o con carteles de Se traspasa, Se liquida

R.- Somos conscientes de ello y es desolador. Por ello estamos a punto de aprobar -en el Pleno del 23 de diciembre- un proyecto de ordenanzas fiscales, que entrará en vigor el 1 de enero de 2021, que contempla una rebaja de impuestos y tasas municipales a los madrileños de casi 120 millones de euros.

Además de reducir el tipo de gravamen general del Impuesto de Bienes Inmuebles, que pasa del 0,479 % al 0,460 %, lo que supondrá un ahorro de 40,1 millones de euros para 1,8 millones de madrileños. Además, se mantienen las bonificaciones en el IBI y el IAE para los sectores más castigados por la crisis sanitaria de la COVID-19, con 81.000 beneficiarios. También se reduce el 25 % la tasa de basuras a 118.000 empresas del ocio, la hostelería, el comercio, los espectáculos, la cultura y la industria, con un impacto económico de 5,7 millones. Y por último hemos suprimido la tasa de terrazas a casi 9.000 negocios, con un coste de 11,4 millones de euros.

Creo que hemos demostrado capacidad para actuar desde el primer momento y seguimos haciendo todo lo posible.

Estamos a punto de aprobar un proyecto de ordenanzas fiscales que contempla una rebaja de impuestos y tasas municipales a los madrileños de casi 120 millones de euros»

P.- Usted es un alcalde que, al igual que lo fue Manuela Carmena, toca mucho la calle; se la patea y habla con la gente. ¿Qué le transmiten los madrileños y madrileñas? ¿Percibe angustia, o queda aún un lugar para la esperanza ciudadana?

R.- Todo alcalde quiere estar en la calle. Cada día hablo con los madrileños. Conozco de primera mano, porque me lo transmiten, su desesperación ante la crisis, porque a todos nos ha afectado de una u otra manera y en distinto grado. Sin embargo, creo que hay un espíritu de resiliencia encomiable. Creo que todos sabemos que Madrid va a volver y con más fuerza que nunca, porque todos vamos a poner el empeño en ello. Y eso es algo que nos da fuerzas para seguir cada día.

P.- Lo cierto es que, en toda esta crisis, se ha llevado -o esa impresión me da- mucha peor parte la señora Díaz-Ayuso que usted. ¿Por qué cree que han criticado más a la presidenta de la Comunidad de Madrid que al alcalde de la capital?

R.- Creo que nos han criticado a todos, y le insisto que de la crítica constructiva siempre sale algo positivo. Pero yo últimamente sólo escucho cosas buenas de la magnífica gestión que está realizando la presidenta de la Comunidad de Madrid.

P.- Se le ha criticado mucho, señor Almeida, la compatibilidad entre su cargo institucional como alcalde de Madrid con su recién estrenada condición de portavoz del PP a nivel nacional. ¿No le resta tiempo esta última función para atender debidamente sus obligaciones en el Consistorio?

R.- Para mí es un honor ser portavoz de mi partido, del mismo modo que ser alcalde de mi ciudad es una responsabilidad política extraordinaria, un verdadero reto. Mi dedicación a la ciudad es absoluta, como se ha podido ver en estos meses en ambos cargos.

P.- ¿Peligra su popularidad a raíz de compatibilizar las dos funciones de alcalde y portavoz del PP?

R.- Por supuesto que es un riesgo, no lo voy a negar, pero entendí que en el momento en que vive España, si uno forma parte de un proyecto político, tiene que dar un paso adelante. Serán los ciudadanos los que me tengan que juzgar.

P.- Le pregunto ahora, por tanto, como portavoz del PP, no como alcalde. ¿Cómo ve la actual situación de su partido y el liderazgo de Pablo Casado?

R.- Creo que el liderazgo de Casado es incuestionable. Está liderando de manera impecable la oposición en España, de una manera seria y responsable y en una situación muy complicada. Creo que los españoles hubieran agradecido que hubiera un Gobierno serio al frente de esta crisis sanitaria y económica a la que nos enfrentamos. Y estoy seguro de que ese momento llegará pronto, así que todo el mundo debe saber que el Partido Popular, con Pablo Casado al frente, está preparado y es la verdadera alternativa al gobierno del caos.

P.- Hábleme de sus relaciones con sus socios de gobierno municipal, con los representantes de Ciudadanos. Vistas desde fuera parecen mucho mejores que las que mantiene su partido con los naranjas en la Comunidad de Madrid. Escucho, por lo demás, decir a todo el mundo que, entre usted y su vicealcaldesa, la señora Villacís, hay una química especialmente buena.

R.- Tenemos muy claro que nos han elegido para gobernar y, dentro de que somos dos partidos distintos, nos une un acuerdo de Gobierno y una sintonía especial para sacar el proyecto de la legislatura adelante.

Creo que todos sabemos que Madrid va a volver y con más fuerza que nunca, porque todos vamos a poner el empeño en ello»

P.- No creo, sin embargo, que pueda decirme lo mismo de sus apoyos extramuros del equipo de gobierno, de los señores de Vox. Usted se ha enfrentado ruidosamente en varias ocasiones a su portavoz municipal, al señor Ortega-Smith.

R.- La relación con Vox es buena, pero es que también lo es con el resto de la oposición. Creo que todos nos debemos quedar con la fotografía de los Acuerdos de la Villa, que firmaron todos los partidos, los dos del gobierno y los tres de extramuros, como dice usted.

P.- ¿No se le hace duro tener que apoyarse -aunque sea tapándose la nariz en no pocas ocasiones por una cuestión de puras mayorías aritméticas- en unos señores que niegan, sin ir más lejos, cosas tan sangrantes como la Violencia de Género? En mi opinión, se trata de una formación, Vox, que en buena medida parece que sigue anclada en muchas cuestiones en pleno siglo XIX, ¿no le parece?

R.- Mire, yo no voy a defender las ideas de Vox, porque yo pertenezco al Partido Popular, pero sacar adelante rebajas de impuestos a los madrileños, a los negocios que lo están pasando mal, sacar adelante presupuestos que mejoran la calidad de vida de los madrileños, y que, por ejemplo, incrementan los fondos para luchar contra la violencia de género, pues no se me hace duro.

Duro sería tener que apoyarme en partidos que no han condenado el asesinato en nuestro país, en partidos condenados por dar un golpe de estado en España, en partidos que manifiestan que su objetivo es destruir el régimen constitucional. Pero es que en mi caso eso no es que fuera duro, es que eso sería imposible.

P.- ¿Se han roto gravemente, o incluso sin retorno posible, los puentes entre el PP y Vox desde aquella absurda moción de censura del señor Abascal?

R.- Creo que lo que quedó claro es que el Partido Popular no quiere ser Vox.

P.- Hay quien dice que, si el PP y Vox no hacen un esfuerzo de fusión o de unión, el PSOE y Podemos gobernarán 20 años. Lo ha dicho por ejemplo uno de sus referentes políticos, doña Esperanza Aguirre.

R.- Estoy seguro de que los españoles de centro derecha ya tienen claro que apoyar al Partido Popular es la única opción para evitar un nuevo gobierno de PSOE y Podemos. Los españoles saben lo que tienen que hacer para evitar que se repita.

P.- ¿Cómo ve el apoyo de los señores de Bildu y de ERC a los PGE de Pedro Sánchez? 

R.- Yo aún sigo sin entender cómo puede dormir Pedro Sánchez tranquilo por las noches con estos aliados. Creo que muchos socialistas de bien no lo hacen, porque no entienden que ante la opción de elegir pactar con partidos como Partido Popular o Ciudadanos, en una situación como la actual, se haya echado en manos de opciones políticas que sólo quieren destruir el orden constitucional vigente, que es el que nos ha dado 40 años de paz, democracia y prosperidad en España.

P.- ¿Es usted de los que teme que estos apoyos sean un Caballo de Troya para que colocándose al lado del gobierno de España acaben viéndose socavadas instituciones tan medulares como la propia Corona? ¡Fíjese lo que está ocurriendo con el Rey Emérito!

R.- ¿Alguien lo duda? Esos partidos quieren acabar con la Corona y con el modelo constitucional que nos dimos todos los españoles. Por eso es incomprensible e indignante que un partido como el PSOE se eche en brazos de estas formaciones.

Aún sigo sin entender cómo puede dormir Pedro Sánchez tranquilo por las noches con estos aliados»

P.- Pero no me diga que es de los que cree que estos apoyos parlamentarios convierten al PSOE en un partido menos constitucionalista…

R.- El PSOE siempre había defendido la Constitución. Ha habido muchos socialistas en este país que incluso se han dejado la vida por ello. Y no hace tantos años. Por eso no entiendo la deriva de pactar la Ley más importante del año con partidos contrarios a la Constitución. No entiendo que se pague con acercamiento de etarras el apoyo a esta Ley.

P.- ¿Qué opina de estas cuentas de la Nación para 2021, que están a punto de ser aprobadas antes de fin de año? Se dice que están demasiado fiadas al dinero de las ayudas procedentes de Bruselas, a esos 140.000 millones, 27.000 de los cuáles tendrían que llegar ya en 2021.

R.- Lo relevante no es lo que yo opine, lo preocupante es que la Comisión Europea no se cree las cuentas de Pedro Sánchez. Más déficit, más deuda, más impuestos, ese cóctel sólo nos puede llevar a la ruina.

P.- ¿Ve usted colmadas todas sus ambiciones en política? ¿Aspira a mayores cotas?

R.- ¿Pero hay algo más bonito, cota más alta, que ser alcalde de Madrid, si además es tu ciudad?

P.- ¿A qué líder político de la historia le gustaría parecerse cuando se retire de la actividad pública? ¿Cómo -y como quién- le gustaría ser recordado?

R.- Yo tengo mi plaza de funcionario y allí volveré el día que abandone la actividad pública. Me gustaría que los madrileños me recordaran, individualmente, como aquel alcalde que le solucionó un problema en su día a día. Por eso es tan apasionante ser alcalde, porque tienes la oportunidad de mejorar las calles, la limpieza, la movilidad, la contaminación, los problemas que tiene un ciudadano en su día a día.

P.- Usted es un apasionado colchonero. ¿En qué se parece su liderazgo al del Cholo Simeone y al estilo de juego del Atlético de Madrid?

R.- En el partido a partido y en nunca dejar de creer. En cuanto al estilo de juego, a veces también me gusta jugar a la contra.

P.- ¿Conseguirá que Madrid sea de verdad una de las capitales económicas y financieras del mundo? ¿Qué le falta a Madrid para serlo y cuál es su estrategia al respecto?

R.- Madrid es una de las plazas financieras más relevantes a nivel europeo. Creo que con el Brexit el tablero se va a mover y estamos trabajando para que Madrid juegue un papel aún más relevante, como nexo natural entre la mayor parte de los países de América y Europa. Creo que Madrid Nuevo Norte es un desarrollo muy relevante para ello a nivel local y hemos conseguido aprobarlo aun en el contexto de la pandemia. Pero seamos claro, sin el concurso del Gobierno de la nación, si tenemos un Ejecutivo que se dedica a poner trabas a la inversión y a subir impuestos, es francamente complicado.

¿Pero hay algo más bonito, cota más alta, que ser alcalde de Madrid, si además es tu ciudad?»

P.- ¿Qué opina de los ataques a la Comunidad de Madrid en materia fiscal? Se ha hablado de dumping fiscal y se habla de armonización fiscal.

R.- El dumping fiscal se produce cuando un territorio tiene unas capacidades fiscales de las que otras están privadas, y en España todas la regiones de régimen común jugamos con las mismas reglas de juego. Lo único que hacemos en Madrid es hacer uso de nuestra potestad normativa en materia fiscal, el instrumento de política económica más potente que tiene un gobierno, motivo por el que el que nos va mucho mejor que en otros lugares de España.

El objetivo de Madrid no es atraer contribuyentes de otros territorios; nuestro fin es lograr una fiscalidad moderada, que favorezca el crecimiento económico y permita financiar unos servicios públicos de calidad.

Es más, siempre invitamos al resto de autonomías a seguir este camino que los distintos gobiernos del PP en la Comunidad de Madrid vienen marcando. Sin embargo, la izquierda se empeña en armonizar fiscalmente al alza.

P.- Déjeme despedirle preguntándole también por sus sueños a nivel personal. ¿Qué quiere ser de mayor el ciudadano José Luis Martínez -Almeida?

R.- Creo que ya soy demasiado mayor para cambiar lo que ya soy. En cualquier caso, de mayor quiero poder decir con orgullo que mi paso por la Alcaldía de Madrid mejoró la vida de los madrileños.