Los hospitales catalanes han empezado a posponer intervenciones por la presión del coronavirus. Así lo ha reconocido la consellera de Salud, Alba Vergés, tras señalar que las unidades de cuidados intensivos (UCI) de esta comunidad están al 83% de ocupación, y más del 60% corresponde a enfermos de Covid-19.

La presión sobre el sistema sanitario es la principal preocupación del Govern, ha reconocido Vergés, tras unas vacaciones navideñas en las que los contagios no han dejado de subir. Los hospitales catalanes contabilizan 2.383 ingresados por Covid, de los que 470 se encuentran en las UCI, 55%.

Las unidades de cuidados intensivos tienen además 536 ventiladores ocupados, de los que 324 pacientes están con ventilación invasiva, ha destacado Vergés. A partir de los 450 ingresados en UCI los centros aplican planes de contingencia, ha explicado la consejera, que no ha querido concretar qué centros han empezado a desprogramar operaciones, aunque sí ha confirmado que se trata de hospitales en Barcelona.

Nuevos contagios

Cataluña ha registrado hoy 1.147 nuevos contagios de coronavirus y 70 fallecidos, 12 más que el día anterior. Desde la primera semana de diciembre los contagios no han dejado de crecer en esta comunidad, que se encuentra ahora en una media de 18.000 casos semanales.

La velocidad de reproducción de la enfermedad (rt) ha bajado a 1,21, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 468,37 por cada 100.000 habitantes. También se ha rebajado en 30 puntos el riesgo de rebrote, que aún así se encuentra en un nivel de alto riesgo: 546 puntos.

«Se observa una discreta mejoría» ha reconocido el máximo responsable de la Unidad Covid, Jacobo Mendioroz, quien ha advertido, sin embargo, que Cataluña sigue afrontando un crecimiento del 20% semanal de contagios que se traslará en unas semanas al sistema hospitalario. «Nos esperan días críticos, confiamos en que la mayoría será responsable».

Nuevos hospitales satélite

En este contexto, Vergés ha asegurado que a primeros de febrero entrarán en funcionamiento los cinco hospitales satélites programados por la Generalitat para reforzar los centros Arnau de Vilanova de Lleida, y los hospitales Germans Trias i Pujol, Bellvitge, Moisés Broggi y el Parc Sanitari Pere Virgili de la provincia de Barcelona.

Vergés ha asegurado que «la presión sobre el sistema será la misma» aunque los nuevos espacios permitirán «mejorar las condiciones de espacio y organización» respecto a la primera ola, en primavera, cuando se tuvo que habilitar camas hospitalarias en pabellones deportivos.

El plan de Salud es reforzar, a través de espacios, la capacidad de la UCI (490 nuevas camas) y, cuando baje la pandemia, reciclar esta infraestructura para otros usos. El Govern destinará 85 millones de euros para la construcción de estos centros satélite, pero no plantea aumentar el personal sanitario para atenderlos.