Economía | Empresas | España

Las eléctricas se olvidan del coronavirus y se consolida como el mejor sector del Ibex 35

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán Europa Press

El Ibex 35 cerró el año por encima de los 8.000 puntos. Una cifra prácticamente impensable a principios de marzo, cuando el selectivo español miraba con cierto optimismo los 11.000 puntos. También parece impensable que el selectivo español iba a superar esta cifra, la de los 8.000, a principios de noviembre. Por aquel entonces, el parqué madrileño suplicaba no perder unos pírricos 6.000 tantos.

El caso es que la crisis bursátil, como la económica, no ha sacudido a todo el mundo por igual. Y su recuperación tampoco ha llegado para las 35 compañías que habitan en el Ibex 35. Aerolíneas, empresas de telecomunicaciones o la banca, tardarán unos cuantos meses en recuperar niveles pre confinamiento.

No es el caso de las compañías eléctricas, que han conseguido borrar pérdidas desde que se decretara el estado de alarma y los mercados entraran en pánico. Es más, hay cotizadas que se han revalorizado desde el principio de 2020, como es el caso de Iberdrola.

En concreto, la compañía líder en energías renovables se ha revalorizado estos últimos 12 meses un 22%. El título de Iberdrola roza los 11,75 euros y su capitalización bursátil supera los 74.500 millones de euros. Mención aparte merece la remontada desde el día 12 de marzo, fecha en la que el confinamiento en España era un secreto a voces.

Ese jueves, las acciones de la eléctrica tocó suelo en los 8,15 euros, y desde aquella fecha, su crecimiento ha sido sostenido, a pesar de puntuales caídas. Desde mediados de marzo hasta el fin de año, las acciones de Iberdrola han crecido un 45%.

La reina del parqué

Pero la gran protagonista de este año sobre el parqué es Solaria. El apetito de los inversores por las acciones de la empresa dedicada a las energías renovables provocó que el Comité Asesor Técnico (CAT) del Ibex 35 le abriera las puertas para que cotizara en el índice de referencia español.

Desde el pasado 19 de octubre, Solaria cotiza en el Ibex 35 en pleno impulso de las energías verdes tras la salida del selectivo de MásMóvil. La empresa cuenta con proyectos en España, Italia y Grecia y prevé llegar a 4.150 MW para el 2023. Según Joaquin Robles, analista de XTB, se espera que durante los próximos trimestres logre incrementar sus proyectos impulsado por las inversiones anunciadas por las principales potencias mundiales en energías renovables.

Desde que el CAT eligiera a Solaria como la empresa número 35, las acciones se revalorizan un 32%, cerrando el año en torno a los 23,65 euros. La capitalización de la compañía, no obstante, es aún pequeña y está cerca de llegar a los 3.000 millones de euros.

Los números son aún más espectaculares cuanto más se amplía el objetivo. Este 2020, las acciones de Solaria suben más de un 232% mientras que en el último lustro, la capitalización ha crecido un 2.300%. En el año 2016, los títulos de la compañía apenas cotizaban en los 0,7 euros.

Endesa y Naturgy se sobreponen

Dos compañías del sector que no han recuperado la capitalización perdida por culpa de la pandemia son Endesa y Naturgy, aunque sí que han dejado atrás los peores momentos según avanzaba la pandemia.

Endesa cierra el 2020 con una capitalización por encima de los 24.600 millones de euros y un precio por título de 23,35 euros. Las acciones de la compañía han cerrado prácticamente planas este año y eso que desde finales de febrero hasta el 17 de marzo, se hundieron un 37%. En la misma situación se encuentra Red Eléctrica Española, que se despide del 2020 sin apenas pérdidas y con un incremento en su capitalización del 30% desde mínimos de marzo.

Naturgy, por su parte, no ha podido reponerse como el resto del sector y se deja en este fatídico 2020 un 15%. No obstante, las acciones de la compañía, se recomponen un 30% desde el inicio de la pandemia y su capitalización bursátil es de 18.500 millones de euros.

Peor le han ido las cosas a Repsol, que se despide de 2020 con un retroceso del 40%. Con todo, desde mínimos de marzo, la empresa petrolera ha multiplicado por 34 su valor en bolsa, una vez que tocó suelo con el confinamiento y las restricciones a la movilidad. En el caso de esta compañía, la crisis del petróleo que se vivió entre febrero y abril y el cierre de aeropuertos y carreteras han lastrado a la cotizada española sobre el parqué.

Enagás tampoco ha podido seguir los pasos de las eléctricas y se deja en lo que va de año un 20%. No obstante, desde el inicio del confinamiento hasta el cierre de año sus acciones han crecido un 14%.

Las energéticas lideran la capitalización bursátil

La recuperación del valor de las acciones ha servido al sector para tirar del Ibex 35 y ser el que más peso tiene por capitalización en el selectivo español. En concreto, de acuerdo con los datos de Bolsas y Mercados Españolas, el peso de las energéticas supera el 24% del total de los diferentes índices que cohabitan en España, superando al de la banca y al textil.

Los expertos bursátiles indican que en momentos de incertidumbre, las empresas energéticas ocupan el espacio de activos refugio debido a su condición de compañías no cíclicas. Además, la Comisión Europea -junto al resto de países miembro de la UE- han insistido en la lucha contra el cambio climático, algo que pasa por la inversión en renovables, algo que el mercado ha sabido interpretar y han acudido a la compra de acciones de este sector.

Por último, la rentabilidad por dividendo también atrae a los inversores que han visto como sectores como la banca o las aerolíneas cancelaron la retribución. Así, el analista de Investing.com, Ismael de la Cruz recuerda que Enagás(8,8%), Naturgy (7,8%) y Red Eléctrica (6%) serán uno de los principales atractivos de cara al año que viene.

Comentar ()