Cataluña | España

El Govern traslada a los partidos la decisión de mantener o no el 14F

Pere Aragonés y Meritxell Budó, separados por la silla vacía de Quim Torra en la reunión del Govern Jordi Bedmar

El gobierno catalán ha decidido trasladar la responsabilidad de mantener o no la cita con las urnas del 14 de febrero a los partidos con representación parlamentaria en Cataluña. Condicionadas por la incidencia del coronavirus, que sigue creciendo en esta comunidad, las elecciones dividen también a los dos socios de gobierno en Cataluña y ni el presidente en funciones, Pere Aragonés, ni la consejera de Salud, Alba Vergés, parecen dispuestos a asumir la responsabilidad de esta decisión en solitario. Pese a que su partido, ERC, sí quiere mantener el calendario electoral, en contra de los deseos de JxCat.

El conseller de Exteriores y Relaciones Institucionales, el también republicano Bernat Solé, ha reunido este lunes a los portavoces parlamentarios para exponer la situación y sentar las bases de la decisión definitiva, que debe tomarse este viernes. Un encuentro en el que nadie se ha expresado abiertamente a favor de posponer los comicios, pero del que todos han salido con la convicción de que es la opción favorita para JxCat y Cs.

Decisión política

«La decisión no es de Salud sino de los partidos en la mesa de partidos» ha advertido Vergés en rueda de prensa. Una postura que contrasta con lo defendido hasta ahora por el Govern.

Los participantes en la reunión confirman esa voluntad de trasladar a los partidos el ámbito de decisión. «Da la impresión de que intentan generar un escenario para ir al aplazamiento» señala uno de los diputados presentes.

Una voluntad en que estarían sobre todo JxCat, Catalunya en Comú (CatEC) y Ciudadanos, apunta otra fuente. «Aunque nadie lo ha dicho claramente, se plantea dando rodeos». Desde el partido de Carles Puigdemont, sin embargo, defienden que «trabajamos para elecciones el 14F» pero insisten en su preocupación por la salud de los electores.

Mantener las elecciones

Tanto ERC, como el PSC, son partidarios de mantener el calendario electoral, a no ser que la situación sanitaria obligue a un confinamiento total como el de la pasada primavera. «Cómo vas a argumentar que la gente puede ir a trabajar pero no puede votar» apuntaba estos días un dirigente socialista. Recién estrenada la «operación Illa» de lanzamiento del ministro de Sanidad como candidato, al PSC le interesa capitalizar el efecto obtenido por su movimiento en el electorado.

Un argumento que podrían asumir los republicanos, temerosos del desgaste que supone la errática gestión de la pandemia para sus siglas por la identificación de Pere Aragonés con el Govern. Siempre, eso sí, que la decisión no se achaque al ejecutivo en solitario. Es el mismo desgaste que asumirá Illa si tiene que seguir al frente del Ministerio de Sanidad más de lo previsto tras su designación como candidato.

Informe de Salud

La líder de los comunes, Jessica Albiach, defiende por su parte que «la decisión final es del Govern» aunque en su partido apuntan que, con los datos sanitarios en la mano, es difícil que se pueda mantener la convocatoria. Los morados reclaman, por ello «que hablen los expertos», esto es, un informe claro de los responsables técnicos de Salud que justifique tanto un eventual retraso de las elecciones como mantener el calendario.

De momento, lo que ha presentado hoy la Consejería de Salud es un informe en el que se plantean dos posibles escenarios a partir de los datos de contagios de la última semana y las nuevas restricciones adoptadas el 7 de enero. La proyección, elaborada por le grupo de estudio BioComsc, fija el pico de la nueva ola a las puertas de la campaña electoral y de la ocupación de UCI entorno al 4 de febrero, a diez días de la cita con las urnas.

Colapso en las UCI

En el mejor de los casos, el pico de contagios subiría de forma contenida hasta los 4.500-5000 casos/día laborable, para volver a los 3.000 contagios diarios el 14F. Pero la ocupación de las UCI llegaría a los 640 pacientes, lo que implica que el sistema hospitalario dejará de dar respuesta a enfermos no Covid.

El escenario dos, el más pesimista, prevé un pico de 6.000 contagios diarios y alcanzar los 850 pacientes de Covid en las UCI, lo que supone ampliar la capacidad actual con unidades de cuidados intensivos eventuales, como se hizo en la primera ola. En ese caso, el 14F Cataluña registraría entre 4.500 y 5.000 contagios, con 840 pacientes Covid en las UCI.

El informe concluye que en las próximas semanas el sistema catalán se mantendrá en «fase de mitigación». Esto es, se desprogramará actividad asistencial no Covid, como ya se ha empezado a hacer en Barcelona, dedicación intensiva al coronavirus en todos los niveles asistenciales y dificultades para «realizar un rastreo óptimo».

Además, Salud advierte en su informe de que «no se puede descartar una aceleración de la velocidad de propagación de la pandemia» por diversas causas, como las bajas temperaturas, la imposibilidad de cortar cadenas de contagio, o la extensión de la nueva variante británica de la Covid.

Calendario electoral

La reunión de los partidos coincidía con el último día hábil para registrar candidaturas, que se publicarán el miércoles en el DOGC y serán proclamadas como definitivas el próximo lunes 18 por la Junta Electoral.

Solé se comprometió en el segundo encuentro con los partidos a tomar una decisión definitiva sobre la celebración de los comicios el 15 de enero, a un mes de la cita con las urnas. Pero algunas fuentes apuntan ya que la celebración no será segura hasta el 29 de enero, cuando debe empezar la campaña electoral.

Comentar ()